edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
18/01/2011
Un organismo deberá coordinar las emisiones de un ‘papel’ triple A

Los 27 contarán con su Agencia Europea de la Deuda

La mala reputación de los ‘promotores’ –Tremonti y Juncker- el peor aval de la idea
Juan José González

Un grupo integrado por varios comisarios europeos y diputados del Parlamento Europeo, entre los que se encuentra el ex ministro de Economía español Pedro Solbes, acelera sus movimientos en las primeras semanas de enero para que tanto el Eurogrupo y el Ecofin, que se reúnen esta semana, aborden la idea –para otros el proyecto- de una Agencia Europea de la Deuda.

Se trataría de poner en marcha un organismo que en representación de todos los miembros de la Eurozona realizara emisiones de deuda cuyos importes o fondos serían transferidos posteriormente a los Estados miembro a un coste diferente al del mercado corriente, es decir, teniendo en cuenta otros criterios, como por ejemplo, los costes históricos de endeudamiento o la calificación crediticia individual de los Estados, algo que en la actualidad no cuenta para fijar el coste de las emisiones de deuda que se lanzan al mercado.

La idea parece estar en el origen de la revisión de los errores que reconocen haber cometido varios responsables de la política monetaria europea, idea por la que el ministro de Finanzas italiano, Giullio Tremonti, y el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, vienen batallando desde hace tiempo. Y aunque se afirma en privado que la iniciativa es buena, en la realidad se encuentra con un problema de difícil solución –hasta el momento-: la falta de socios con peso que le proporcionen el apoyo necesario para que se escuche con fuerza en las próximas citas de los 27.

En realidad, la iniciativa del grupo de eurodiputados y comisarios, así como de los dos personajes (Tremonti y Juncker) ya se encuentra en buena parte en marcha, puesto que la emisión de la Unión Europea, hace dos semanas, fue la primera emisión de obligaciones de deuda para financiar el rescate de Irlanda por 5.000 millones de euros  tienen la consideración de, o puede decirse, que equivalen a esos eurobonos a los que se oponen, entre otros, los socios alemanes.

Pero la idea parece haber tropezado en el camino con la peor piedra que se podía haber encontrado; la fama o dudosa reputación de los ‘promotores’, políticos a los que no acompaña, precisamente, el éxito de su fama y buen quehacer. Tremonti, viejo conocido en todos los foros internacionales por sus descalificaciones hacia la moneda única y opinar abiertamente lamentando el ingreso de Italia en el euro, es el mejor representante viviente de un político y financiero en apuros. Su Gobierno tiene por delante algunos problemas de refinanciación que le pueden quitar el sueño a lo largo de 2011.

El calendario de vencimientos de Roma, se presenta como uno de los más emocionantes para el presente curso, nada que ver en emoción con los de España ni Portugal, y no solamente porque se trate de 145.000 millones de euros, si no porque el país arrastra 1,68 billones de euros de deuda pública, el 115% de su PIB. De ahí las sospechas que suscitan las ideas o propuestas de un político como Tremonti cuando se encuentra en clara situación de apuros.

El caso de Jean Claude Juncker es diferente, si bien, el pasado reciente mantiene viva en la memoria de cada miembro de la Unión, tras su no muy exitoso paso y gestión por la presidencia del Eurogrupo, un hecho que le costó caro, pues Francia exigió la realización de un nuevo “esquema director de trabajo razonable para poder avanzar en los asuntos señalados en la agenda de la Unión”. Juncker es, por lo demás, otro político en apuros, en este momento recibiendo fuertes presiones de su país para evitar algo que no esta lejos de producirse; un rescate en toda regla, puesto que el PIB del pequeño país tiene una de las dependencias del sector bancario más fuertes de la Eurozona, y no precisamente, exento de problemas.

En todo caso, y a la vista del éxito de la primera emisión de obligaciones de deuda de la UE, préstamo suscrito en apenas 50 minutos con una demanda tres veces superior a la oferta, no deja mucho lugar a dudas de que el ‘papel’ europeo cuenta con un buen reconocimiento en los mercados internacionales, incluso si su destino, como se sabe previamente, es para cubrir los rescates de países, en este caso de Grecia e Irlanda. Las tres agencias de medición de riesgos –Fitch, S&P y Moody´s- se han apresurado a calificar a las cinco emisiones previstas para el presente año con ‘AAA’. Así que, todo justifica la puesta en marcha de esa Agencia Europea de Deuda, aunque sólo sea para coordinar las emisiones con triple A.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...