edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
22/03/2017

Llevamos la corrupción en el ADN social

Rafael Vidal
En los últimos días son numerosas las noticias que nos traen datos nuevos sobre la corrupción en España: el informe del Presidente del Poder Judicial, el número de guardias civiles y policías suspendidos en los 10 últimos años y, finalmente, un auto "secreto" en el que se inculpa al PP madrileño de fraude electoral en dos elecciones autonómicas y unas generales.
Los datos son escalofriantes ya que el presidente de los jueces nos dijo que en sólo 15 meses 1.378 cargos públicos fueron encausados por corrupción con condenas en más del 70% de los casos. El número de guardias civiles y de policías que fueron expulsados por algún tipo de corrupción en la última década también nos da qué pensar, aunque la guinda del pastel está en el Partido Popular de Madrid bajo el mandato de Esperanza Aguirre.

Dice el juez en su auto "secreto" que existía un sistema de captación y desvío de fondos -algunos públicos- para sustentar una caja B que permitió superar los límites legales de gasto en tres procesos electorales, algo repetido en otras comunidades y que vendría a confirmar la existencia formal de un modelo dentro del partido, algo muy lejos de los casos aislados a los que aludía Rajoy o de las "ranas" que Esperanza Aguirre cuenta por docenas.

Lanzar balones fuera no es una justificación legal y no exime de culpa, y eso es lo que han estado haciendo durante los últimos años el presidente del Gobierno y la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, pero la acumulación de los mismos casos en distintas comunidades no parece fruto del azar de algunos casos aislados. Recientemente se ha publicado una carta de Granados en la que dice claramente que en la Comunidad de Madrid no se movía un papel sin que lo supiera Esperanza Aguirre, lo que también parece apuntar hacia un gran caso de corrupción con nuevos protagonistas.

Si miramos hacia el sector "privado" tenemos a algunos ex directivos de cajas de ahorros -procedentes de la política- ante la justicia por numerosas y diversas causas, aunque todas ellas con un denominador común: se llevaron el dinero de una u otra forma poco ortodoxa.

La abundancia de casos me lleva a preguntarme si, como ente social, no llevaremos la corrupción inscrita en el ADN, que tenemos un gen que se activa cuando trabajamos para el sector público, algo evidente viendo la cara de sorpresa y la aparente tranquilidad de muchos imputados cuando les llama el Juez. Ellos sólo han hecho lo mismo que los demás. No me extraña que el presidente del Poder Judicial dijera que "la corrupción es un mal endémico, incluso sistémico" en nuestro país.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...