edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
21/02/2020

Las navieras europeas preparan anuncios de menores ingresos por la emergencia del coronavirus

La salida de mercancías de China cae de forma abrupta por la reducción en la actividad industrial
Carlos Schwartz
Los volúmenes de mercancía expedida al exterior desde los puertos chinos cae en picado mientras la actividad industrial en el país se reciente por el cierre de empresas a resultas de la epidemia de coronavirus. Las navieras se preparan para el golpe financiero que supondrá a sus cuentas la cancelación de embarques. De acuerdo con la empresa danesa de investigación del movimiento marítimo Sea Intelligence, en la primera semana de febrero se cancelaron 30 barcos, 23 en la ruta del Pacífico y 7 a Europa. Desde finales de enero hasta la primera semana de febrero las cancelaciones afectaron a 50 barcos. De acuerdo con los analistas del sector el retraso en el envío de mercancías va a alterar las cadenas de suministro de las industrias en Europa y Estados Unidos. Las navieras europeas y asiáticas advierten que la cancelación de viajes afectará a sus cuentas de resultados, al menos en el primer semestre de 2020. Los brokers de carga marítima advierten que los barcos que salen de los puertos chinos van casi sin carga. “Un portacontenedores con 20.000 TEU de capacidad zarpó con 2.000 contenedores a bordo”, señaló una fuente del sector, quien añadió que se estaba registrando tráfico marítimo a pérdida en las rutas más frecuentadas de Asia.
Las navieras que operan en carga desde Asia tenían expectativas de que una tregua entre Estados Unidos y China en sus diferencias comerciales permitiera una reactivación del tráfico comercial en las rutas marítimas. Estas expectativas se han hundido por la fuerte reducción de la actividad comercial en China. Los ejecutivos de las navieras chinas temen que sus balances se tiñan de rojo en la primera mitad de este año. Las navieras zarpan con poca carga con el objetivo de recoger más carga en otros puertos de su ruta asiática, pero sin garantías de compensar los costes del desplazamiento. “El promedio de carga que los barcos logran con esta forma de trabajar no supera el 35% de su capacidad, una carga que a las tarifas actuales no da para pagar los gastos de combustible para el viaje”, señala una fuente de un broker de carga marítima. La principal naviera oceánica, AP Moller Maersk, anunció que febrero será un mes “muy, muy débil” y que no esperan que marzo sea mejor. 

De acuerdo con un informe de Sea Intelligence a comienzos de febrero desde el brote de coronavirus salieron del circuito comercial 350.000 contenedores. También enfrentan problemas las empresas que exportan a China porque el número de trabajadores que regresan a sus puestos en los puertos es insuficiente para gestionar la descarga de los contenedores. Esto ha retrasado el proceso de la carga en las terminales y almacenes en grandes centros marítimos como Shanghai, Ningbo y Tianjin. “El atasco se debe a la acumulación de carga de entrada que, o bien no ha sido tramitada por los despachantes de aduana, o para la cual no se han podido asegurar servicios de traslado y entrega” de acuerdo con Resilience 360, una empresa del grupo Deutsche Post DHL que supervisa riesgos en la logística.

De acuerdo con información portuaria en la terminal de Ningbo la falta de tomas de corriente disponibles está creando problemas para los contenedores refrigerados que se deben enchufar. Esas fuentes señalan que se deriva tráfico de contenedores hacia el puerto de Hong Kong. Esto permite el traslado de carga a China por camión. Una asociación de exportadores agrícolas de Estados Unidos advirtió a sus asociados que se aseguren que los transportistas que se hacen cargo de sus productos a la llegada a China están en condiciones de mantener los productos como frutas, verduras y carnes debidamente refrigerados. 

La congestión en las terminales chinas se ha trasladado a los puertos estadounidenses en los que se acumulan contenedores con destino a China. De acuerdo con brokers de carga marítima el tráfico de crudo y de gas natural ha caído a la mitad en los principales puertos chinos, una situación que se ha reflejado en las tarifas diarias de los barcos petroleros y de gas. El flete ha caído de 80.000 dólares diarios a entre 10.000 y 40.000 dólares. La naviera BW Energy, que tiene la mayor flota de barcos para el transporte de gas natural licuado recortó su valoración para una oferta inicial en bolsa desde 700 millones de dólares a 500 millones a causa de la situación del mercado.

Maersk dijo esta semana que sus ingresos para el presente ejercicio quedarán muy por debajo de las expectativas de los analistas que cifraron los resultados en los 5.500 millones de dólares. El consejero delegado de la naviera danesa dijo que la epidemia de coronavirus había afectado al mercado marítimo pero que para Maersk no se había convertido “en un acontecimiento decisivo”. El ejecutivo dijo esperar que el tráfico marítimo se recupere a partir de abril hasta junio con la reanudación de la actividad en las fábricas de China. Los resultados de esta naviera son un indicador del mercado porque transporta uno de cada seis contenedores en su flota de cargueros capaces de transportar más de 20.000 TEU. La naviera ha hecho una previsión de un nuevo año de escasa demanda en el transporte marítimo que se suma a 2019, en el cual las navieras sufrieron el efecto de las disputas comerciales entre China y Estados Unidos con una menor demanda de flete marítimo. 

De acuerdo con Skou la aparición de nuevos casos de coronavirus en China a comienzos de febrero se había desacelerado con lo cual sus previsiones eran que el número de infecciones comenzará a caer en el plazo de 10 días, es decir a finales de febrero. De acuerdo con las estimaciones de Maersk la industria china está trabajando entre el 50% y el 60% de su capacidad. Dentro de su optimismo Skou señaló que hay cosas que pueden salir mal. Advirtió que hay trabajadores chinos que deben regresar a sus empleos en África y otros países mal equipados para hacer frente a una aparición del virus. Maersk estima que la demanda de contenedores en 2020 va a crecer un 1% hasta el 3%, por debajo del 1,4% que creció en año pasado. Hasta 2008 la demanda de contenedores crecía anualmente de a dos dígitos. En 2018 la demanda de contenedores estuvo por encima de 2019 y de la prevista para este año, con el 3,8%.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...