edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
12/05/2014

Los apaños estadísticos del Gobierno programados con anticipación encubren el estancamiento económico

Los analistas extranjeros desconfían del deflactor del PIB, los ejercicios contables y la balanza comercial
Carlos Schwartz

Algunos analistas extranjeros de fondos de inversión y consultorías que tienen entre sus responsabilidades el seguimiento de la economía española consideran a falta de datos más precisos que el crecimiento del producto interior bruto (PIB) adelantado por el Banco de España en abril del 0,4% para el primer trimestre de este año respecto de igual periodo en 2013 puede estar indicando que el crecimiento real de la economía ha sido del 0%. El motivo, señalan, es que el deflactor para el PIB utilizado es del 0,4%. El hecho que se esté registrando una retracción de los precios en España, por no decir que hay deflación, lleva a la utilización de un deflactor para corregir el efecto precios en el cálculo del PIB de forma de hacerlo homogéneo y comparable. Pero, señalan las fuentes “el uso de un deflactor en economías que muestran una tendencia regresiva en los precios crea situaciones artificiales”.

En realidad ocurre que si la economía se contrae un 1%, y el deflactor es del 4% este se debe sumar con el resultado que arroja un crecimiento del 3%. El deflactor finalmente puede estar llamado a una corrección, algo que ocurre con más frecuencia de la que se cree. “El hecho que la previsión del PIB del primer trimestre sea un crecimiento del 0,4% y la cifra sea idéntica al deflactor anunciado resulta cuando menos sospechoso, todo parece indicar que no se ha registrado crecimiento alguno”, afirma una de las fuentes consultadas.

Esta señala además que “si hay una revisión en el futuro y se llega a la conclusión de que el deflactor era muy alto y se lo reduce al 0,1% entonces se revisaría el incremento del PIB y este quedaría en el 0,1%.

Para entonces el efecto mediático del anuncio de abril ya habría tenido su efecto en la campaña electoral de las elecciones europeas que están convocadas para el 25 de mayo”. Existen sobrados antecedentes en la corrección del deflactor en España. Para dar un ejemplo, en 2011 el deflactor estimado fue del 0,96%, es decir casi 1%, y luego fue reducido al 0,02%. Con su efecto de corrección sobre las cifras anunciadas oportunamente. Otro de los aspectos que crean suspicacia a los observadores extranjeros es el déficit medido según el protocolo de la Comisión Europea de déficit excesivo (PDE). España anunció que su déficit medido por el PDE en 2013 fue del 6,6% (comparado con el objetivo del 6,5% aprobado por la CE). Pero para cumplir con este porcentaje el Gobierno tiró del Fondo de Reserva de la Seguridad Social el equivalente a un 2% del PIB, y otro 1% del PIB del Fondo de Proveedores. Es decir que un 3% del déficit fue enjuagado con el agua bendita de los ahorros destinados a las pensiones y con el dinero apartado para poner al día las cuentas con los proveedores de la Administración.

Mientras que tirar de esos fondos le permite esquivar el PDE, para poder cuadrar sus cifras el Gobierno decidió cerrar el ejercicio contable el 25 de noviembre. De esta forma dejó fuera del año 2013 el gasto desde esa fecha hasta el 31 de diciembre. De paso al traspasar el gasto y la inversión pública de 2013 al primer trimestre de 2014 le ha dado un empujón a las cifras del PIB, lo que hace aun más sospechosas las cuentas nacionales para el primer trimestre de este año. El IGAE, Hacienda, dijo en marzo que el consumo público había caído en el último trimestre de 2013 un 19,1% muy superior incluso a la caída de 2012 cuando se eliminó la paga extra de los funcionarios. Para atenuar este efecto, el INE aplicó un deflactor difícil de explicar del 5,3% a este agregado. La corrección llevó la caída al 14,6% con contribución del -3% al PIB trimestral anualizado. Pero para impedir que el PIB cayera por esta contribución tan negativa el INE ha debido hacer malabares con otros agregados. Las fuentes consultadas indican que son sospechosas de haber sido forzadas las cifras de consumo privado, inversión y las exportaciones.

“Un ejemplo son las exportaciones de bienes. Según el ministerio de Economía, a comienzos de marzo llevaban dos trimestres cayendo a ritmos considerables mientras que en los datos de la contabilidad nacional crecen. De tal suerte que para el INE suben en 2013 el 7,2% mientras que para Economía el aumento fue del 5,4%. Respecto de las importaciones de bienes según el INE crecen sólo el 1,5% en el año mientras que para Economía ese incremento es del 3,1% lo cual hace que haya una discrepancia significativa. De acuerdo con estas cifras la estimación del INE es que el comercio exterior de bienes ha aportado al crecimiento del PIB un 0,8% más que lo valorado por Economía.

Los datos del comportamiento del sector exterior comienzan a poner en duda la teoría de una mejoría económica sobre la base de los excedentes de la balanza comercial que se trasvasan al resto de la economía ejerciendo el efecto de una recuperación sostenida. En realidad, lo único que hay contrastado es que la exportación de servicios -es decir la entrada de turistas- ha aumentado de forma sostenida y significativa por los serios conflictos políticos en destinos turísticos que compiten con España. En cuanto a las exportaciones de bienes, los datos indican que su incremento en 2013 fue del 7%. Pero este aumento se centra sólo en el segundo trimestre del año. A partir de las medidas restrictivas de la Reserva Federal que provocó una reducción de los flujos hacia los mercado emergentes. De entonces ahora las cosas han variado. De cuerdo con los datos del banco de España las exportaciones de bienes y servicios en marzo estaban al nivel de septiembre de 2013. La caída de las exportaciones a los mercados emergentes no ha podido ser compensada por el aumento de las exportaciones a los países de la CE. Es decir que los datos de un semestre entre 2013 y 2014 muestran cifras estancadas.

Para peor las estadísticas de órdenes de bienes industriales llevada por el INE muestran un escenario de debilidad. En febrero las órdenes del exterior comparadas con igual mes el año pasado habían caído el 1%, mientras que las órdenes del interior habían caído un 2,2%. El conjunto de órdenes de la zona del euro en la Unión Europea había aumentado el 1,6% mientras que el resto del mundo había caído un 4,8%. La serie histórica del INE para las órdenes industriales demuestran que en solo dos oportunidades en 2012 y 2013 se registró un incremento por encima del nivel del año anterior. Fue en los meses de diciembre de 2013 y agosto de 2012. Estas son las buenas noticias que tenemos. No en vano el empleo no crece realmente.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...