edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
27/05/2009

Llamada imperiosa de Ferrovial a la Banca

El tiempo pasa para Ferrovial y corre sobre todo para su deuda. Los intereses de la familia Del Pino en Reino Unido no están en su mejor momento; al contrario, nunca se han sentido tan cerca de la catástrofe empresarial y financiera. A la compañía española le urge cambiar la estructura de una deuda por valor 3.230 millones de euros, porque los negocios de sus aeropuertos británicos están en peligro y cada día que pasa la deuda es más deuda. La empresa se encuentra en situación difícil llamando a las puertas de los bancos en busca de una ayuda que les afloje el botón de la camisa donde cierra la corbata. Pero los bancos insisten en que no están los tiempos para financiar proyectos de inversión de infraestructuras que no vengan con el aval del Estado, lo que equivale a afirmar que sólo están dispuestos a prestarle dinero a los gobiernos para que pongan en marcha sus obras públicas.

En el sector y en la misma competencia, en alguna entidad financiera también e, incluso, en el mismo grupo, se preguntan ¿qué se les habrá perdido a los Del Pino en los aeropuertos de Reino Unido, que no los quieren dejar ni a sol ni a sombra. Seguro que las maletas no y sí una oportunidad de oro; la oportunidad de haber optado por otra estrategia empresarial. Sólo tenían que haberse fijado en, por ejemplo, los Entrecanales para haber bordado cualquier inversión, sobre todo en aquel ejercicio de 2006, con todo un abanico de supercompañías a tiro. Pues no, los aeropuertos británicos porque a alguien se le ocurrió la idea de que unos cuantos de esos aeródromos, deberían acometer en los próximos años una renovación superior al 70% de sus instalaciones, lo que dio pie a pensar que si se adquiría BAA las obras de una década y media estarían aseguradas.

Hoy Ferrovial sigue cumpliendo su plan de inversiones comprometidas en la filial británica, y sigue adelante acariciando el proyecto estrella de BAA en Reino Unido, la construcción de la nueva Terminal T2 y el edificio satélite, como la ya inaugurada T5. Un proyecto que también incluye la reforma de la T1, un túnel para la gestión de equipajes entre las terminales 5 y 3, así como las reformas de la T4 y otro edificio satélite en la T5. Obras que le supondrán unos ingresos superiores a los 4.000 millones de libras.

Pero para los bancos, no son suficientes. En la historia más reciente, hace unos diez meses, Ferrovial presentó un plan de refinanciación de cerca de 15.000 millones de euros relativo a su negocio de aeropuertos británicos, y ahora vuelve de nuevo a negociar con la Banca esos 3.230 millones de euros de su empresa matriz. Sin embargo, aparece un problema grave: Ferrovial había entregado a la Banca casi toda su participación en la cotizada Cintra, con cuyos accionistas minoritarios pretende llevar a cabo un intercambio de acciones una vez sea absorbido el negocio de las autopistas. Si se logra llevar a término el intercambio con los minoritarios de Cintra, Ferrovial contará con la liquidez de la venta además de los beneficios fiscales que conlleva la operación. Pero la operación con la filial de las autopistas de peaje no termina de cerrarse, lo cual esta perjudicando los planes de refinanciación de la matriz en Reino Unido y la cotización de Cintra, que cumplirá su quinto año de vida en el mercado de valores.

Las dificultades nunca vienen solas. A los problemas, denunciados en su día, por la relación de un consejero de la Comisión de la Competencia británica, empeñada en dividir la filial BAA en trozos para desprenderse de tres aeropuertos, con una de las sociedades que pretendían adquirir los aeropuertos, hay que añadir una renovación de directivos de la británica, lo que causó enorme malestar y tensión en el grupo. A estas dificultades temporales, se ha venido a unir otra piedra en el camino, y que además  amenaza con quedarse; la caída en picado del tráfico aéreo, lo que dificultará la entrada de caja de las aerolíneas pero también de pasajeros y de maletas, precisamente en los aeródromos de Reino Unido, los puntos de mayor actividad aérea de Europa. Y si ello no fuera suficiente, la recesión ha impactado de lleno en la construcción de infraestructuras, uno de los sectores de actividad donde el grupo empresarial español tiene un peso importante.

En el horizonte, la compañía española no ve atisbos de relajación financiera por la que los bancos dejasen a un lado las restricciones de crédito, paso previo para acordar una nueva estructura de la deuda. Y si el bien escaso continúa siendo el dinero, los potenciales compradores de los tres aeropuertos de los que tiene que desprenderse, difícilmente podrán ofrecer un precio que le interese a Ferrovial. Así que, toca convencer a los bancos, como sea, con una nueva estructura financiera.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...