edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
20/07/2018

Las telecos nórdicas reordenan su presencia internacional y la sueca Telia avanza sobre Noruega

Las escandinavas vuelven a centrar sus aspiraciones en el entorno europeo y se apartan de Asia
Carlos Schwartz
La operadora sueca Telia ha llegado a un acuerdo para adquirir al segundo operador de banda ancha y cable de Noruega por 2.600 millones de dólares. La empresa es la filial del operador de telefonía danés TDC que incluye al operador de televisión por cable y banda ancha Get que lleva señal a más de 500.000 hogares en el país. La adquisición se ha convertido en una amenaza para la operadora noruega Telenor. La adquisición permite a Telia posicionarse con fuerza en la oferta de paquetes de servicios combinados de televisión, banda ancha y telefonía móvil y fija. El operador sueco había encarado una expansión internacional en mercados alternativos con una fuerte presencia en Uzbekistán pero un escándalo de corrupción local llevo a la empresa a la convicción de que debía abandonar ese mercado. Mientras, el mercado escandinavo de las telecomunicaciones ha entrado en ebullición con el objetivo de los operadores locales de sumarse a la tendencia de la convergencia de ofertas. “Esta operación es un reflejo de que la telefonía fija y móvil convergen tanto en términos tecnológicos como en términos de la clientela. Nosotros estamos sintiendo de forma definitiva la falta de capacidad en fijos para competir en Noruega. Este era un negocio necesario”, declaró el consejero delegado de Telia Johan Dennelind. El mercado no sólo pone de manifiesto la tendencia a la convergencia sino además a la consolidación en lo que se presenta como una batalla para reforzar posiciones en cada mercado de los tres países.
Esta tendencia se ha hecho sentir en la telefonía pero también en los grupos de medios. La sueca Tele2 se encuentra en un proceso de adquisición del operador de banda ancha, televisión por cable y telefonía fija ComHem en 3.100 millones de dólares en un proceso que es la imagen especular de lo que Telia ha hecho en Noruega. Lo cual quiere decir que ahora Telia en su país de origen tiene un competidor que le pisa los talones con más fuerza. La operadora sueca tiene todavía una presencia accionarial del estado del 37% y el año pasado intentó adquirir a la operadora danesa TDC que es el ex monopolio estatal de telefonía en el país con el principal objetivo de echar mano de sus activos noruegos.

En realidad mientras Telia planificaba esa adquisición TDC se proponía comprar parte de los activos del Modern Times Group en Dinamarca para lograr su propia convergencia de ofertas. Pero la operación se frustró porque los fondos de pensiones daneses se aliaron con la operadora de infraestructuras australiana Macquarie y compraron a la empresa y la sacaran de la bolsa. El precio pagado ahora por Telia por las operaciones en Noruega de TDC y su filial Get representa 12 veces la facturación de ambas empresas. Pero la empresa ha decidido concentrarse en su mercado natural. Telia ronda la idea de adquirir del grupo Bonier sus activos de televisión y radio, de acuerdo con una fuente del sector que afirma que las negociaciones están muy avanzadas. 

Bonier es el grupo editorial, de medios y editor de libros más grande de Suecia. Fuentes de la empresa señalaron que la adquisición de los activos de TDC no va a influir en el proceso de compras dentro de Suecia ni en los planes de recompra de acciones prevista por importe de 1.500 millones de euros para afianzar la relación con los accionistas. Telia tras su retirada de regiones como Asia Central y países como Rusia y Turquía ha tomado la iniciativa de volver a centrarse en Escandinavia y el Báltico que es finalmente su mercado natural. Desde luego la operación no se limita a las aspiraciones del ex monopolio estatal sueco como queda claro del conjunto de los movimientos en la región. 

El reordenamiento de los tres mercados supondrá una consolidación con reducción de operadores. Esto no afecta a Noruega porque no está dentro de la Unión Europea. Suecia y Dinamarca por su parte no están dentro del sistema monetario del euro y su especificidad los mantiene en general fuera de la órbita del regulador. Lo cual quiere decir que la batalla local será librada sin interferencias algo que ha llevado a los otros operadores europeos a mantener un ojo sobre la evolución de esos mercados que pese a su escasa dimensión tienen una demanda clara de productos de alto valor añadido en el sector de las telecomunicaciones. 

TDC bajo la égida de sus nuevos propietarios también ha anunciado que renunciaba a aventuras externas y que se centraría en Dinamarca con el objetivo de hacer una oferta de servicios de muy alta calidad. Que hay vida dentro de un mercado compuesto por tres países lo demuestra la compra de TDC por parte de tres fondos de pensiones daneses y una empresa australiana de infraestructuras en 6.600 millones de dólares este año. El precio ha sido dictado por las expectativas de crecimiento de los operadores en la región. Otro hecho relevante es que los accionistas no toman a bien decisiones de convergencia de los operadores que impliquen adquisiciones de empresas. Las acciones de Telia, Telenor y TDC han caído cada vez que había en danza una posible adquisición destinada a la convergencia de ofertas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...