edición: 2491 , Martes, 19 junio 2018
23/05/2018

Las petroleras europeas tributarias de la tensión con Irán quieren mejorar la retribución del accionista

Las grandes del sector tienen por primera vez desde la caída del mercado excedentes disponibles
Carlos Schwartz
Las petroleras europeas están recogiendo el fruto imprevisto de una fuerte escalada de los precios que es en primer lugar tributaria de la tensión creciente entre Estados Unidos e Irán. El anuncio del secretario de estado Mike Pompeo el lunes de la voluntad de Estados Unidos de cerrar un nuevo acuerdo nuclear con Irán con condiciones virtualmente inasumibles por los círculos más duros en Teherán repercutió de inmediato en los precios del crudo que superan los 80 dólares por barril de Brent. Otros factores se suman a este escenario: la drástica caída de producción en Venezuela que puede quedar sujeta además a sanciones comerciales estadounidenses que hasta ahora no han tocado al petróleo, y un aumento de la demanda global del combustible. El resultado de esta encrucijada es que los ingresos extraordinarios se comienzan a reflejar en la retribución al accionista. Las petroleras han cruzado el desierto del desplome del mercado manteniendo el dividendo a expensas del endeudamiento conscientes de que para las empresas del sector la financiación a través de los mercados de renta variable es fundamental para acometer los grandes proyectos de petróleo y gas. 
Ahora que comienzan a tener por primera vez desde 2008 en su caja un excedente de los flujos por los altos ingresos las grandes del sector pueden buscar formas de retribución del accionista que les permita asegurar la fidelidad de los inversores institucionales y particulares inasumible Total y BP ya han lanzado programas de recompra de acciones de manera de aumentar el pago por acción a los accionistas. 

En febrero, Total anunció que aumentaría el dividendo de sus acciones un 10% durante los próximos tres años y que invertirá 5.000 millones de dólares en la recompra de títulos. También Royal Dutch Shell se comprometió a recomprar acciones como forma de retribuir la fidelidad de los accionistas. De todas formas el factor que hace que un precio de 80 dólares por barril sea tan lucido en materia de excedentes está relacionado de forma muy importante con los fuertes recortes en el gasto de las petroleras. Los planes de ahorro acometidos durante la fase de la caída de los precios siguen en vigor con lo cual la mejoría de precios ha disparado la caja disponible. La caída de ingresos llevó en los últimos cuatro años a que muchas empresas del sector pagaran parte del dividendo en acciones, las operaciones 'scrip' que ahora parecen descartadas.

Shell anunció en noviembre el abandono de su programa 'scrip' y se plantea de forma estratégica recomprar acciones para resarcir a los accionistas de la dilución de su participación en el capital por la emisión de títulos para financiar la adquisición de BG Group. En el caso de Total el programa de 5.000 millones se añade al compromiso de recomprar las acciones emitidas por el 'scrip'. La coyuntura también beneficia a las petroleras estadounidenses como ExxonMobil o Chevron.

Los analistas de bolsa destacan que las petroleras están obteniendo más excedentes con los actuales precios de mercado que con el barril a 100 dólares debido a la reducción de costes y los ahorros que se introdujeron a partir de que la crisis mordió seriamente el bolsillo de las grandes. Los excedentes de caja registrados por las empresas del sector han alentado a los inversores y eso repercutió en el precio de las acciones de forma clara. 
Pese a la acumulación de excedentes disponibles y no comprometidos las petroleras mantienen la política de gasto conservadora que estrenaron con la crisis de los precios a partir del verano de 2014. Esta situación se ha reflejado en las cuentas al cierre del primer trimestre este año con ExxonMobil, Chevron y Shell anunciando ingresos superiores a los que obtenían con el barril a 100 dólares. Los beneficios combinados de las tres petroleras al cierre del primer trimestre de este año fue de 16.800 millones de dólares el más alto desde 2014. 
Repsol, por su parte, obtuvo un beneficio de 610 millones de euros en el primer trimestre lo que es un 11% menos que el primer trimestre del año pasado. Las analistas señalan que los gastos operativos por barril desde 2014 han caído en torno a un tercio mientras que los costes de desarrollo se han reducido a la mitad en el mismo periodo de media entre las grandes del sector. Con estos ahorros la mayoría de las petroleras pueden cubrir sus costes con un barril a 50 dólares y con los precios de mercado en torno a los 80 dólares obtienen un beneficio sustancial.

De acuerdo con los analistas del sector la deuda de las petroleras se disparó durante la caída de precios para mantener la retribución de los accionistas y sostener el nivel mínimo de inversión a resultas de lo cual las empresas petroleras están todavía muy cargadas de deuda.

Ninguna de las grandes del sector está dispuesta a retomar la carrera inversora que se desató hasta el comienzo de la crisis de los precios del crudo y por el contrario los anuncios van por el lado de la retribución del accionista y la reducción de la deuda. Pese a reducir deuda en 10.000 millones el año pasado Shell todavía tiene una carga de deuda de 66.000 millones de dólares lo que representa una ratio de deuda por capital del 25% y la empresa la quiere reducir al 20% antes de lanzar su programa de recompra de títulos de 25.000 millones de dólares.

Las petroleras mantienen su lucha por reducir aun más el punto de equilibrio de su producción. En su última comunicación con los accionistas BP dijo que intentaba reducir de 50 a 40 dólares por barril su punto de equilibrio. Otras petroleras, como la noruega Equinor (antes Statoil), también pretenden reducir el punto de equilibrio. Esta política es visible con los datos estadísticos. Las petroleras estatales de las economías emergentes de Asia y Oriente Próximo planifican un incremento del gasto del 11,5% este año mientras que las petroleras internacionales cotizadas en bolsa tienen previsto reducir la inversión en el 1,1%.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...