edición: 2362 , Martes, 12 diciembre 2017
23/10/2014
Domingo, 26 sin sorpresas

Los bancos españoles no tienen agujeros pero deben mejorar el ROE

El aprobado general es el punto de partida para cambiar el modelo de negocio
Juan José González

El sector bancario parece estos días más ocupado en presentar los resultados trimestrales, que preocupado por lo que suceda este domingo 26, cuando la autoridad bancaria europea (EBA) haga públicos los resultados de las pruebas de estrés. Entre otras cosas porque se van conociendo a través de filtraciones, sensaciones generales y también el detalle de algunas entidades, no españolas, que van a necesitar inyectar capital y otras cosas, si bien a ninguna de ellas pillará por sorpresa. Se espera que entre las recomendaciones que haga el organismo a los examinados, figure el desarrollo de una advertencia de la que alertó en el informe del pasado mes de junio, y que hacía mención a que algo tendrían que cambiar las entidades bancarias para mejorar su frágil salud, puesto que el 40% de los activos totales del sector sobre los recursos propios (ROE) no llegaba al 4%. Algunos deberán hacer cambios en el modelo de negocio y otros mejor en alianzas u operaciones corporativas.

Son numerosos los puntos que van a convertir los resultados de las pruebas de estrés de octubre, en un escenario de partida, origen de futuros cambios en el sector. Primero porque el marco regulatorio en el que se desarrollará la actividad bancaria a partir del próximo ejercicio, tendrá una repercusión en las entidades que provocará cambios en la forma de presentarse en los mercados. En segundo lugar, porque no se esperan crecimientos del negocio porque tampoco se espera una explosión de demanda procedente de unas economías también explosivas. A lo que habrá que añadir que el entorno de tipos bajos y por un tiempo prolongado, no invita precisamente a la alegría, es decir, a tomar más y/o mayores riesgos. Así que, entre el nuevo marco regulatorio y la frialdad del mercado, es probable que más de una y de dos entidades se incline a medio plazo por cambiar su modelo de negocio.

Es una apuesta obligada y muy arriesgada la que seguramente van a acometer las entidades financieras que no puedan llegar, siquiera, a lograr ese 4% de ROE que parece fijar la EBA a modo de listón de rentabilidad. Se da por hecho que los responsables bancarios ya hayan realizado sus cálculos suficientes como para comprender que el mercado estará muy difícil, más todavía, en al menos los tres próximos ejercicios. La contracción de la economía prevista para la eurozona, no es precisamente una buena noticia para el negocio bancario. Para 2015 se estima en el 1,5% y para el siguiente puede estar estancado sino se toman medidas en los próximos meses y con la particularidad de que en el caso de España el mercado inmobiliario, las previsiones indican descensos en los precios de la vivienda.

Como noticia positiva para el sector, se espera una mayor normalización de los mercados financieros internacionales, lo que ayudará a las entidades más necesitadas a obtener con mayor facilidad y menor coste los recursos ajenos. Algunas de las recientes emisiones de bonos en los mercados de capitales han mostrado el interés y la confianza del dinero exterior hacia todo tipo de entidades y, en particular, para algunas españolas que desde hace tiempo vivían en situación de asfixia permanente. Por tanto, el entorno de los mercados, sin llegar al punto de gravedad de los dos últimos ejercicios, no estará en 2015 exento de dificultades y obligará a buena parte de las 128 entidades examinadas por la EBA a replantear su modelo de negocio.

En principio, y haciendo caso de la filtración de las autoridades, que apunta a que tan sólo once entidades bancarias `suspenden´ las pruebas, es una buena noticia, y más aún si entre ellas no se encuentra ninguna española. Once bancos que la autoridad bancaria señala que son serán capaces de mantener el mínimo capital del 5,5% exigido, lo cual es un riesgo excesivo para los clientes particulares y empresas. Tres griegos, tres italianos, dos austríacos, uno chipriota, uno portugués y, finalmente, uno belga.

En espera de ser confirmados por la información del próximo domingo, las entidades españolas aprueban el examen. Y seguramente deberá ser una buena nota, habida cuenta del trabajo realizado por todo el sector en recapitalizar las que estaban en crisis, con importantes inyecciones de dinero público, y hacer acopio de recursos las que no llegaban a cumplir con las exigencias de la autoridad bancaria.

Pero tan buena noticia es que los más grandes pasen el corte, como que entidades menores, la banca mediana, se hayan situado al frente de las calificaciones, caso de banco Popular, Banca March, Kutxabank, Ibercaja, Bankinter, Cajamar y Liberbank. En términos generales se puede concluir con que la EBA, además de buenas noticias para los bancos españoles, ha repartido justicia, algo que queda patente con el reconocimiento de Bankia, entidad que, lejos de ser un "barco a la deriva" (en opinión de un competidor) parece estar llamado a ser el modelo de regeneración en su variante financiera. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...