edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
12/06/2012

Lo importante es la ayuda no la torpeza de Rajoy

Alfonso Pajuelo
Sólo la torpeza política del Gobierno puede explicar el mal recibimiento que ha tenido la ayuda que la Unión ha comprometido para sanear el sistema bancario español. Una noticia que se debería haber recibido como positiva por cuanto resuelve una incógnita que pesaba como una losa sobre España y contribuye a enfrentar el problema general, el déficit público, con cierta tranquilidad, ha tenido una acogida realmente mala y muy crítica en los medios de comunicación y entre las filas de los partidos de la oposición política parlamentaria, excepción hecha de CiU, No se trata de declarar el día fiesta nacional pero el apoyo de la UE, por el momento solo enunciado, abre una gatera a la esperanza en tanto en cuanto allega unos recursos imprescindibles que difícilmente podríamos haber logrado de otra manera.

La rueda de prensa de Rajoy fue tan penosa intentando disfrazar la realidad de la ayuda o adjudicándose unos méritos que no le corresponden que los errores superaban en interés a los aciertos. La protagonista era la ayuda pero Rajoy intentó serlo él desvirtuando así una operación positiva que hay que situar en su contexto para poder juzgar sus efectos. Y ese contexto no es otro que una situación límite para España.

Fue Rajoy quien provocó el debate sobre si era rescate o simple ayuda y para ello no dudó en mentir sobre los condicionales del crédito, negando la mayor cuando lo normal es que un empréstito, y más de esa magnitud, llegue acompañado de condiciones del prestador al prestatario, que no es otro que el Estado. También tiene lógica que se vigile su cumplimiento. Rajoy se hizo un lio presentando lo que no era hasta el punto que llegó a decir que no influiría en las cuentas públicas.

A pesar de lo hecho hasta ahora –mejor o peor algo se ha hecho-, el Gobierno puede considerarse “quemado” a los seis meses de asumir sus funciones. Entre la torpeza y las mentiras o medias verdades, Rajoy ha conseguido que no le crean. No comunica y cuando lo intenta lo hace mal empeñado en resaltar sus propios méritos por encima de cuestiones más importantes.

Hemos conseguido un crédito para recapitalizar el sector financiero y  la CE parece dispuesta a darnos un año más para alcanzar el objetivo de déficit. Ambas son buenas noticias pero ambas llegan con condiciones. Las del sector financiero todavía no las conocemos pero las generales están anunciadas. Son duras pero asumibles en su mayor parte. No cabía esperar otra cosa.

Eso es lo verdaderamente importante, que hay hechos que implican soluciones. No son gratis pero eso tampoco cabía esperarlo. Y permiten empezar a trabajar en insuflar ánimo a la economía española con medidas de incentivos y reformas que permitan reaccionar al país. Salvo la acertada inyección de recursos para pagar las deudas de ayuntamientos con proveedores, el Gobierno no parece capaz de afrontar esa segunda fase, más importante que la primera por cuanto implica dar pasos hacia adelante que es lo que esperan los españoles. Así se aguantarían mejor las pesadas cargas del ajuste, con el optimismo inducido al ponerse en marcha.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...