edición: 2308 , Jueves, 21 septiembre 2017
16/09/2015
banca 

Los bancos europeos intentan afirmarse en el mercado alemán pero puede que el esfuerzo sea tardío

En menos de cinco años el escenario emergente que pintaba el Santander con Sáenz se ha dado la vuelta
Carlos Schwartz
En septiembre de 2010, el entonces primer ejecutivo de Banco Santander, Alfredo Sáenz, pintaba un cuadro que hoy ha cambiado de forma radical. Bajo el título de “La estrategia del Santander en un mundo dual” se afirmaba que los países emergentes habían comenzado a comportarse como tales con un crecimiento diferenciado mientras que los mercados maduros también habían comenzado a “comportarse como tales... dejando de crecer”. No se sabe muy bien que pudo haber argumentando ante sí mismo el excelso 'think tank' de la primer entidad española y uno de los grandes a escala internacional cuando el baluarte de su expansión, el buque insignia de Brasil, se encontró en el lodazal de una economía que convertía su estancamiento en un retroceso y entraba este año en franca recesión.
Hace cinco años Sáenz afirmaba que antes de la crisis los mercados maduros se habían comportado como verdaderos mercados emergentes por sus tasas de crecimiento, pero que eso había tocado a su fin y apostaba por las economías emergentes como el escenario para el crecimiento del banco. Tras el golpe que ha supuesto para la expansión internacional de la gran banca la crisis de los mercados emergentes con pocas excepciones, las miradas se han vuelto hacia los mercados maduros una vez más, y Alemania ha concitado el interés de BNP Paribas, Societe Generale, HSBC y Santander, no tanto por su escuálida tasa de crecimiento -que sigue en el horizonte del 2%- sino fundamentalmente por las dificultades por las que atraviesan los bancos germanos.

El gigantesco Deutsche Bank ha resultado castigado por los reguladores, como en el caso de la investigación sobre la fijación del Libor, que ha costado a la entidad una multa de 1.700 millones de libras. Tras el incidente los dos primeros ejecutivos del banco, Juergen Fitschen y Anshu Jain, anunciaron su dimisión tras simultanear el cargo desde 2012. El banco ha quedado al cuidado de un ejecutivo británico, John Cryan, veterano de UBS que tendrá que redefinir la estrategia de la entidad.

Entre otras posibilidades baraja una vuelta a casa en materia de oportunidades reduciendo volumen de lo que hoy en día es el primer banco de negocios europeo. Pero mientras se cambia el rumbo, o cuando menos se lo define con claridad, se hacen visibles los huecos en el mercado. El segundo banco alemán, Commerzbank, se ha visto empujado a reforzar su capital Tier 1 esta primavera y se ha debido concentrar en mejorar su gestión. Pero ambos adolecen de un problema común.

El tejido empresarial alemán está recurriendo a otros canales de financiación distintos de los bancos tradicionales. Y entre esos canales se destacan los bancos extranjeros... lo cual quiere decir que el balance de los bancos no alemanes crece en el país mientras el balance de los grandes bancos tradicionales se estanca. Commerzbank ha reconocido esta situación abiertamente en lo que es una confesión de que la competencia está erosionando su mercado tradicional. Pero así y todo esta es una situación que parece coyuntural. Por varios motivos. El más importante es que los bajos tipos de interés en Europa afectan a los márgenes de intermediación de la banca en todo el viejo continente y no solo en los países de origen de los bancos extranjeros que operan en Alemania como puede ser el caso de España. El segundo problema que es una interrogante de fondo es la forma en la cual la crisis de los emergentes va a afectar al comercio exterior de Alemania. Si las exportaciones caen las empresas van a reflejar la menor actividad en una reducción de la demanda de crédito.

Por añadidura, el mercado alemán no es simple. Existe una estructura financiera surgida en la posguerra destinada a prestar dinero al tejido industrial a bajo coste con pequeños márgenes de intermediación formada por las cajas de ahorros y los bancos de los estados federales, los landesbanken, y bancos cooperativos, que representa globalmente la mitad del mercado de crédito del país. Aunque esta red de cajas y bancos se ha visto en apuros tras la crisis financiera internacional su existencia no se ha visto amenazada ni hay previsiones de que en el corto plazo vaya a ser sustituida. Esto hace que el conjunto de las expectativas de los grandes bancos europeos respecto de la alegría alemana puedan no ser coronadas por el éxito tal como los interesados parecen esperar.

Los estados federales junto a las exigencias del regulador intentan poner orden en los landesbank mientras las cajas de ahorros buscan fórmulas para incrementar sus ingresos con el objetivo de mejorar su rentabilidad. Son manifestaciones de debilidad que la competencia puede aprovechar. Pero ello no supone que en el escenario de bajos tipos de interés en Europa, que el Banco Central Europeo (BCE) no quiere ni está en condiciones de modificar en la actualidad, en el contexto del actual mercado financiero de Alemania, vaya a existir la posibilidad de grandes márgenes financieros para los recién llegados.

La experiencia de mayor penetración en el mercado alemán por parte de la banca europea puede acabar en un crecimiento vegetativo que no contribuya de forma significativa a mejorar los ingresos de los grandes grupos bancarios. Desde luego no va a suplir la pérdida de ingresos por la menor actividad económica y las devaluaciones de las monedas locales de las economías emergentes que ayudaron a la cuenta de resultados de esas entidades entre 2008 y 2014. Fueron seis buenos años que tocaron a su fin. Algo que desde luego era previsible.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...