edición: 3010 , Miércoles, 15 julio 2020
29/06/2020
banca 

Las secuelas de la quiebra de Wirecard comienzan a hacerse visibles con una querella contra E&Y

Mientras los fondos mantienen sus posiciones cortas el Gobierno alemán considera cambios contables
Carlos Schwartz
Una asociación de accionistas presentó una querella contra el auditor Ernst & Young (EY) por sus auditorías limpias de las cuentas de la fintech alemana Wirecard que la semana pasada se presentó ante los juzgados de Munich para solicitar un concurso de acreedores. La crisis de la empresa, producto de sus artilugios contables para inflar los ingresos, se precipitó tras un prolongado acoso de las investigaciones periodísticas negadas sistemáticamente por la empresa. La empresa contó durante los últimos años de su actividad con la protección del regulador financiero BaFin que consideró que los ataques eran operaciones interesadas desarrolladas en colusión con los fondos de inversión que mantenían posiciones de ventas en corto sobre las acciones de la empresa y pretendían una caída artificial del precio de las acciones para hacer un beneficio espurio. Con independencia de la actividad de los fondos especuladores, la información filtrada por fuentes provistas de documentación interna de la empresa, supuestamente ex empleados víctimas de represalias por haber levantado las sospechas sobre operaciones ilegales en Singapur, era cierta tal como lo han demostrado los hechos. De acuerdo con la plataforma de análisis de datos de bolsa Ortex, sólo un 12,5% de las posiciones cortas mantenidas por los fondos de inversión en acciones de la empresa fue liquidado. Entre los que mantienen su posiciones están Slate Path Capital, Samlyn Capital, Coatue Management, Maverick Capital, y Coltrane Asset Management.
El Gobierno alemán ha decidido romper el contrato con el supervisor privado de las auditorías, el Panel de Supervisión de las Cuentas Financieras (PSCF), medida que está previsto que anuncie hoy. La capacidad de investigar los estados contables auditados será transferida al supervisor financiero BaFin. Los reguladores del país fueron acusados de haber omitido su obligación de supervisar a la fintech en crisis. “Lo que ha puesto de relieve el asunto Wirecard es que… la autorregulación por parte de los auditores no funciona adecuadamente declaró el viceministro de Finanzas alemán a la prensa. Lo que nos obligará a determinar si los cuerpos que regulan actualmente esta actividad deben continuar haciéndolo como hasta ahora”, añadió al Financial Times Jörn Kukies. Fuentes próximas al gobierno señalaron sin embargo que la decisión de romper con este cuerpo ya estaba tomada y se haría pública hoy junto con el resto de medidas. Sin embargo la reacción es tardía y el deterioro a la fiabilidad de la contabilidad extremo.

En medio de esta polémica la mayor parte de las operaciones cortas se mantenía al cierre de los mercados el pasado viernes con la expectativa de que las acciones siguieran cayendo con la consiguiente amplificación del beneficio de los operadores con posiciones vendedoras a un precio muy superior a la cotización del mercado sobre unas acciones que habían perdido al cierre el fin de semana el 90% de su valor. De acuerdo con el análisis de Ortex las posiciones en acciones para su venta a plazo eran del orden de los 1.600 millones de euros antes del inicio de la crisis de la empresa en bolsa. Esto quiere decir que las ganancias de los fondos embarcados en esta operación van a ser muy grandes. De acuerdo con el cofundador de Ortex, Peter Hillerberg, “En una semana en la cual las acciones cayeron un 90% y su fundador y consejero delegado fue detenido los fondos podrían haber hecho un beneficio fácil y abandonar la escena. Sin embargo nuestro análisis muestra que la mayoría de los inversores con posiciones cortas vendedoras las han mantenido, y en algunos casos las han incrementado, a la espera de una mayor caída de las acciones. Todo parece indicar que su paciencia será retribuida”.

De acuerdo con correos electrónicos internos de E&Y la auditora tuvo sus reparos en 2016 por las cuentas de custodia controladas por terceros en las que había depositado dinero que supuestamente era de Wirecard. Pese a ello la auditora firmó durante los últimos tres ejercicios los estados contables de la empresa sin haber hecho comentarios alusivos a sus propios reparos. Ahora que la empresa admite que los 1.900 millones de euros en las cuentas de custodia pueden no haber existido nunca la administración alemana y su regulador financiero han quedado en ridículo. “Nuestro sentir es que el trabajo de auditoría de Ernst & Young ha sido un verdadero desastre”, afirma Marc Liebscher el letrado cuyo despacho representa a los accionistas que se querellan contra el auditor. “Nuestros clientes están convencidos de que el auditor debe someterse a juicio”, añade el letrado. Por su parte EY dice que ha sido engañada al igual que el resto de las personas, incluido el regulador BaFin. “Hay claros indicios de que se trata de un fraude sofisticado y elaborado, que involucró a muchas organizaciones y a terceros en varios lugares en el mundo”, apunta en un comunicado. Durante el fin de semana la empresa dijo que mantendrá sus operaciones y que pretende reanudar su actividad en Reino Unido donde las autoridades financieras congelaron sus saldos. 

La crisis de Wirecard no es un fenómeno aislado. Las prácticas contables dudosas se han extendido de forma considerable a la par de lo que se dio en denominar ingeniería financiera. La aceleración de la crisis por la pandemia de la Covid-19 va a generar de forma creciente quebrantos en las cuentas de empresas que apelaron al endeudamiento de forma desmesurada y han maquillado sus cuentas para inflar sus ingresos apelando a los vericuetos contables a su alcance. Sin embargo la poderosa crisis económica que ha arrasado con los ingresos de las empresas va a dejar al descubierto esos artilugios de forma creciente. Entre estas empresas muy maquilladas hay empresas españolas de acuerdo con algunos fondos de inversión, y sobre todo sus filiales en el exterior, cuyos beneficios inciertos soportan unas cuentas en muchos casos revisables si el auditor se pusiera firme.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...