edición: 2826 , Miércoles, 16 octubre 2019
15/09/2019
Por lógica financiera no debería haber recortes

Las nuevas medidas del BCE obligarán a varias empresas a revisar su política de dividendos

El cambio de escenario económico parece haber trastocado algunos planes empresariales, y que puede influir en el reparto de los beneficios
Juan José González
Las dudas sobre posibles recortes, bajadas o suspensión temporal de los dividendos parecen no estar incluidas en las preocupaciones principales de los ejecutivos empresariales, más atentos al escenario económico y a los cambios que pueden producirse como consecuencia de las nuevas medidas del Banco Central Europeo comunicadas el jueves de la pasada semana. Porque en torno al reparto de beneficios, al menos los que se producirán en los próximos meses, la lógica financiera de las compañías aconseja que no deben producirse recortes ni frenos, como suspensiones, en el reparto, habida cuenta que es probable que las empresas cotizadas necesiten nueva financiación y refinanciación de deuda en los próximos meses, un tiempo en el que debido a esa necesidad de captar dinero no podrán acudir al mercado con la mala imagen y reconocimiento de algún problema que evidencia un cambio negativo en la distribución de los beneficios. Asunto muy diferente, y también probable, es que, debido a las nuevas condiciones de mercado que provocan las nuevas medidas del BCE, algunas empresas -las más justas en tesorería y en beneficios- pueden decidir una revisión de la política de dividendos, no siendo extraño que algunas empresas decidieran ajustarlos o, puntualmente, interrumpir el crecimiento de los mismos. Y en este grupo se pueden situar algunas empresas que ya contemplan una reducción de los beneficios.
Por el momento, no parece que ninguna de las grandes empresas, en particular, las cotizadas en el Ibex 35, vaya a revisar su política de distribución del beneficio en estos últimos meses del año, puesto que se trata de dividendos que corresponden a beneficios ya cerrados. Con este criterio, se podría decir que los dividendos no corren peligro para ninguna de las compañías cotizadas y que por tanto, todo indica que no habrá novedades ni sorpresas de última hora en este capítulo. Lo que no elimina la posibilidad de que más de una compañía se plantee una revisión del dividendo, quizá un ajuste o una interrupción.

En términos generales, se puede afirmar que el escenario económico de los últimos meses no ha más que empeorar y confirmar, con cifras, sensaciones y percepciones, incertidumbres. Pero a las empresas les interesa más mantener el dividendo confirmado meses atrás que aparecer en el mercado con ajustes a la baja o suspensión del mismo debido a que esta es una fase del ciclo anual en la que las compañías ya comienzan a planificar los recursos financieros que van a necesitar para el próximo ejercicio. La imagen no podría ser peor si una empresa pide dinero a los inversores en medio de un recorte de dividendos.

Otro asunto, inevitable, es que hay compañías a las que no les queda más opción que modificar el reparto del beneficio ante la inminente caída del beneficio. Pero deberían esperar hasta al menos el primer trimestre del próximo año para proceder al ajuste, bien a la baja, mantenerlo o suspenderlo. Y es probable que algunas compañías del Ibex se encuentren en esta incómoda situación. El escenario actual presenta situaciones empresariales con mayores compromisos de deuda, endeudadas; en algún caso con riesgos inmediatos por cambios tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea; con situaciones complejas en el mercado de Latinoamérica, o simplemente con caída de ingresos como consecuencia de cambios normativos o por el cambio de ciclo económico.

Sea por una u otra razón, las compañías españolas, acreditadas por un largo historial de retribuciones muy generosas (no siempre respaldadas por sólidos beneficios) parecen dirigirse hacia una zona más templada de la distribución de los beneficios, y no únicamente debido a la previsible caída del nivel de beneficios, sino a las necesidades del guion, es decir, a la necesidad de adelantarse a una fase económica en la que es previsible una menor actividad económica y por tanto, menores ingresos y beneficios.

Es probable, por otro lado, que las empresas echen el resto para mantener el nivel de dividendos en el próximo ejercicio y que eviten ajustes incluso con la perspectiva de los mercados financieros a la baja, con menor expansión económica y con la incertidumbre de los efectos que producirán las medidas del BCE y la reacción de los agentes económicos cuando se materialice la salida de Reino Unido de la UE. Incluso en la peor de las situaciones, es probable que las empresas se vayan a mostrar más interesadas en mantener el nivel de dividendos que a aplicar cortes o ajustes a la baja. Aunque seguramente habrá excepciones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...