edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
04/04/2019
banca 
Otro año más de ajuste bancario

La transformación de la banca gana eficiencia pero acaricia el récord en desempleo

El sector bancario ha expulsado cerca de 100.000 trabajadores en diez años, 16.700 millones de beneficios e invertido en tecnología unos 19.000 millones de euros
Juan José González
El sector bancario continúa transformándose, en reconversión intensiva y permanente, con fuertes inversiones en tecnología al ritmo de entre 1.000 y 1.500 millones de euros de media por año para los bancos más grandes y entre los 250 y 500 millones de euros de media y por año para el resto. Trece años que se puede decir que dura el proceso desde que la crisis financiera obligó a echar el freno y a pensar en el cambio. Y lo cierto es que no hubo necesidad de apurar los tiempos para concluir que la reconversión era obligada, que los costes deberían reducirse, al menos, a la mitad, que era el momento del cambio tecnológico y que la red (oficinas y plantillas) era la materia prima a transformar. El sector bancario puso en marcha el cambio por el que al término del primer trimestre de 2019, el sector cuenta (datos del Banco de España) con 90.626 trabajadores menos que en 2008 y 11.000 oficinas. La transformación no se reduce ahí, sino que será más profunda a lo largo del presente ejercicio en el que según las estimaciones de las patronales del sector el año terminará con 8.700 oficinas y 7.500 trabajadores menos, cifra ésta última que puede marcar todo un récord, ya que serían 100.000 trabajadores los que habrían salida del sector bancario desde 2008.
Contrastan las cifras del recorte (transformación digital) con la de los beneficios del sector, unos 16.700 millones de euros, más de un 22% anual que viene a confirmar que la reconversión ya ha comenzado a dar sus frutos, si bien, del total de resultados del sector, en torno al 60% proceden del exterior, de las participadas de Santander y BBVA principalmente. Y frente a las cifras de recortes y beneficios figuran las relativas a las inversiones en tecnología, difícil de precisar pero que los expertos arriesgan en unos 19.000 millones de euros por el sector bancario español desde 2008.

En todo caso, dando por buenos los resultados obtenidos por un sector, como se dice, en transformación, reconversión y reinvención, así como la correspondiente a las fuertes inversiones tecnológicas, son, sin embargo, las de destrucción de empleo las más llamativas. En primer lugar, porque representan la mayor sangría laboral (humana) registrada por un sector como es el de servicios financieros que, por cierto, continúa reduciendo puestos de trabajo en 2019 con la cifra ya mencionada, que al término del año puede alcanzar los 7.500 despidos.

En segundo lugar, porque en el período 2008 a 2018, el sector ha recibido del Estado, por diversas vías, (y no sólo por el rescate directo en 2012) la friolera de 62.742 millones de euros con los que se han podido tapar agujeros, realizado saneamientos y varios procesos de fusión de entidades. Se da la coincidencia que entre 2012 y 2017 el sector en su conjunto logra igualar la cifra acumulada de beneficios con la correspondiente a las ayudas estatales al sector. No sucede lo mismo en el caso del empleo. Como tampoco la cifra de resultados encuentra correspondencia alguna con la aportación del sector a los ingresos del Estado, en este caso, en concepto de impuestos, puesto que la carga tributaria de la banca cae en más de 100 millones de euros de cuyos ahorros se benefician Santander y BBVA que, obviamente, se apuntan en sus resultados.

Con todo, se extiende la sensación de que el sector bancario continúa con un exceso de equipaje, en concreto, con una parte de los activos tóxicos (préstamos inmobiliarios) que no termina de limpiar de sus balances. De igual forma persiste la sensación de un exceso de capacidad laboral y de red que, a pesar, de las fuertes reducciones por Ere´s y cierres de oficinas, algunas entidades siguen con ratios de eficiencia (costes sobre ingresos) por encima de 50%, caso Bankinter, Liberbank, Sabadell y Unicaja, en tanto que Santander, Bankia y BBVA se acercan a 45%.

La transformación de la banca sigue y lo hace a golpe de sustitución de empleo y red por teléfonos móviles y ordenadores domésticos, lo que le obliga a llevar una política agresiva de alianzas entre grandes sociedades, por un lado, los bancos y por otro los primeros espadas tecnológicos. Cuando se creía finalizada (y superada) la crisis de 2008, la transformación de la banca (la novabanca) se traduce en una caída de empleo, en porcentaje similar a los objetivos de aumento de clientes, e incorporando en un futuro próximo a representantes de Google, Amazon y Apple a sus consejos de administración.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...