edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
31/10/2017
LA OREJA DE LARRAZ

Le llega el turno a la regulación de los índices financieros ‘no significativos’

Xavier Gil Pecharromán
A raíz de las acusaciones de los responsables políticos de la UE sobre la manipulación de los índices líbor y euríbor, la Comisión Europea pasó en 2012 a modificar las propuestas del Reglamento sobre Abuso de Mercado y las sanciones penales de la Directiva de Abuso de Mercado al objeto de clarificar que la manipulación de los índices de referencia estaba sujeta a sanciones.
La Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA) ha lanzado una consulta sobre las directrices sobre las obligaciones aplicables a índices de referencia no significativos bajo el Reglamento de Índices de Referencia. La legislación comunitaria establece tres categorías de índices, que quedan sujetos a diferentes regímenes de supervisión en función del grado de influencia que tienen sobre la estabilidad en los mercados financieros.

Así, los denominados índices ‘críticos’ afectan a instrumentos financieros y contratos por un valor medio de al menos 500.000 millones de euros. Son ‘críticos’ cuando el índice tiene pocos o ningún sustituto adecuado y si, en caso de interrumpirse su publicación, generaría un efecto negativo y adverso sobre la estabilidad de los mercados financieros.

Los llamado ‘significativos’ están ligados a instrumentos y productos financieros cuyo valor medio supera los 50.000 millones, mientras que los ‘no significativos’ son los que no reúnen las características de la anterior categoría.

Las directrices marcadas por la ESMA proponen que se seleccione uno o más miembros con la capacidad y experiencia adecuadas. Para evitar que los miembros con conflictos de interés superen la mayoría simple, se considera que los Consejeros o miembros de otros órganos de decisión del administrador no deberían formar parte de la función de vigilancia, pudiendo ser invitados a asistir a las reuniones ocasionalmente, siempre sin derecho de voto.

La calidad de los datos de cálculo es primordial para la fiabilidad del índice de referencia. Las directrices abordan los controles a realizar por los administradores para verificar la adecuación y verificabilidad de los datos de cálculo y los procedimientos de verificación y vigilancia interna que el administrador debería imponer a los contribuidores cuando los datos de cálculo son aportados por una función operativa.

Sobre las características y posicionamiento de la función de vigilancia destaca que ésta debería estar en una posición para cuestionar las decisiones del Consejo del administrador por lo que debería estar separada del órgano de administración y otras funciones de gobernanza.

En cuanto a los procedimientos para gobernar la función de vigilancia, las directrices incluyen procedimientos de selección y cese de sus miembros (incluidos los criterios para comprobar la capacidad de los candidatos) así como procedimientos relacionados con los conflictos de interés y otros cometidos clave de la función.

Finalmente, las directrices proponen una lista no exhaustiva de disposiciones de gobernanza, incluidas un número de posibles disposiciones para la función de vigilancia. La lista busca ofrecer ejemplos de disposiciones de gobernanza, desde las situaciones más sencillas, como cuando la función de vigilancia está compuesta por una única persona física hasta casos en los que la función consiste en múltiples comités cada uno de ellos responsable ya sea de un índice o de una única tarea dentro de la función de vigilancia.

Las directrices hace relación a cuatro áreas distintas: 1) Procedimientos, características y posicionamiento de la función de vigilancia; 2) adecuación y verificabilidad de los datos de cálculo; 3) transparencia de la metodología; y 4) requisitos de gobernanza y control aplicables a los contribuidores supervisados.

Las primeras tres áreas son aplicables a administradores de índices de referencia no significativos mientras que la cuarta es directamente aplicable a contribuidores supervisados de índices de referencia no significativos.

Dado que el artículo 26 del Reglamento establece que los administradores de índices de referencia no significativos pueden elegir no aplicar algunos artículos del Reglamento, las directrices prevén esta posibilidad, no siendo de aplicación las partes que se refieran a esos artículos si el administrador ha decidido no aplicarlos.

En cuanto a la función de vigilancia, las directrices tratan todos los elementos del artículo 5 del Reglamento, su composición, características y el posicionamiento dentro de la estructura organizativa del administrador del índice e incluyen una lista no exhaustiva de las disposiciones de gobernanza adecuadas para la función.

Se propone que los administradores de los índices no significativos realicen una serie de comprobaciones sobre la información retenida por el administrador conforme a los requerimientos del Reglamento sobre mantenimiento de registros o la conservada por los contribuidores según la política de mantenimiento de registros establecida en el código de conducta aplicable.

Con esta información, el administrador puede realizar las comprobaciones sobre la adecuación y verificabilidad de los datos de cálculo. El administrador también tiene que estar satisfecho con el hecho de que el transmitente haya sido autorizado para contribuir, en nombre del contribuidor, conforme el código de conducta aplicable.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...