edición: 2912 , Martes, 25 febrero 2020
24/07/2012

Lo correcto y lo absurdo

Rafael Vidal
Insisten los responsables de la UE y del FMI en que España está haciendo "lo correcto" y en que vamos por el buen camino. El PIB del segundo trimestre ha caído con más fuerza que en el primero, hasta retroceder el 0,4%, debido a la caída del 1,2% en la demanda interna y todo ello como consecuencia de la caída del 4,6% del empleo y del retroceso del gasto público. Esas cifras preocupan aún más a "los mercados" que, haciendo un aparte, montan un mercadillo con los productos españoles para ofrecerlos a precios de saldo, con lo que la Bolsa llega a caer cerca del 5% otra vez, la rentabilidad del bono en el mercado secundario alcanza el 7,56% y la prima de riesgo supera los 630 puntos básicos.

¿Estamos haciendo lo correcto? En realidad más parece que nos estemos suicidando como economía mientras que los que podrían evitarlo afirman que "hacemos lo correcto", lo que me lleva a pensar que con amigos así no nos hacen falta enemigos.

Nuestro Gobierno, convencido de que hace lo correcto, culpa a la irracionalidad de los mercados de la situación de nuestra deuda y al BCE de no echarnos una mano. Curiosa la celeridad de algunos políticos, sobre todo alemanes, para insitir en que el BCE está para vigilar la inflación -que es lo que a los alemanes más les preocupa- y proteger al euro, una moneda que empiezan a considerar como propia. En cuanto a los problemas locales, el BCE viene a ser, para los políticos alemanes, como un árbitro que no puede intervenir en el juego aunque, mucho me temo, que si los problemas los tuviera Alemania, el árbitro sería un poco "chaquetero" y miraría para otro lado en más de una ocasión.

Al final, nos hemos instalado en la política económica del absurdo por querer ser los más correctos aunque, eso sí, con al aplauso generalizado de todos aquellos que deben ver la situación muy divertida. Es obvio que hacer lo correcto no es hacer lo más conveniente y que la diferencia entre una y otra postura pasa por la negociación de las cuestiones y de los plazos.

Nuestro Gobierno, el más absurdo de los últimos años, ni siquiera se planteó esa posibilidad, convencido como estaba de antemano de que obedeciendo, las cosas nos irían bien.

En todo este embrollo hay, sin embargo, un punto de luz: Peter Doyle, un experto economista del FMI, ha dimitido "avergonzado" por cómo es está gestionando esta crisis. No está mal que en la actual Sodoma económica haya al menos un justo. Pero ha huido.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...