edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
25/03/2009
Expectación por el informe sobre “escenarios teóricos de fusión”

Llegan las fusiones híbridas

No se descartan escenarios de operaciones entre bancos y cajas
Juan José González

Todo apunta a que el próximo informe que salga del Banco de España sobre el estado y situación del sector financiero en 2009, provocará más de una reacción de sobresalto al tiempo que incredulidad, e incluso no sean pocos los que califiquen de auténtica bomba algunas situaciones concretas. Al menos no se le puede quitar expectación al contenido del informe que traspase los muros del supervisor. El próximo martes, día 31, llegarán al banco los ‘pdf’ de doce entidades financieras, ocho bancos y cuatro cajas, cuyo contenido, elaborado con extrema precaución y tacto por las entidades a las que el Gobernador les ha hecho el encargo, son una especie de ejercicio teórico o simulación de escenarios acerca del papel que le correspondería a una determinada entidad ante una fusión, unión, colaboración o adquisición de activos de otra u otras entidades financieras. Un asunto complicado y farragoso pero que se ha convertido en el kilómetro cero de la reestructuración del sector financiero español.

En el sector se esperan de todo, o lo que es lo mismo, no se extrañan de nada, pues caben todas las posibilidades de uniones, fusiones, colaboraciones y asociaciones entre entidades. Todo esta tan abierto que incluso es posible que se propongan uniones híbridas, una fórmula a la que viene dando vueltas desde hace bastante tiempo y que no es otra cosa que la unión o colaboración (puesto que la fusión entre bancos y cajas no es posible) sea la fórmula que sea, entre un banco y una caja o entre una caja y un banco, depende de a quién le corresponda el papel ‘dominante’ y el de ‘dominado’. Así que será posible asistir a un matrimonio entre un banco mediano y una caja igual o menor, o entre un banco mediano y dos cajas menores. Incluso entre una caja grande y tres pequeñas. De todo. Por eso la expectación es alta y el morbo espectacular.

La situación sería novedosa en la Unión Europea puesto que se producirían múltiples traspasos de activos entre bancos y cajas, y entre cajas de diferentes autonomías. En el sector se asegura que estos cambios darán paso a una inminente reforma de los estatutos por los que se rigen las cajas de ahorros, reforma que casi se puede decir que están pidiendo a voces el presidente de la CECA Juan Ramón Quintás y que será una de las primeras decisiones que tome el próximo ministro de Economía.

El Banco de España, harto de asistir a la lidia desde la barrera y comprobar que la disposición de algunas cajas a resolver los problemas es nulo, ha decidido que no se presentaría de nuevo una situación tan idónea como la actual para tomar la iniciativa. Y va a aprovecharla. Con los “escenarios teóricos de fusión” (así se denomina el asunto) que las doce entidades deben presentar el próximo martes, se pondrá en marcha la mayor operación de reestructuración del sector bancario y la más profunda en saneamiento de cuantas se conocen en la historia más reciente del sector. Operaciones que van a suponer un golpe al mapa bancario tradicional, al menos, para el que permanece dibujado desde la últimas operaciones llevadas a cabo por el Santander, y que despejará de una vez por todas qué entidades, bancos y cajas, considera el Banco de España que tienen futuro.

El lunes pasado, el vicepresidente Económico, Pedro Solbes, reiteró que no habrá ayudas para las entidades inviables y el presidente de la AEB, Miguel Martín descartó la necesidad de intervención del Gobierno en alguna entidad. Luego parece haberse alcanzado hace ya varias semanas una idea de consenso entre Gobierno, AEB y Banco de España para resolver los problemas de capital y morosidad del sector por una vía pacífica, razonable. En esta situación, el supervisor habría jugado un destacado papel al poder actuar con bastante libertad y autonomía, aunque no exentas de alguna discusión en el camino por discrepancias de criterios, razones de fondo y tiempos pretendidas por el Gobierno, para el que rige otro calendario bien distinto al que marcan los mercados organizados.
 
Asimismo, se interpreta la estabilidad de las declaraciones públicas de las entidades financieras privadas como un acuerdo tácito de apoyo al Banco de España en los próximos movimientos, en los de fusión o acuerdos entre entidades, a cambio de dejar a un lado las pretensiones del Ejecutivo de intervenir en el sector mediante una recapitalización general obligatoria. En este mismo sentido se justifican las últimas declaraciones de Francisco González, presidente de BBVA, respecto a que sólo se deberán intervenir aquellas entidades con problemas de solvencia, así como las manifestaciones de ayer desde Houston -allí se encuentra en viaje de trabajo con un grupo de periodistas- donde no ocultó sus preferencias por un modelo de intervención que comenzaría por la sustitución del equipo de dirección y continuaría por la reestructuración del negocio y separación de activos tóxicos para, finalmente, sanear con dinero público y devolver la entidad financiera al sector privado. En dos palabras, “modelo Banesto”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...