edición: 2560 , Lunes, 24 septiembre 2018
26/10/2017

Los analistas esperan que el BCE anuncie hoy una extensión de la compra de activos hasta septiembre

El consenso del mercado indica que el regulador va a reducir el volumen de adquisiciones a la mitad
Carlos Schwartz
El mercado espera una de cal y otra de arena por parte del Banco Central Europeo (BCE) cuando su presidente Mario Draghi dé su informe hoy en su rueda de prensa mensual. El consenso del mercado es que el anuncio será una reducción en la subasta mensual de 60.000 a 30.000 millones de euros con una extensión de la intervención en el mercado abierto de nueve meses, es decir hasta septiembre de 2018. Mientras, la cuestión que quita el sueño al mercado es cuando el banco emisor va a dejar de adquirir activos emitidos por los estados y las empresas de la zona del euro poniendo fin a su programa. Existe la expectativa de que dicho límite quede definido de forma pública hoy, sin embargo sería sumamente raro que Draghi asumiera ese riesgo. Es demasiado cauteloso y un anuncio de este tipo no lo hará sin verificar antes cómo digiere el mercado la reducción en volumen y la extensión en plazo. En su actividad destinada a inyectar liquidez al sistema el banco ha hinchado su balance de forma significativa con 2,4 billones invertidos en activos públicos y privados presentados a la subasta mensual por las entidades financieras.
Esta actividad ha supuesto un soporte considerable a las necesidades de financiación de la eurozona a unos costes inverosímiles en condiciones normales de mercado. En la medida que la política de ampliar los balances de los bancos centrales sin límite carecía de antecedentes no había predicción posible sobre el resultado de esa operación desarrollada a escala internacional. En Europa el efecto ha sido el llevar a que el Tesoro de los estados de la UE en muchos casos reciban dinero de los inversores a cambio de sus bonos, es decir emitan activos con rentabilidad negativa porque a su vencimiento el inversor recibe menos de lo que pagó.

Pero si las previsiones se confirman nadie va a dudar que el final del esfuerzo del BCE está ya en el horizonte, tarde lo que tarde. La señal sería muy clara respecto de la tendencia. Sobre todo si se tiene en cuenta que en marzo pasado el emisor ya redujo sus adquisiciones de 80.000 millones mensuales al nivel presente. En sus mensajes mensuales Draghi ha dicho en más de una oportunidad que la modificación de los tipos de interés no está prevista en ningún caso antes de que la política de adquisición de activos se de por finalizada. Las apuestas sobre este límite son variadas. El consenso indica que aun en un escenario en el cual la inflación comience a tomar un ritmo ascendente el BCE va a mantener los tipos de interés frenados.

La media de los tipos de interés en el mercado europeo es actualmente de -0,4%, un nivel sin precedentes en la historia de la economía internacional. Para los gestores de los fondos de dinero la clave está en el cambio de tendencia en los tipos de interés. Algunos analistas predijeron una verdadera hecatombe con la adopción de la política de expansión de los balances de los bancos emisores a escala internacional.

La afirmación de que se estaba destruyendo la base de las monedas ha sido recurrente pero no por ello cierta... de momento. Porque, como algunos bien señalan con esta medicina heroica se han agotado las armas en el arsenal para combatir la debilidad de la actividad económica. Estados Unidos es de momento la economía que ha mostrado una recuperación más firme pero no por ello tan fuerte como para pensar que la posibilidad de retrocesos se ha terminado. En realidad un sector importante de los operadores de los mercados de renta variable está esperando una gran corrección y apuestan a la baja. Ahora el fiel de la balanza depende de las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal de un lado y del BCE del otro.

Si Draghi anuncia un ritmo más rápido de reducción de compras de activos, lo cual equivale a anticipar en el tiempo un aumento de los tipos de interés, el mercado de bonos se puede ver afectado con una fuerte caída de sus precios al igual que los mercados de renta variable cuyo soporte indirecto ha sido el flujo de dinero que no encuentra destinos rentables para su colocación. La masa de recursos encerrada en los circuitos especulativos puede buscar de forma repentina una puerta de salida para lo que puede ser una encerrona bajista.

De momento, Wall Street no hace más que marcar récord tras récord  pero la cuestión es que esos niveles de cotización son insostenibles. El Banco de Pagos Internacionales (BPI) se ha ocupado de señalar el papel de la emisión monetaria en el precio desmesurado de los activos, lo que incluye a las bolsas internacionales. Ese aumento de circulación es lo que en opinión de los catastrofistas esta demoliendo la base de las monedas. Si los excedentes de liquidez se drenan sin tropiezos y los tipos de interés van al alza estaremos en un cambio de escenario difícil de prever. Una corriente significativa de los economistas considera que la actividad económica se resintiría. Más allá de este pronóstico parece razonable pensar que habrá cuando menos una corrección de las bolsas y un incremento en la rentabilidad de los bonos.

Los mercados financieros llevan varios años sin manifestar volatilidad significativa. Pero un contexto de aumento de los tipos de interés tras un año y medio de tipos de interés en el -0,4% no puede menos que sacudir a los mercados. Esta claro que el BCE tiene muy en cuenta este riesgo y de allí la estrategia que han enunciado algunos portavoces de la entidad de acuerdo con la cual se mantendrá un margen prolongado de tiempo entre la suspensión de las subastas y un incremento de los tipos de interés.

En junio, unas declaraciones de Draghi que se interpretaron como un aviso de una desaceleración en la compra de activos por parte del BCE provocaron una caída en el precio de los bonos alemanes a 10 años lo que determinó que la rentabilidad subiera al 0,570% su cotización más alta en 18 meses y el euro subió un 2% frente al dólar. No hay un pronóstico de incremento de tipos de interés a corto plazo, pero si se reduce el volumen del programa de compra de activos esa opción queda a la orden del día... aunque demore.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...