edición: 2595 , Miércoles, 14 noviembre 2018
14/09/2018
”Retoque” del régimen tributario

Las socimis contribuirán a los próximos Presupuestos Generales del Estado

Exentas de Sociedades y tributando por dividendos, no es suficiente para el Ejecutivo, que estima que ”el sector se nos ha ido de las manos”
Juan José González
Quizá sin hacer ruido (suele ser así) de la noche a la mañana Pimco, Soros Fund, BlackRock, Lone Star o Castlelake se hacen con el dominio inmobiliario de las grandes ciudades españolas y claro, fijan los precios. Las autoridades locales, el Gobierno central, descubre tarde (también suele ser así) que las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria (socimis) ya están haciendo caja, cuentan con revalorizaciones bursátiles muy interesantes, que distribuyen pingues dividendos y que se encuentran en el hall, en la antecámara para alcanzar la máxima rentabilidad. Llegados a este punto, a punto de cumplir el sueño financiero, el Gobierno -se insiste, que llega tarde- intenta por los medios a su alcance, el BOE, desactivar el negocio -y con éste la capacidad de las socimis para fijar un precio en el mercado de alquiler- con una nueva norma que reforme la también reforma de 2012. De esta forma, perderían las ventajas fiscales que les proporciona su beneficioso régimen tributario, nada menos que su carácter de sociedades exentas, al tiempo que se cambiarían cantidades, proporciones y plazos que afectarían a la capacidad de generar negocio y beneficios a sus propietarios. Esta es la única vía en la que parece estar centrado el Ejecutivo en su lucha por atajar el calentamiento inmobiliario y para aumentar la recaudación. De paso, las aspirantes a salir a cotizar al MAB deberán replantearse objetivos, resultados y, por supuesto, valoraciones, pues el mercado ya no es el mismo que el de 2009. Vienen curvas para las socimis.
En su día, las socimis fueron todo un descubrimiento y excepcional oportunidad para un ministro de Economía como Luis de Guindos que no identificó mejor asunto que el mecanismo societario inversor (y su posterior cotización en el mercado) para dinamizar el Mercado Alternativo Bursátil. Pero al mecanismo socimi le faltaba la salsa que le proporcionase su principal sabor: la fiscalidad favorable. Cuando se asegura que el Ejecutivo llega tarde para poner orden en el sector significa que el fenómeno ya es tal calibre que tan sólo cuatro socimis, las más grandes, controlan ya 32.000 millones de euros en inmuebles. 

La recaudación fiscal originada por este negocio trasciende los 32.000 millones de euros que quizá no fueron advertidos por el entonces ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro al que en ese momento sólo le interesaba la transparencia de estos operadores inmobiliarios y no los ingresos fiscales que a buen seguro habrían ayudado a tapar los numerosos agujeros del sistema de pensiones. El actual Gobierno cree que se ha perdido una oportunidad de obtener ingresos por una actividad económica que, según indican las cifras del sector, ha contado con importantes plusvalías y que, dado su singular estatus fiscal se han librado del Impuesto de Sociedades (el 25% de sus beneficios). 

De esta exención no se libran los accionistas de las socimis, que deben pagar tributar por los dividendos percibidos como cualquier otra renta procedente de títulos o acciones. "No sólo salen a Bolsa (a pedir dinero y conseguirlo) las constructoras y las inmobiliarias, sino también las propias gestoras y así nos encontramos con 59 socimis cotizadas. Ahora el Ejecutivo cae en la cuenta de que los alquileres por las nubes son un problema social".

La reflexión corresponde a un destacado diputado socialista que reconocía que "las socimis se nos fueron de las manos en 2009, cuando se aprobó una norma para impulsar el mercado del alquiler y así facilitar el acceso de los particulares a los inmuebles", añadía. De las 27 salidas a Bolsa del pasado año, casi una veintena pertenecían al sector de las socimis, luego ninguna autoridad pública puede sentirse sorprendida ni engañada al respecto, un asunto donde el más informado, la CNMV, debería haber sugerido al Ejecutivo de turno la necesidad de una reflexión.

La sensación de haber llegado tarde no resta para intentar salvar los muebles, lo que justificaría en parte una nueva normativa de urgencia, que es la intención del Gobierno anunciada esta misma semana. El propósito del Ejecutivo parece llamado a surtir efectos inmediatos, con la aprobación de una nueva norma que tendrá como objetivo desactivar, reducir y controlar los precios de los alquileres, modificando el régimen fiscal de las socimis para que colaboren en los próximos Presupuestos Generales del Estado para 2019. A partir de ahora, es probable que la decena de socimis que trabajaban para salir al MAB en próximas fechas retrasen o modifiquen sus planes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...