edición: 3053 , Jueves, 24 septiembre 2020
10/12/2019
banca 
Supervisar gestoras de fondos, al igual que se hace con la banca

La sombra de un corralito recorre los fondos inmobiliarios, por ahora sólo en Reino Unido

Algunas gestoras no han podido hacer frente a los fuertes reembolsos de inversores institucionales y grandes fortunas, mientras la UE piensa medidas de protección
Juan José González
De repente, tres llamadas casi al unísono entraron en los registros de mercado del supervisor británico. Eran los tres emergencias evidentes que avisaban de posibles problemas en el área de liquidez de algunos productos de inversión y sobre los que se solicitaba la puesta en marcha del protocolo de control que tiene dispuesto el supervisor del mercado para estos casos. Varios fondos de inversión inmobiliarios hacían saltar todas las alarmas debido a que varios inversores tomaron la decisión de reembolsar sus participaciones en los fondos de inversión movidos por la potencial amenaza del riesgo el día siguiente de la victoria del referéndum del Brexit, el 24 de junio de 2016. Hubo suspensión de cotizaciones de varios fondos tras haberse registrado reembolsos superiores a 3.500 millones en un caso y a 5.000 millones de euros en el segundo, un desastre para los gestores del fondo que no pudieron hacer nada para convencer a los inversores en situación de salida. Es probable que muchos fondos de inversión no tengan ningún problema para hacer frente a esos reembolsos millonarios, como tampoco en su día los grandes bancos habrían tenido dificultad para devolver los ahorros de miles y miles de clientes. Y sin embargo, la idea de los problemas de iliquidez en los fondos ha recuperado para la inversión colectiva el fantasma del corralito. Puede tratarse tan sólo de una alarma aislada, pero en todo caso, habría que pensar en que los fondos deberían contar con una supervisión como la que rige y ordena la vida del sector bancario.
El principio de la confianza y de la certeza de que no todos los inversores acudirán a la ve a recuperar todo el dinero, está demasiado expuesto hoy día a los avatares de la vida financiera, de los mercados y de los acontecimientos políticos y sociales. Si el Brexit provocó que numerosos inversores abandonasen el mercado británico por temor a los resultados, el temor a que se extendieran los temores hizo que muchos inversores institucionales y grandes fortunas tomasen la misma decisión. El primer toque de atención fue la alarma provocada por la salida de varios inversores de media docena de fondos inmobiliarios en Reino Unido. Aquí empezó todo.

Se trataba de reembolsos elevados, constantes y sin explicación de los clientes. Quinientos, otros quinientos y después varios miles que siguieron a los primeros quinientos. La sangría de salida, de reembolsos, dio al traste con todos los cálculos que habían realizado los gestores de inversión inmobiliaria. En tres casos se produjo una situación de bloqueo temporal en la tramitación de las órdenes, lo que vulgarmente se conoce en el argot como `corralito´. El problema no era otro sino la dificultad de materializar en menos de 24 horas las ventas (desinversiones) en activos inmobiliarios, sobre los que se basaba la inversión del fondo. Y la dificultad para hacer líquida la inversión se correspondió con la imposibilidad de hacer frente a la petición de reembolso de los inversores.

Y es que los reembolsos netos en el caso de los fondos de inversión inmobiliarios en Reino Unido han hecho saltar las alarmas ante el evidente riesgo de contagio a otros mercados, el español inclusive. Se desconoce cómo se habría gestionado en el mercado español un reembolso neto de 25.000 millones de euros como sucedió el pasado ejercicio en Reino Unido. En menor medida, pero algo similar, sucedió en Francia, con unos 10.000 millones de euros de reembolsos. Alemania menos pero también reembolsos de fondos inmobiliarios, como Italia y como en España aunque en cantidades más modestas. Y todos ellos camino de Luxemburgo, mercado que registró entradas netas por valor de 52.000 millones de euros.

Ahora las autoridades de la Unión Europea, visto lo sucedido en Reino Unido, con la salida de esos 25.000 millones de euros que importaron los reembolsos netos, se proponen hacer algo al efecto, pues en los mercados locales de varios de los países miembro de la UE se puede dar la misma situación: una alarma por algún motivo político o social, imprevisible de la misma forma que sucede cuando se aprueba un Brexit, un Gobierno de coalición determinado o algo similar. En eset sentido, se echan en falta medidas ad hoc que garanticen que los inversores, en este caso de fondos inmobiliarios, podrán recuperar sus ahorros e inversiones al estar protegidos y garantizados por una normativa determinada.

Como determinada debe ser el control y la supervisión de las entidades de inversión que como los fondos de inversión inmobiliarios mueven varios cientos de miles de millones. En este sentido, varios supervisores locales de países de la Unión Europea se han movilizado para la puesta en marcha de nuevas normas de supervisión que eviten los corralitos, las quiebras y demás situaciones que pudieran desembocar en una emergencia, incapaces de asumir reintegros y superar tensiones de iliquidez, seguramente como las que se pueden dar en un escenario de tipos en negativo y caída de las expectativas económicas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...