edición: 2324 , Martes, 17 octubre 2017
01/10/2012
Analistas de fondos de inversión extranjeros calculan fuertes desviaciones presupuestarias
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas

Los anuncios de los PGE 2013 enmascaran la pobre ejecución del presupuesto de este año

Carlos Schwartz

La secuencia en la cual el Gobierno procedió a hacer sus anuncios la semana pasada pone de relieve el esfuerzo en montar una operación destinada en su esencia a reforzar una imagen en caída libre. El primer acto de la comedia fue el anuncio el jueves de unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013 en los que se pretende el cumplimiento de los objetivos pactados con Bruselas para el año próximo, el 4,5% del Producto Interior Bruto, sin informar sobre la ejecución del presupuesto de este año. El segundo acto fue el anuncio de las cifras de necesidades de capital de la banca valoradas por la consultora independiente Oliver Wyman, con las que el Gobierno ha hecho alarde -no se sabe muy bien de qué- porque es menor de los esperado. Lo cual tampoco es cierto porque está en línea con lo esperado y previsto desde junio. El ruido mediático montado por el Gobierno con los anuncios sucesivos ha actuado como telón de fondo a los actos de campaña electoral del Partido Popular este fin de semana.

Mientras, los analistas de varios fondos de inversión extranjeros que operan en lo mercados de deuda pública europea ponían bajo la lupa los anuncios oficiales. “Es sorprendente que se presente la propuesta de PGE para 2013 sin hacer un balance de la ejecución presupuestaria de lo que va de año”, señaló una de las fuentes consultadas. Esta señaló que su departamento de estudios considera que hay una “desviación considerable que puede imputar 10.000 millones de euros no considerados entre déficit de la seguridad social y de las prestaciones por desempleo”. El sábado en la rueda de prensa en el Congreso el ministro de hacienda, Cristóbal Montoro, dejó entrever una desviación del déficit, pero la centró en la consolidación de los aportes a las entidades financieras hechos por el FROB. El ministro apuntó que el déficit de 2011 se revisaría al alza por este motivo hasta el 9,44% del PIB frente a la revisión anterior que lo cifró en 8,96%.

Respecto del déficit de este año admitió que la desviación por la consolidación de ayudas a la banca lo llevaría al 7,4% en lugar del 6,3% pactado. Pero esto es “ciencia ficción” de acuerdo con las fuentes consultadas. Estas señalan que “sólo se está consolidando en esas cuentas una parte del total... se están dejando fuera unos 5.000 millones de euros que nadie sabe como los piensan vestir”. Las previsiones hechas por los departamentos de estudio de los fondos de inversión consultados sitúan el déficit para este año en torno al 8,5% o el 9%, de acuerdo con las cifras de ejecución que se han ido publicando y en línea con los datos publicados para el conjunto de las administraciones públicas en el primer semestre de este año. Esto hace que algunos datos que han quedado en la penumbra se definirán de forma adversa. Por ejemplo, es muy probable que no haya revisión de las pensiones de acuerdo con el IPC de noviembre y que la única subida sea el 1% anunciado para 2013.

Otro ángulo de fuerte discrepancia es que los presupuestos se basan en unas previsiones de crecimiento a las que se fía el futuro fiscal. Pero esas previsiones son de una contracción de sólo el 0,5% del PIB en 2013. El consenso general entre los analistas privados es que la caída del PIB el año que viene será de -1,5%. Por su parte el Fondo Monetario Internacional ha hecho una previsión para España del -1,2%. La relación entre cada punto del PIB y el déficit público está tabulada por los expertos y supone de media ocho décimas más de déficit. Estas discrepancias no son ociosas, porque la posibilidad de alcanzar los objetivos de los perdonavidas de Bruselas en 2013, un 4,5% para el conjunto de las administraciones, se verá lastrado de entrada por las desviaciones de 2012.

Acerca de las previsiones del Gobierno en este sentido, vale la pena recordar las que efectuó para la reducción de los gastos en prestaciones por desempleo. Estimó que en este año iban a reducirse en un 5,5%, muy por el contrario ese es el porcentaje en el que ese gasto se ha incrementado entre enero y julio de este año. Por añadidura en estas cuentas hasta ahora no se han considerado las ejecuciones presupuestarias de las comunidades autónomas. En los primeros seis meses estas ya han consumido el 60% de lo que les estaba asignado en materia de déficit, y es de prever que no logren ajustarse ni por asomo al horizonte del 1,5% del PIB que se les ha adjudicado.

Las diferencias sobre la contracción de la economía en 2013 son una cuestión central. Las posibilidades de recaudación fiscal están determinadas en buena medida por el curso de la recesión. En las últimas semanas las previsiones para el conjunto de la economía mundial se han agravado, lo que no contribuye a ningún optimismo local. Es en este contexto que los socios europeos y los organismos multilaterales se han precipitado a lanzar sus salvas de apoyo al Gobierno. Mientra la Directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) alababa el proceso de saneamiento bancario al filo de los anuncios el viernes sobre las necesidades de capitalización de los bancos los dirigentes de la Unión Europea (UE) arropaban a las autoridades españolas por su presentación de unos PGE “en línea con lo pactado”. Hoy está previsto que llegue a Madrid Olli Rehn, el Comisario Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, para reunirse con el presidente de Gobierno. Es parte de la operación mediática en la que la UE ha dado un apoyo decidido a Mariano Rajoy ante el temor a que se abra en España una crisis política que trastorne los planes de Bruselas para nuestro país.

Lo que está por verse es si esta amplia operación de apoyo en la que se han embarcado los organismos multilaterales y los socios europeos será un contrapeso suficiente para la maduración adversa de los acontecimientos políticos en nuestro país. Mucho está en juego desde luego, pero no parece que las operaciones de imagen puedan subsanar las improvisaciones. Entramos en la recta final de este 2012 en un escenario de incertidumbres que no parece que vayan a menguar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...