edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
23/12/2014
Un paraíso en clave electoral
Ni políticos, ni políticas, ni falsas sonrisas electoralistas, los analistas ya están en otra cosa

Los analistas financieros se olvidan de la política

Las previsiones coinciden en el `circulo virtuoso´ que define el futuro económico para España
Juan José González

Si se pudiera hacer una foto del horizonte económico de España para el próximo año, que estos días presentan los analistas, seguramente sería clavada a la de un idílico paraíso terrenal. Se trata de visiones, nunca mejor dicho, sobre tendencias futuras que no tienen muy en cuenta los movimientos de corto plazo. Aquí, la volatilidad continúa reflejando en forma de turbulencias aspectos de la política nacional, así como otros episodios monetarios, energéticos, geopolíticos y demás, llamados a ser las claves de los mercados para 2015. La foto resultante de la mayoría de las opiniones resulta ser para España muy optimista, a más no poder, como asegura una de ellas, un `círculo virtuoso´. Hay que tener en cuenta que se trata, en términos generales, de visiones interesadas y algo sesgadas al tratarse de análisis muy orientados a la venta de productos financieros, créditos, etc, y que, por ello están dirigidos a crear un escenario positivo, un clima claro y despejado. Lo que no significa que estén exentos de riesgos.

La economía española seguirá viviendo en una tendencia alcista, propia de un período de expansión, con el PIB, como ya se ha anunciado, creciendo por encima de la media de la zona euro y mejor que algunos de los competidores tradicionales. Si esto es así, como lo parece, y se mantiene en los próximos doce meses, hay que suponer que los bancos pueden comenzar a identificar `demanda solvente´, digna de crédito. Y con el crédito en marcha, la gasolina de la economía, también habrá que esperar que se reanude la demanda de crédito hipotecario, una vez constatado que el precio de la vivienda ha tocado suelo -hay alguna duda al respecto- o que se espera que lo toque en breve. Se debe unir a todo esto que los hogares ya son más optimistas y descuentan recuperación económica.

En medio de ese mar de elementos positivos que identifican las previsiones de las casas de análisis, el mercado bursátil se entiende que marcha por delante, pues es el encargado habitual de adelantar la temperatura de los inversores. Se da por hecho que la Bolsa española comenzará en breve a respaldar todos los cambios de la coyuntura, esto es, crecimiento, empleo, menor déficit, algo más de crédito, etc. La prima de riesgo tampoco se espera que vaya a negar la realidad del escenario y lejos de convertirse de nuevo en problema, deje de ser obstáculo para convertirse en acelerador de la coyuntura.

En la coyuntura tan sólo se atisba -siempre según los analistas- factores políticos y algunos, pocos, económicos. El de moda no es otro más que el precio del petróleo, hasta el momento una bendición para las cuentas del Estado español -como para otros Estados- un precio como la energía de fuerte impacto en la contabilidad de un país que tiene que comprar fuera la práctica totalidad de los combustibles energéticos es el mejor regalo posible para 2015. Como indica una casa de análisis, el precio del petróleo en 60 dólares, ha facilitado que otros factores políticos que influirán el próximo año en la economía, pasen a un segundo término. Se refieren a Podemos, a Catalunya y a las elecciones locales, autonómicas y generales.

Tres elementos que, precisamente, no parecen ocupar la parte que en teoría les debe corresponder como variables que influirán notablemente en la economía el próximo año. Porque al lado de los resultados trimestrales que se vayan conociendo del sector empresarial y del sector bancario, como de la evolución del déficit y de las cuentas públicas, el empleo y los precios, por citar algunos, será preciso calibrar la intensidad de los debates políticos en un año cien por cien electoral. Calibrar los mensajes económicos, fiscales, las posiciones nacionalistas, sin olvidarse de la marcha de los numerosos asuntos jurídicos pendientes -corrupción, tramas y demás- deberían ser tenidos en cuenta para que el resultado final de las previsiones no sea equivocado, o al menos, no se desvíe mucho del resultado final.

Y como final, para curarse en salud, no hay recomendación que no advierta de los riesgos del corto plazo y que avise que lo mejor, en cualquier coyuntura, son siempre las apuestas o posiciones de largo plazo; y cuanto más largo mejor. Ya se sabe que el corto plazo no tiene por costumbre avisar y puede llevarse todo por delante.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...