edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
03/05/2019
OBSERVATORIO DE TALENTO RELACIONAL

LA SORDA, S.A.

Julián Gutiérrez Conde
Las compañías no son sordas; los sordos son sus directivos. Y ese modo de comportarse desciende por todo el escalafón. La sordera crea aislamiento, lo cual en un directivo es imperdonable. Y no hay peor sordo que el que lejos de aceptar que lo es, se considera un gran escuchador; así que les voy a narrar un hecho que será muy conocido a todos mis lectores porque estamos rodeados de escalafones sordos. 
-    Pero hombre de Dios; pero ¿Cómo es posible?; Pero ¿cómo vas a hacer eso?
¡Si justo teníamos pensado para ti un nuevo proyecto que además te implica un ascenso!
¡Nada, nada!. Que tú no puedes irte. ¡Estaría bueno!

Así de ofendido y sorprendido se muestra ese jefe tan “cercano y que tanto se preocupa por ti ” ... justo el día en que le dices: ¡Adiós y que le vaya muy bien que yo es que me voy.

Me voy con disgusto y dejando muchas expectativas rotas, me voy dejando una estela de trabajo que ¡justo hasta hoy! Ha venido siendo anónima y desconocida para usted señor Sordo.

Me voy porque alguien se ha fijado en mí y me ha propuesto irme a su proyecto.

Me voy porque ni soy un juguete ni una bola de caucho a la que se hace rebotar sin saber por ni para qué cuando conviene cargarla de peso y responsabilidad sin reconocimiento ni expectativas.

Me voy porque soy persona de palabra y cumplidora. Sí, ya sé que hago bien mi trabajo y que lo hago con la honestidad de quien no da problemas ni causa alborotos. 

-    ¡Pero hombre, pero hombre!. Verás cuando se entere el director general. ¡Menudo disgusto le vas a dar! ¡Qué disgusto nos das! Una persona como tú; de la casa de toda la vida. Que ha gozado de toda nuestra confianza.
¡Nada, nada!; que no, de ninguna manera. Tu dinos lo que quieres y te lo damos. No se hable más.

        Pues mira, señor Sordo, no sabe cómo siento darle un disgusto tanto a usted como a nuestro director general. 

Pero, lo que yo quiero es otro carácter. ¡Si, no se extrañe; otro carácter! Porque ya ve que estoy preparado y que soy cumplidor; y de toda confianza, y responsable y entregado. Fíjese si lo sabré que llevo así decenas de años: resolviendo problemas que superaban mi estatus dedicando horas y horas con sobrecarga de trabajo, con angustia y haciendo jornadas de diez o doce horas. 

Ya sé que hay cosas que sólo se hacer yo y que hago un gran roto al irme. ¡Fíjese si lo sé que llevo años de agobio reclamando alguien que me ayudara y al que ir formando!. Pero nunca era un buen momento. ¡Fíjese si sé lo delicado que es mi trabajo!

También se que año tras año escuché vulgares excusas a la hora de conseguir un acomodo de mi salario. Y por supuesto recuerdo ese ¡tal vez el año que viene!    Con que se me contentaba al entregarme mi vulgar incentivo envuelto en la excusa de ¡Habrá que esperar un poco para el ascenso!; pero llegará. Ya lo creo que llegará como usted se merece.

Así se ha ido formando mi carácter. ¡El carácter del López que soy!. De ese López que nunca falla; de ese valor seguro cuyo mayor problema de carácter es ser honrado y no saber hacerse escuchar.

Sí, ya sé que les hago un roto; o mejor dicho dos. Uno a mi querida Sorda, S.A. y otro a usted que ahora va atender que descubrir y sufrir lo que yo hacía desde mi fiel anonimato.

Pero ya sabe usted que soy persona de palabra. Que lo que digo lo cumplo y ya me he comprometido al estrechar mi mano con quien será mi nuevo jefe. ¡Ese es otro de los problemas de mi carácter! Y por eso tengo que irme aunque sea sintiéndolo mucho. Pero ese sentimiento se cura. Se me curará el mismo día en que me siente en mi nuevo despacho; sí, ese que ahora por fin tendré en mi nueva empresa La Escucha, S.A.

No sabe cuanto siento el disgusto que les doy tanto a usted como a nuestro Director General cuya corbata de seda y pulidos zapatos vi por última vez hace ya tres años en la Fiesta del Panchito por Navidad. Si esa en la que en un extremo de la sala estaba usted acompañándole mientras que yo compartía los panchitos del otro extremo de la mesa con esas otras personas tan anónimas como el panchito pero tan admirables e imprescindibles para el desarrollo de la sociedad. Ese es el sitio de todos los que tenemos problemas de carácter.

-    ¡Caramba, López, que crudo es usted! Quien hubiera pensado. De haberlo sabido antes, todo se hubiera corregido ¿Y cuándo nos dejará?
-    Pues, hoy. Hoy es mi último día
-    ¿Haoooooyyyy? ¿Es que ni siquiera nos va a dar el plazo legal que corresponde?. ¡No se lo aconsejo!
-    ¡Uy!, no se ponga así señor Sordo. La verdad es que hace más de un mes que su secretaria tiene un aviso mío solicitando que me recibiera.
-    ¿Cómo dice?
-    Bueno, es que usted siempre está muy ocupado así que como pasaban los días fui a ver al señor Sordín nuestro director de recursos humanos. De eso ya hace veinticinco días pero tampoco he conseguido verle. Así que entregué directamente mi solicitud escrita de baja en la compañía hace veinte días a los señores Sordines, sus colaboradores.
-    ¿Y qué le dijeron?
-    ¡Uy, pues se pusieron muy contentos!; ya sabe cómo su incentivo depende de la reducción de plantilla, pues tan felices ellos.
-    Pero ¿cómo es eso posible?
-    Bueno, ya sabe el refrán: “de padres gatos, hijos michines”. El director general de La Sorda, S.A. es don Sordón, cuyo segundo es usted; don Sordo, su director de recursos humanos, don Sordin y sus asistentes los Sordetes. ¿Tanto le extraña?
Muchas gracias por su amabilidad de tantos años señor Sordo pero debo, como siempre, ser fiel y cumplir con mi palabra. Pero quede usted tranquilo que siempre lo consideraré como un valioso y aleccionador ejemplo. ¡Adiós!

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...