edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
15/07/2019
OBSERVATORIO GLOBAL

Las ocho economías asiáticas que se están viendo beneficiadas de la guerra comercial entre EEUU y China

PwC
La ronda inicial de tarifas impuestas por EE.UU. a las importaciones chinas está empezando a tener un impacto real en el comercio mundial. Según el último informe Global Economy Watch, elaborado por PwC, su efecto ha provocado una caída del 15% de las importaciones del gigante asiático a EE.UU. durante el primer trimestre de 2019. 
Esta circunstancia, sin embargo, ha creado una ventana de oportunidad para un grupo de ocho economías asiáticas –Bangladesh, India, Indonesia, Malasia, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia y Vietnam- cuyas importaciones a EEUU están creciendo un 16%.

La edición de julio del Global Economic Watch también analiza los riesgos de que se la economía mundial entre en recesión, en la medida que las tensiones comerciales están impactando en las expectativas de negocio y en las exportaciones. El estudio concluye que las previsiones de las mayores economías del mundo son, ahora, menos halagüeñas que hace 18 meses “pero, sus fundamentales, permanecen robustos”. Algunos ejemplos:

•    Asia. El estudio prevé que la actividad en China continúe ralentizando su crecimiento durante 2019 y 2020. El gobierno chino, no obstante, tiene previsto salir en apoyo de la economía para alcanzar su objetivo de crecimiento en 2019, situado entre 6% y un 6,5% en 2019. Las estimaciones del Global Economic Watch apuntan a un aumento del PIB del 6,3% en 2019 y del 6,2% en 2020. India seguirá siendo la economía más dinámica del mundo durante los próximos dos años con crecimientos de la actividad por encima del 7%.  

•    Norteamérica. En EE.UU. la Reserva Federal es cada vez más partidaria de ir recortando los tipos de interés, en lugar de aumentarlos. Este cambio en la política monetaria se debe a dos factores esenciales. El primero, la citada guerra comercial con China: los expertos creen que está ralentizando el crecimiento de la inversión empresarial. El segundo, la desaparición de los efectos residuales de la reforma fiscal de 2018 y su impacto en un menor crecimiento y en una caída de los precios.  

•    Europa. La economía de la Eurozona creció un 0,4% durante el primer trimestre de 2019, en línea con su potencial de crecimiento. En el segundo semestre de 2018, la actividad de Alemania fue más débil de lo esperado, pero los expertos consideran que se trata una cuestión pasajera. Por el contra, en los países periféricos, como Portugal, Irlanda, Grecia y España, el crecimiento es mucho más robusto que el de la media de la eurozona. La atención está puesta ahora en caída de la inflación. El Banco Central Europeo ha dejado claro que utilizará los estímulos necesarios para evitarlo. También existe el riesgo de que EE.UU. imponga tarifas sobre las importaciones de la UE, pero, si esto finalmente se produce, su efecto se circunscribirá a sectores muy concretos. 

Crecimiento económico y eficiencia energética

El Global Economic Watch, correspondiente al mes de julio, incluye un análisis sobre la relación entre crecimiento y energía. Este concluye que la economía mundial está utilizando la energía de manera mucho más eficiente a la hora de impulsar el incremento de la actividad. 

La intensidad energética -la variable que mide cuánta energía se necesita para crear una unidad de PIB- se ha reducido en los últimos años. Si en 1990 se necesitaban 181 kg de petróleo para producir 1.000 dólares de PIB en términos de paridad de poder adquisitivo. En 2015, esta cifra se redujo hasta los 123 kg, una mejora en eficiencia de más de un tercio. De acuerdo con estos datos, los expertos esperan que, para 2040, solo necesitarán 78 kg de equivalente en petróleo para generar 1.000 dólares de PIB. 

Para alcanzar esta eficiencia, los gobiernos y los negocios deben atender a dos factores clave: los cambios económicos estructurales y el progreso tecnológico. A medida que una economía madura, tienden a cambiar las fábricas por los servicios. Estos últimos son más eficientes energéticamente hablando. Por eso, los países con un fuerte descenso en su intensidad energética también presentan un aumento de la importancia de los servicios en su economía. Con respecto al progreso tecnológico, el desarrollo de dispositivos inteligentes, combinado con el aumento de la electrificación, está ayudado a limitar la subida de la demanda de energía a pesar del crecimiento de la clase media a nivel mundial, permitiendo mejoras en la eficiencia. Gracias a estas dos claves, el 85% de las economías ya ha mejorado su eficiencia energética desde 1990, con una media de caída del 20%. Los mayores avances se han dado en Europa del Este y en el centro de Asia. 
Global Economy Watch July

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...