edición: 2906 , Lunes, 17 febrero 2020
20/02/2014
LA OREJA DE LARRAZ

Llegan las negociaciones de Bruselas con Rusia y Noruega e, incluso, con China para mejorar la lucha contra el fraude fiscal

Javier Ardalán

La Comisión Europea ha propuesto el inicio de negociaciones oficiales con Rusia y Noruega para mejorar la cooperación administrativa en el ámbito del IVA y combatir el fraude fiscal. También se han mantenido ya consultas previas con Canadá, Turquía y China.

En una economía cada vez más globalizada, los acuerdos de cooperación, como los propuestos con Rusia y Noruega, permitirían mejorar la identificación y represión del fraude en el IVA, limitando así el perjuicio económico para el erario público.

Se trata con estas actuaciones de fomentar que las autoridades fiscales nacionales intercambien información sobre las actividades de los contribuyentes y faciliten el acceso a sus bases de datos. Ese tipo de cooperación, que ya existe entre los Estados miembros, todavía está por establecer con los principales socios comerciales de la UE.

La evasión fiscal y el fraude fiscal constituyen un problema con múltiples vertientes que requiere una respuesta coordinada y pluridireccional. La planificación fiscal agresiva es también un problema que requiere atención urgentemente. Se trata de retos a escala mundial, a los que ningún Estado miembro puede hacer frente por sí solo.

El plan de acción propuesto por la Comisión Europea define una serie de medidas específicas que pueden elaborarse ahora y en los años venideros. También representa una contribución general al gran debate internacional sobre la imposición y está destinado a ayudar a los países del G-20 y del G-8 en su trabajo en curso en este ámbito.

La Comisión considera que la combinación de estas acciones puede dar una respuesta exhaustiva y eficaz a los distintos retos que plantean el fraude fiscal y la evasión fiscal y, por tanto, puede contribuir a incrementar la equidad de los sistemas fiscales de los Estados miembros, a garantizar los ingresos fiscales y, en última instancia, a mejorar el correcto funcionamiento del mercado interior.

La Comisión recomienda la adopción por los Estados miembros de una serie de criterios para identificar a los terceros países que no reúnen las normas mínimas de buena gobernanza en materia fiscal y de una «batería» de medidas relativas a terceros países, según si cumplen o no dichas normas o se han comprometido a hacerlo. Estas medidas abarcan la posible inclusión en una lista negra de los territorios que no cumplan las normas, y la renegociación, suspensión o conclusión de los convenios de doble imposición.

Para evitar la promoción de los negocios con terceros países incluidos en la lista negra, la Comisión pide a los Estados miembros que adopten acciones complementarias adicionales, si bien respetando plenamente el Derecho de la UE.

Además, los Estados miembros deberían plantearse el envío ad hoc de expertos en comisión de servicios para ayudar a las administraciones tributarias de los terceros Estados que se comprometan a respetar las normas mínimas pero necesiten asistencia técnica.

Esta recomendación es un primer paso importante de orden práctico con el fin de armonizar los enfoques de los Estados miembros respecto de los territorios que no aplican las normas mínimas en el ámbito en cuestión. Para evaluar la necesidad de posibles nuevas iniciativas, la Comisión reevaluará el enfoque de los Estados miembros y las acciones en este ámbito en un plazo de tres años tras la adopción de la Recomendación.

El IVA en la UE constituye una de las principales fuentes de ingresos públicos, con una recaudación de más de 700.000 millones de euros al año. Sin embargo, cada año se pierde casi una quinta parte de los ingresos potenciales por IVA. De hecho, se calcula que en 2011 quedaron sin recaudar 193.000 millones de euros en concepto de IVA (equivalentes al 1,5% del PIB) como consecuencia, al menos en parte, del fraude y la evasión.

Se considera especialmente importante el fraude en sectores en expansión —como las telecomunicaciones y el comercio electrónico— por parte de operadores no pertenecientes a la UE que a menudo se aprovechan de las diferencias transfronterizas y la falta de información entre países.
Los servicios de contenidos electrónicos (como las descargas de música y vídeo) se prestan frecuentemente a través de servidores y empresas que operan fuera de la UE. A diferencia de otras transacciones más tradicionales, en este tipo de compras a menudo resulta complicado identificar a los proveedores, sus clientes y los lugares de entrega. Por lo tanto, es más difícil determinar si se ha producido el pago de IVA.

Gracias a una colaboración más estrecha con sus socios internacionales, la UE pretende desarrollar herramientas más eficaces para combatir este tipo de fraude y ayudar a los países a cobrar los impuestos no percibidos y proteger sus finanzas públicas.

Muchas empresas son internacionales, como también lo es la evasión de impuestos.  La EU ha firmado acuerdos con diversos países vecinos y participa en todas las iniciativas internacionales encaminadas a prevenir el fraude fiscal. Y cada vez se cierra más el cerco sobre los paraísos fiscales.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...