edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
30/01/2018

La volatilidad en el mercado de deuda provoca una nueva subida en el rendimiento de bonos soberanos

El aumento del rendimiento del bono del Tesoro estadounidense golpea a los ETF con pérdidas
Carlos Schwartz
 El rendimiento del bono del Tesoro estadounidense subió en el mercado fijando un interés del 2,727% para retroceder luego a 2,7%. El registro es el más alto desde abril de 2014 y ha vuelto a despertar el temor a que el prolongado periodo de bajo rendimiento de la deuda soberana este tocando a su fin. Un dólar más firme se sumó a la subida de los bonos para detener el ascenso de Wall Street al que los analistas miran sorprendidos desde hace meses por su marcha imparable. La lógica reacción a este hecho es el temor a que se registre una corrección hasta ahora esquivada por el mercado de renta variable estadounidense. El bono alemán a 10 años también incrementó su rendimiento en 7 puntos básicos hasta el 0,69% y el bono alemán a cinco años mostró rendimiento positivo por primera vez desde el 2015. El aumento del rendimiento de la deuda soberana ha sido global al inicio de esta semana mientras el dólar hacía modestas ganancias preventivas a la espera esta semana de información que puede ser relevante para su cotización. Los analistas consideraban que la pequeña corrección de Wall Street fue alimentada por el aumento del rendimiento de los bonos y por la presión que ha ejercido una retirada de inversión de las acciones de Apple por noticias adversas sobre las ventas de su último terminal telefónico. 
El bono del Tesoro estadounidense ha subido desde comienzos de este año 30 puntos básicos en un activo cuyo aumento de rendimiento implica una reducción de su precio porque se trata de un interés implícito. El efecto sobre los fondos cotizados en bolsa dedicado a la deuda soberana (ETF por sus siglas en inglés) ha sido impactante. Los tres principales ETF dedicados a bonos que tienen una cartera combinada de 127.000 millones de dólares sufrieron su peor pérdida mensual desde un episodio de fuerte inestabilidad en los mercados de renta fija tras las elecciones que encumbraron a la presidencia estadounidense a Donald Trump en noviembre de 2016.

La euforia económica mundial, que ha sido evidente en el foro de Davos, ha impulsado las cotizaciones de las acciones en los principales mercados mundiales de renta variable que han tenido el mejor comienzo de año desde 1987. Pero el movimiento en la deuda soberana ha despertado el temor a que los bancos centrales decidan aumentar los tipos de interés a escala global. La pregunta de todas formas es hasta dónde un aumento del rendimiento de la deuda soberana a nivel mundial puede detonar un ajuste de los mercados de valores. 

El aumento en el rendimiento de los bonos supone mayores costes de financiación para un pelotón nutrido de corporaciones que han basado parte de su estrategia de crecimiento en el bajo coste de los recursos en los mercados de capitales. Si esta fuente de financiación se encarece más de una estrategia quedará en entredicho y puede clausurar de forma precipitada la carrera de las fusiones y adquisiciones que es uno de los rasgos más elocuentes de la euforia que se vive en la economía mundial. Una nota del estratega de Goldmann Sachs para los mercados de acciones globales, Peter Oppenheimer, en la que se señalaba que “una corrección se está haciendo crecientemente probable” indica cierta inquietud en los mercados. 

Otros operadores consideran que puede haber llegado el momento de reducir la exposición y tomar medidas para la restricción de los riesgos. En materia de deuda soberana mientras tanto algunos analistas han destacado el hecho que los plazos más largos, como el bono del Tesoro a 30 años, no han mostrado este aumento de la rentabilidad. Este último instrumento del Tesoro estadounidense mantiene una rentabilidad del 2,949% bastante por debajo de su pico de rendimiento del 3,914 en 2017. Estos analistas consideran que se trata de movimientos en el bono a 10 años relacionados con la reforma fiscal estadounidense y la posibilidad de que esta contribuya a impulsar la inflación motivando a la Reserva Federal para un recorte de tipos de interés más enérgico.

Una caída persistente en el precio de la deuda soberana para incrementar su rendimiento va a deteriorar las carteras de los fondos de inversión que tienen una concentración de riesgos en esos activos. Pero también va a afectar a los activos de los bancos que tienen una considerable concentración de riesgo en deuda pública. Entre otras cosas porque han sido una pieza importante en la estrategia de los bancos centrales para contener la venta de deuda soberana en los mercados durante la crisis financiera. 

En los hechos en Europa los bancos están hasta los topes de deuda soberana cuya pignoración viene fomentando el Banco Central Europeo (BCE) como medio para dar liquidez a los bancos del sistema. Una caída de los precios de la deuda soberana y de la renta fija en general puede afectar a los balances de los bancos también. Las suspicacias sobre el mercado de renta fija además se ven alimentadas por el ciclo extremadamente prolongado de auge que ha vivido. En los últimos 30 años el precio de la renta fija ha ofrecido poca rentabilidad y las dudas se centran en si este ciclo de apariencia interminable no estará tocando a su fin. Ninguno de los analistas más escuchados en el mercado augura mientras tanto una caída fuerte de las bolsas en este contexto y la entrada en territorio bajista de las acciones. 

Pero sí consideran probable que haya una corrección “varios factores sugieren que el mercado ha subido demasiado en muy poco tiempo” como lo ha explicado Oppenheimer para quien se puede producir este ajuste agudo. Tres décadas de persistente demanda de deuda soberana y renta fija en general han distorsionado la percepción del riesgo que este mercado puede entrañar para los fondos de inversión. Pero es poco probable que el mercado de la renta fija sufra una espantada, en todo caso es más posible que los inversores movilicen sus carteras para adecuarlas a una rentabilidad más alta reduciendo el factor de riesgo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...