edición: 2614 , Miércoles, 12 diciembre 2018
27/02/2018
banca 
BBVA y Santander, los más perjudicados

Las tecnológicas ya muerden a la gran banca en servicios financieros

Han pasado de ser una leve preocupación a convertirse en la primera amenaza de los bancos tradicionales, y con cifras reales
Juan José González
Las cifras de las grandes tecnológicas siguen llegando a los consejos de administración de los bancos tradicionales. Si hace apenas dos años eran una anécdota a observar, en este inicio de 2018 se han convertido en un serio asunto al que no hay que perder de vista. Porque a la vista ya hay resultados en mercados como el mexicano, donde Amazon, en principio, la más "despreocupada" en el avance de los servicios bancarios, ya es considerada por los grandes bancos tradicionales presentes en aquel mercado, como una pesadilla que se come la clientela en segmentos como los servicios de televisión, sistemas de pago y recogida de dinero en efectivo, y para lo cual cuenta con una red muy consolidada de pequeñas empresas locales. Es sólo el principio, tan sólo un mercado y únicamente un aspecto del negocio financiero que, en el campo de las ventas, ya está restando clientela a la banca tradicional, entre estos, el español BBVA ya conoce los primeros bocados de las tecnológicas, en este caso, de Amazon. Pero no es la única nueva competidora de la banca tradicional sino que también Facebook, Google y Apple apuran nuevos productos para "atacar" en otros mercados en los que tanto Santander como BBVA, e incluso, Sabadell aspiran a conseguir una parte de la tarta que constituyen los clientes locales, particulares y pequeñas empresas. El desembarco en el mundo financiero de las tecnológicas trae de cabeza a la banca tradicional, especialmente a las más internacionalizadas porque es el terreno que mejor conocen y dominan.
Las tecnológicas le están ganando a los bancos tradicionales la carrera por el negocio financiero. No se trata de que exista un mayor o menor temor a que Facebook, Google, Amazon o Apple desembarquen en la industria financiera. Sino que ya son competidores serios y no, como dicen los bancos, sólo en el campo de las criptomonedas. Amazon y Google ya cuentan con ofertas alternativas a la banca tradicional en sistemas de pago, tarjetas de crédito, recogida de dinero en efectivo a domicilio; en algunos mercados, como en México, eran servicios (lo siguen siendo en parte) desarrollados por la banca tradicional.

Pero las tecnológicas se han colado con rapidez, eficacia, seguridad y, sobre todo, con unos costes a los que la banca tradicional no puede bajar. Lo cierto es que, y para muestra basta un botón, Amazon cuenta con cerca de 40 millones de personas en el mundo que utilizan el pago propiedad de la compañía. Las entidades tradicionales se mantienen en sus trece. Es el caso de Santander, convencidos sus responsables de tecnologías digitales que mientras conserven la relación bancaria y humana, algo de lo que carecen las tecnológicas, su negocio estará asegurado. Como si la relación tradicional entre banco y cliente fuera la llave hoy día de la fidelización.

En el mismo sentido, BBVA comparte la opinión de los colegas, seguros de que cuando un cliente desee contratar un plan de pensiones, una hipoteca o un préstamo, siempre desearán hablar con una persona. Y las tecnológicas no opinan lo mismo porque creen que los clientes de la nueva industria financiera buscan eficacia y precio. Por otro lado, la estrategia inicial de las entidades más grandes, comprar mercado y comprar pequeñas compañías locales y/o muy especializadas en segmentos y operativas tiene un límite como es el de poner a disposición del comprador y nuevo propietario (el banco tradicional) sistemas tecnológicos a los que no tendría acceso de forma independiente. 

Empresas pequeñas tecnológicas (fintech) que tan sólo parecen estar sirviendo para la primera fase, en la que la banca tradicional busca evitar no quedarse atrás en la carrera emprendida por las grandes tecnológicas como Amazon en la carrera por hacerse con los servicios financieros. Una carrera en la que los bancos tradicionales tan sólo parecen responder con una estrategia (adquirir fintech) y una esperanza; que la normativa bancaria vigente en los grandes mercados constituya la barrera más poderosa de entrada para las tecnológicas, un obstáculo, el normativo, que puede durar un año más, pero nada más.

En este escenario, los más perjudicados por el movimiento de las compañías tecnológicas están siendo las entidades bancarias más diversificadas geográficamente, las que cuentan con una red exterior mayor por la dificultad de reducir los costes, no sólo los de personal, sino, y sobre todo, los relacionados con la tecnología. Habrá que estar atentos a la evolución en ese nuevo escenario de los bancos españoles que, como Santander y BBVA, mantienen una apuesta fuerte en el exterior, precisamente en mercados como México, del que reporta actualmente buena parte del beneficio el BBVA. Las agencias de rating ya tienen en cuenta los nuevos costes de la tecnología en los bancos tradicionales, todavía en fase de incipiente inversión.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...