edición: 2849 , Martes, 19 noviembre 2019
25/09/2019

La venta masiva de bonos es la chispa que espera el mercado, el estallido de la burbuja

Un emisor poco más grande que el quebrado Thomas Cook podría provocar la venta masiva de bonos y con ella el pánico de los mercados de acciones
Juan José González
El estallido de la burbuja de la renta fija se mantiene como uno de los asuntos más debatidos en las reuniones de estrategia que celebran los grandes fondos de inversión habitualmente. Esta práctica, sin embargo, ha subido de frecuencia desde finales de agosto, en víspera de una reunión del Banco Central Europeo para tomar alguna decisión sobre política monetaria. Los inversores no pierden de vista que en ese momento los bonos del Tesoro de Estados Unidos registraban cifras récord en décadas con rentabilidades inferiores al 2%. Por tanto, la situación era de alto riesgo y peligrosa porque el fondo del escenario ya estaba considerando las fechas de un probable recesión global. Así las cosas, considerando que los bancos centrales ya estaban sobre la pista del fantasma de una recesión y con los inversores pensando en que las políticas aplicadas por aquellos no conseguían -ni consiguen- resolver los problemas financieros, los grandes agentes de los mercados, los grandes inversores y fondos internacionales, han comenzado a construir trincheras y refugios a la espera de una reacción violenta de los mercados. En esta composición del escenario, de nuevo Europa parece situarse en una posición en la que le sería difícil reaccionar a tiempo y no quedarse rezagada, como ya sucedió en la crisis de Lehman Brothers.
Pero sucede que en esta ocasión se une el agravante de ser Europa el escenario donde se produciría la explosión de la burbuja de la renta fija, de los bonos europeos. Un mercado europeo que sigue sin valorar la necesidad de ver el final de las caídas de rentabilidad de sus bonos, con buena parte de los soberanos en negativo y otra buena parte de la renta fija privada ya también en negativo. Un tiempo que algunos consideran de oro para especular porque no está claro que se haya tocado fondo y que el suelo de la rentabilidad negativa esté situado un poco más abajo, con tipos más negativos para los bonos europeos, quizá un escenario se puede llegar a fin de año.

Y mientras en Europa se mantienen las caídas de rentabilidad de los bonos, quienes buscan refugios alternativos vigilan al segundo las ventas de renta fija. Según las reglas del juego, los mercados tendrían que recibir órdenes de venta masiva como señal de que algo empezaría a cambiar, y que sin duda sería el estallido de la burbuja de renta fija. Un evento violento que además de provocar un súbito hundimiento de los precios se llevaría por delante otros mercados, caso de las bolsas de valores.

No se trata de un escenario seguro sino más bien de una situación probable. El elemento que con mayor fuerza se suele poner sobre la mesa de las acaloradas sesiones de inversión en algunos fondos insisten en la pérdida de credibilidad de los bancos centrales que actualmente tienen que gestionar unos balances voluminosos, consecuencia de la política monetaria expansiva. En la valoración de ese escenario probable de una venta masiva de bonos, los grandes fondos apuntan varios requisitos que favorecerían o acelerarían el fuego, sirva el símil.

A la pérdida de credibilidad de los bancos centrales, obviamente, certificada en el fracaso de sus recetas en los últimos seis años, habría que sumar una probable venta masiva de bonos por parte de China ante las medidas arancelarias aplicadas por Trump o, por qué no, al impago de deuda por parte de algún gran emisor de bonos de alto rendimiento, algo que sin duda sería la chispa que encendería la mecha y provocaría el estallido final de la burbuja. 

Es probable que el acontecimiento del lunes, la quiebra del segundo turoperador más grande del mundo, Thomas Cook, no alcance la categoría de `high yield´, lo que no evita pensar en que otro evento financiero, más dañino y de mayor alcance, pudiera ser considerado por alguno de esos grandes tenedores de bonos -léase China- un buen motivo para un estallido violento de la burbuja de renta fija. Aunque quizá el primer argumento que se puede poner en contra sea que el hundimiento del mercado se llevaría por delante a buena parte de los Estados y grandes compañías emisores de bonos, incapaces de pagar sus deudas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...