edición: 2723 , Jueves, 23 mayo 2019
28/11/2018

Las posiciones cortas en futuros del crudo de los fondos de alto riesgo superan máximos de 16 meses

Los mercados, a la espera de las decisiones de la OPEP que se reunirá una semana después del G20
Carlos Schwartz
Los fondos de alto riesgo se han concentrado en las posiciones cortas en el mercado de futuros del petróleo con volúmenes que no se registraban desde hace 16 meses.
La acelerada caída de los precios desde octubre ha despertado el temor a un colapso de los precios como el registrado en el verano de 2014.

Sin embargo, los últimos dos días el mercado spot y el de futuros registraron leves subidas interpretadas por los analistas como de expectativa por la reunión que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tiene prevista en Viena el sábado seis de diciembre, tras la reunión del G20 prevista en Argentina el fin de semana próximo. 

“En octubre con los precios al alza el debate entre los analistas era si el precio del barril alcanzaría en breve los 100 dólares, sin embargo algunos acontecimientos inesperados determinaron que el mercado comenzara a registrar excedentes y el precio cayera de forma precipitada… como de costumbre cuando se registran estas caídas precipitadas hay liquidación rápida de posiciones y se toman otras… ”, señala una fuente del mercado. 

La recopilación de datos de los reguladores y los operadores de los mercados de futuros indican que los inversores han acumulado grandes apuestas en contra de los precios del barril, desde que el precio se deslizó de los 86 dólares a mediados de octubre hasta que llegó a los 60 dólares por barril la semana pasada, contribuyendo a la caída global de los precios de manera decisiva. 

Las apuestas en contra de los crudos de referencia en Londres y Nueva York se encuentran ahora a su nivel más alto en los últimos 16 meses mientras que las posiciones largas netas, la diferencia entre las apuestas al alza y a la baja- también han caído de forma acelerada. Las posiciones especulativas se suman al cuadro creando condiciones para aumentar la volatilidad mientras los operadores esperan los resultados de la reunión de la OPEP y sus aliados la próxima semana. Tras perder un 12% la semana pasada los precios tuvieron una leve recuperación de dos días pero el principal promotor de una reducción de la producción, Arabia Saudita, no las tiene todas consigo.

Riyad ha promovido activamente una reducción de la producción de crudo, objetivo que Rusia no parece acompañar con la misma decisión que en el pasado. La actitud de Moscú se entiende a la luz de la decisión de las petroleras que operan en su país que han realizado trabajos de infraestructura y prospección y perforaciones con el objetivo de alcanzar un fuerte incremento de la producción para compensar precios por volúmenes. 

El escenario no obstante se ha complicado para Arabia tras las advertencias del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para evitar un recorte de la producción que impulse los precios del crudo. Los operadores cruzan apuestas sobre la capacidad que pueda tener el príncipe Mohamed bin Salman para desafiar a Trump tras recibir el apoyo de la Casa Blanca en torno el asesinato del periodista opositor Jamal Kashoggi. 

La cuestión por referencia al futuro de los precios es la capacidad de la OPEP y sus aliados de reducir la producción de crudo en estas circunstancias. Las posiciones cortas en Brent y WTI combinadas de los fondos de alto riesgo suman unos 200 millones de barriles de crudo comparado con 60 millones en octubre. La producción de crudo de Arabia Saudita mientras tanto superó los 11 millones de barriles diarios, un millón por encima de su producción en la primavera. 

Tanto Rusia como Riyad incrementaron su producción para evitar que las sanciones contra Irán tensaran el mercado en exceso y provocaran un alza excesiva del precio del crudo, pero nadie esperaba que Washington concediera tantas exenciones a los compradores de crudo iraní que acabaron esterilizando el efecto de las sanciones contra el país.

El consenso de los analistas indica que Arabia Saudí debería promover un recorte en la producción de la OPEP, porque de lo contrario corre el riesgo de que los precios vuelvan a caer al nivel de los 40 dólares por barril, algo que no solo afectaría a los productores y exportadores de petróleo, sino a las compañías petroleras. Este último dato pesa también sobre la capacidad de decisión tanto de Rusia como de Arabia Saudí la medida en que ambos tienen grandes petroleras e industrias petroquímicas. Los precios cayeron un 30% desde sus máximos de octubre hasta la semana pasada mientras los gestores de los fondos de dinero reducían lo más rápido que podían su exposición a los mercados de crudo. 

“Al mismo tiempo las posiciones largas sobre el barril de crudo cayeron a sus niveles más bajos desde la última semana de 2015”, de acuerdo con analistas del broker JBC Energy, según el cual además las posiciones largas cayeron en 300 millones de barriles en dos meses. “El factor especulativo no se puede desdeñar en estas condiciones de mercado, se suma a la volatilidad y añade incertidumbre. Pero es un elemento con el que hay que contar a la hora de intervenir en los mercados de futuros”, señala el operador de un broker con oficinas en Madrid.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...