edición: 3056 , Martes, 29 septiembre 2020
18/04/2016
banca 
Primer trimestre 2016

Los beneficios bancarios se adaptarán al ralentí de la economía

Los resultados de la banca norteamericana auguran una caída de los europeos
Juan José González
Tipos mínimos y previsiones de escaso crecimiento económico se vienen aliando en los últimos meses para limitar las expectativas de beneficios empresariales, que ahora se dan por limitados. Como limitados o cortos se esperan las revalorizaciones de las cotizaciones de las empresas del Ibex 35. Las previsiones catastrofistas parecen dominar la escena general (mundial) al término del primer trimestre del año, todo lo cual parece que tendrá un claro reflejo en el sector bancario, en los primeros resultados que ofrecerá correspondientes a 2016. Los resultados de la banca norteamericana son, en este sentido, una indicación, adelanto o advertencia de lo que viene. Y viene que el beneficio de Citigroup cae un 27%, que JPMorgan recorta el suyo un 6,7%, que Banc of America reduce su beneficio un 13% y, Wells Fargo ganó 400 millones de dólares menos respecto al mismo trimestre del año anterior.
Verde y con asas, que reza el dicho, pero en breve comenzará el baile de presentación de los resultados de Santander, BBVA, Caixabank, Sabadell, Bankia, Popular y Bankinter, el 89% del sector financiero español y de los que se espera un "sensible menor" avance en los beneficios respecto a los registrados en el trimestre de un año antes. En el caso de los bancos estadounidenses, los efectos de los créditos ligados a la actividad de sus clientes energéticos, han sido la principal causa del desbarajuste en las cuentas de Wells Fargo. El precio del petróleo ha sido decisivo para anotar fuertes pérdidas trimestrales que, seguramente, seguirán en la misma línea en la primera parte del segundo trimestre.

Si el precio del petróleo ha tirado el beneficio de Wells, el retroceso en las ganancias de la banca de inversión (22%) se convertía en el principal lastre para Bank of America, con una caída del 13% del beneficio. Los dos factores -petróleo y banca de inversión- se unieron para echar abajo el resultado de JPMorgan, que creció un 6,7% menos. Para la banca norteamericana en general, el aumento de las provisiones ante el temor a los créditos fallidos de la industria petrolera, y sus correspondientes pérdidas, han sido el factor que más ha colaborado a reducir los beneficios bancarios.

La banca norteamericana ha dedicado en este primer trimestre un apartado especial a calificar la política de su banco central, la Reserva Federal, sobre la que recae, según el sector, una parte de culpabilidad en tanto no termina de despejar la incertidumbre relacionada con la normalización de su política monetaria. En este primer trimestre se habría producido una caída de los beneficios debido, en buena medida, a la caída del margen obtenido en la negociación en el mercado de bonos. El otro motivo que se llevaría la otra parte de la culpa sería el crédito dispuesto al sector del petróleo.

Las incertidumbres parecen ir por barrios. En EE UU la incertidumbre creada por la FED en la gestión de la política monetaria es un virus que sigue afectando al Banco Central Europeo, inmerso actualmente n una fase de limpieza de deuda de la que se desconocen efectos y resultados futuros. Pero, en todo caso, un mercado que ofrezca rentabilidades negativas no parece ser el mejor aliciente para esperar en el futuro retornos que ayuden a mantener los beneficios empresariales y bancarios, por lo que se espera que el crecimiento de estos últimos se adapten al ritmo de crecimiento de la economía global.

La primera prueba de fuego para confirmar esa situación será la presentación de los resultados del primer trimestre de 2016. En el caso español, la sensación de incertidumbre parece seguir frenando la demanda de crédito y la puesta en marcha de nuevas inversiones (expansión) en las grandes empresas. Coincide esta situación con el impasse político (más leña a la incertidumbre) como también la decisión del sector bancario de iniciar una nueva fase de ajuste de capacidad, con fuertes recortes de empleo y oficinas.

Una nueva etapa que bien se puede justificar en la necesidad, según el sector, forzada del cambio tecnológico (digital) como remedio a la caída de márgenes en el negocio bancario, como también en el freno a la expansión económica en 2016 y 2017 confirmada el pasado sábado por el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, tras la reunión del FMI. Por todo, no debería extrañar que los resultados bancarios del trimestre, al ralentí, vengan ya al mismo ritmo, o ralentí, que marca el económico. En cualquier caso, habrá que acostumbrarse a resultados inferiores en el sector bancario, a pesar de que los riesgos puedan ser menores en el futuro, aunque difícilmente será así.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...