edición: 2850 , Miércoles, 20 noviembre 2019
26/06/2019

Las posiciones cortas sobre el bitcoin en los contratos de futuros sobrepasan a las largas en el CME

Los operadores se fían poco de los datos de transacciones diarias difundidos por las plataformas
Carlos Schwartz
Mientras la cotización del bitcoin (BTC) superaba los 10.000 dólares la unidad al comenzar esta semana, tras desplomarse el año pasado y buena parte del 2019, los datos de los contratos de futuros en el único mercado organizado que mantiene esas operaciones para la denominada criptomoneda, el CME, muestran que los grandes inversores apuestan a una caída del BTC o quieren cubrir sus posiciones, o ambas cosas a la vez. El ciclo alcista ha vuelto a arrastrar mayoritariamente a los inversores individuales, mientras los fondos de inversión toman posiciones cortas. El mercado de futuros para este volátil activo de inversión es mucho más pequeño que el denominado “spot”, que mueve nominalmente miles de millones de dólares diarios y es donde se hacen las transacciones diarias con disposición del activo mediante la compensación de la operación de compra venta. Pero como son plataformas diseminadas por el mundo, y ninguna de ellas es un mercado oficial regulado, existe la extendida suspicacia de que los volúmenes publicitados no son reales.
Uno de los mecanismos utilizados para inflar los volúmenes son las órdenes de compra venta encadenadas, en las que cada operador vende y compra a lo largo del día, generando la ilusión de que hay más movimiento que el que realmente se registra. Procesos de esta naturaleza distorsionan los volúmenes en el mercado mientras que otras operaciones como las inversiones cruzadas contra otras criptomonedas pueden impulsar los precios al alza en movimientos coordinados entre operadores a través de las plataformas. 

Estas evidencias, que se han ido acumulando en estudios recientes, son las que han llevado a los analistas de JPMorgan a sugerir en un informe de hace 10 días que los inversores deberían prestar más atención a las cifras que publica el mercado de futuros del CME. Este es un ámbito en el que el regulador, la Comisión de Negociación de Futuros de Materias Primas (CFTC, por sus siglas en inglés), puede ejercer su disciplina a diferencia de las plataformas digitales, además de que las normas de funcionamiento del propio mercado prohiben expresamente esta forma de operar. 

El último informe de la CFTC sobre el mercado de futuros del CME muestra que las posiciones cortas de los fondos de alto riesgo y gestores de dinero superan en un 14% a las posiciones largas. Las posiciones han sufrido una evolución y han ido variando con el tiempo, pero el predominio de las cortas es notorio.

En inversores con menos de 25 contratos abiertos, lo que define a pequeños inversores y a inversores individuales, sin embargo predominan las posiciones largas. Es decir que si se cuadran posiciones ocurre que los pequeños inversores son los que hacen de contrapartida a las posiciones cortas de los grandes operadores. Esto indica a las claras que si hay una caída en el mercado los que se van a llevar la peor parte son los inversores de a pie. 

Los profesionales señalan que no es fácil saber si todas las posiciones cortas son netamente especulativas, de operadores que esperan la caída del mercado, y observan que en parte se puede tratar de una cobertura de riesgos de operadores que tengan tomadas posiciones largas. El informe sobre el mercado de la CFTC que se hizo público el viernes pasado y refleja las posiciones hasta el 18 de junio, cuando el BTC estaba a 9.000 dólares, muestra que los 'hedge funds' mantienen posiciones cortas desde febrero. El 11 de junio las posiciones cortas de estos fondos superaban a las largas en un 47%, aunque una semana después la brecha era del 14%. 

La actividad en el mercado de futuros ha ido creciendo en paralelo al aumento del precio del activo en los últimos meses hasta alcanzar un récord de 515 millones de dólares. Los operadores que quieren mantener contratos de futuros en realidad no tienen muchas opciones. Una de las más socorridas, para evitar el único mercado organizado que queda, es tomar prestados BTC en una plataforma con un pacto de reventa en una fecha futura en un procedimiento equivalente a las ventas de títulos prestados en el mercado de acciones. La idea es que el activo se comprará en el mercado spot en una fecha futura más barato que el precio fijado en el contrato.

Sin embargo las plataformas no son entusiastas de estas operaciones por temor a que el cliente quiebre. Las operaciones en el CME se vieron alentadas cuando su competidor, el CBOE decidió cerrar su mercado de futuros para el BTC, cuyos últimos contratos expiraron este mes.

Sin embargo, la competencia volverá en los futuros. El Intercontinental Exchange (ICE), propietario del NYSE, iniciará el rodaje de un contrato de futuros en julio, mientras que otras plataformas especializadas en la contratación de activos, alentadas por el resurgir del BTC, se proponen crear un mercado spot y de futuros para la criptomoneda. 

Mientras tanto, en la mezcla de datos de la CFTC se destaca la categoría de “otros comunicables”, dentro de la cual hay grandes operadores que no necesariamente manejan recursos de clientes externos, que mantenían tres veces más posiciones cortas que largas. Los datos, y los análisis de partícipes del mercado y bancos de inversión, sugieren que el alza de los precios del BTC no ha sido ajena a operaciones poco transparentes en el mercado de este activo. 
Los reguladores se han ocupado extensamente del tema del bitcoin y las otras seudo monedas digitales, a las cuales se ha añadido ahora libra, el proyecto de  Facebook para una nueva criptomoneda, acerca de la cual los principales reguladores europeos exigen más información, y advierten de que sin ella será virtualmente imposible que se autorice ese activo. En principio todo parece indicar que se trata de un intento de Facebook por entrar en el comercio electrónico y en servicios de banca. 

Hay algunos analistas que consideran que las criptomonedas son expresión de la desconfianza creciente de la sociedad contemporánea hacia las monedas de curso legal.

Puede que algo de esto haya. Pero siendo este el caso, si los bancos centrales quieren frenar el proceso de disgregación que supone la emisión salvaje de activos digitales que pueden convertirse en medios de pagos, debería intervenir y ordenar ese mercado en lugar de mantener una prudente distancia a la espera de que estalle.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...