edición: 2311 , Martes, 26 septiembre 2017
22/05/2015
LA OREJA DE LARRAZ

Los autónomos dependientes podrán contratar un trabajador por cuenta ajena por su cuenta y riesgo

Javier Ardalán
Los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE) podrán contratar un trabajador por cuenta ajena para facilitar el ejercicio de los derechos de conciliación de la vida personal, familiar y laboral en determinados supuestos, una vez que entre en vigor el Anteproyecto por el que se modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo y se adoptan medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social, que acaba de llegar al Congreso de los Diputados.
Los TRADE son los trabajadores autónomos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75% de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales.

Por ello, el Consejo Económico y Social (CES) se manifiesta contrario a esa posibilidad, al tiempo que indica que comparte la preocupación por la problemática que se plantea en estos casos para el ejercicio de los derechos de conciliación reconocidos en la Ley Orgánica 3/2007, para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres.

De hecho, el CES recuerda en su informe sobre el texto del anteproyecto que la conciliación, ya recogida en el Estatuto del Trabajo Autónomo (LETA) es un derecho básico que ha sido asociado por el Tribunal Constitucional con la materialización del derecho constitucional a la igualdad.

De esta forma, el TRADE pasaría a ocupar una posición que cabría calificar como de intermediario en la prestación al cliente, sin que se aclare cómo se articularía en su caso el régimen de garantías y responsabilidades por el trabajo del contratado por el TRADE para la empresa cliente ante terceros.
También pasa a ser, a efectos del contratado, un empleador, pero no se aclara qué obligaciones y responsabilidades tiene el TRADE como tal empleador de cara al contratado ni, el contratado por el TRADE.

Se asimila al trabajador por cuenta ajena contratado por el TRADE a efectos de conciliación a un trabajador interino. Dado que esa asimilación es genérica, esto abre problemas sobre la garantía efectiva para el contratado por el TRADE de derechos como la protección de la salud y la seguridad en el trabajo.

Asimismo, para determinados supuestos se establece un máximo del 75% de la jornada a tiempo completo como tiempo de trabajo para la prestación laboral al cliente por parte del contratado por el TRADE. En opinión del CES, la incorporación de este límite concreto crea confusión, pues no se entiende que tenga relación con el umbral mínimo (75 por 100 de los ingresos) para la determinación de dependencia económica con el cliente que se incorpora en la propia definición del TRADE.

Sobre este aspecto, considera el CES no se entiende el alcance de la limitación de la jornada del contratado por el TRADE, que puede generar problemas en lo relativo a su propia carga e intensidad de trabajo. Cabe, además, que el contratado no cubra completamente la prestación para el cliente que venía realizando el TRADE, lo cual podría generar interrogantes sobre a quién corresponde organizar el trabajo en esta circunstancia, sobre si el TRADE debería mantener algún tipo de participación directa en la prestación al cliente o si se entendería que esta prestación consistiría en la supervisión de su contratado en la prestación laboral al cliente.

Y critica, además, que en relación a las condiciones y límites temporales para la contratación por el TRADE previstos en el Anteproyecto según distintos supuestos de conciliación, la redacción resulta confusa e imprecisa. Por ejemplo, en los supuestos de cuidado de menores o dependientes se establece que “solamente se permitirá la contratación de un trabajador por cuenta ajena por cada menor de siete años o familiar en situación de dependencia o discapacidad igual o superior al 33%”, lo cual parece entrar en colisión con el propio Anteproyecto cuando recoge explícitamente la posibilidad para el TRADE de contratar un único asalariado.

A 31 de diciembre de 2014 había 3,2 millones de afiliaciones en los diferentes regímenes por cuenta propia de la Seguridad Social, siendo el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) el más numeroso (3,1 millones); esto supone aproximadamente un 19% del total de la afiliación. Se estima que en España hay cerca de 260.000 autónomos que dependen de una sola empresa, pero solo hay unos 15.000 registrados.

De ese total, prácticamente dos millones de personas eran autónomos propiamente dichos y el resto estaban afiliados por cuenta propia en su condición de socio o miembro de un órgano de administración de una sociedad, familiar colaborador o socio de una empresa familiar y algunas otras circunstancias más minoritarias.

A ello cabe añadir factores diferenciales como la concurrencia, o no, en el autónomo (propiamente dicho), de la condición de empleador, por tener un cierto número, generalmente reducido, de asalariados: a 31 de diciembre de 2014 los autónomos con algún asalariado eran cerca de 400.000.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...