edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
08/10/2012
Entre rumores de rescates

Los "bonos patriotas" se quedan sin mercado

Dudas sobre la recuperación al vencimiento: pueden seguir el mismo camino que las preferentes
Particulares ven peligrar el dinero en bonos de las CC AA que piden el rescate a un Estado que espera "su" rescate
Juan José González

Seguramente estos días anden preocupados los inversores particulares de los bonos patrióticos, la deuda que los consejeros de Economía, con el beneplácito de sus presidentes, acordaron colocar entre el público, habida cuenta de la escasa acogida de las instituciones financieras. La inquietud viene por el lado de las garantías, al parecer cuestionadas tras el verano, pues se dice que los inversores de instituciones financieras rescatadas por el Estado no podrán recuperar el total de su inversión. El malestar de los particulares tiene que ver con la interpretación por extensión que se esta haciendo en el caso de los titulares de preferentes y deuda subordinada de las entidades rescatadas, porque, de la misma forma que la Unión Europea presiona para que los inversores de estos activos tengan que asumir la pérdida hasta el valor de mercado, los bonos patrióticos (aunque tengan algunas diferencias) deberían tener la misma consideración desde el momento en que una CC AA solicita ser rescatada ante la imposiblidad de hacer frente a los pagos: pensiones y nóminas.

Lo que para algunos ciudadanos significa una mala inversión, para otros se convierte en desasosiego al comprobar que el destino final de una apuesta, mitad especulativa mitad patriótica, les puede salir cara. Si bien no esta claro que esa interpretación extensiva de la regla de la UE vaya a tener un efecto práctico, sí es cierto que desde el mes de julio pasado las asociaciones de defensa de los inversores y consumidores, así como numerosas oficinas de entidades colocadoras de los bonos, no han dejado de atender a las numerosas demandas de información de los inversores. 

El riesgo existe a pesar de que se trata de un activo que los técnicos insisten en que no son comparables. En efecto, los bonos patrióticos tienen la denominación de deuda senior porque cuentan con prelación a la hora de cobrar en caso de quiebra y no como las preferentes, de ahí que estas devenguen intereses más elevados. La deuda senior (los patrióticos) deben ser devueltos a vencimiento, en tanto que las preferentes son deuda perpetua, lo que significa que su devengo final queda a discrección del emisor. Por otra parte, estos bonos autonómicos se emiten al descuento, es decir, que los inversores recibieron la rentabilidad en el momento de la suscripción; pero queda recuperar el principal, que es donde residen las dudas de los inversores. Recordar aqui que se trata de unos bonos que no están adheridos a ningún Fondo de Garantía de Depósitos ni de Inversiones, de ahí que cuenten, entre otros, con un elevado riesgo.

Así que no extraña que muchos inversores particulares, por prevención, temor, desconfianza, etc. no hayan dudado en tomar la decisión de recuperarlos antes del vencimiento, admitiendo incluso, una pérdida parcial. La sorpresa ha sido -y lo esta siendo cada día que pasa- mayúscula al comprobar que en el mercado secundario, único lugar donde se puede hacer efectivos estos bonos, no haya liquidez -nadie los quiere- y que rara vez cuando alguien esta dispuesto a hacerse cargo de los mismos, el descuento es considerable: ya se conocen ventas con pérdida (descuento) del 7%, del 15%, y el pasado viernes una operación de mercado se hizo con descuento del 18%. Un mercado de renta fija en el que a diario se negocian miles de millones pero en el que los "patrióticos" registraron el pasado viernes 5 de octubre operaciones por 10.000 euros (sí, diez mil).

Asociaciones, entidades financieras y oficinas de reclamaciones de las CC AA emisoras de "patrióticos" hacen frente a la avalancha de particulares como pueden, aunque se sospecha la utilización de un argumentario homogéneo. El primero de ellos es una apelación directa a la "garantía del Estado" al entender que las Comunidades autónomas cuentan con la garantía del Estado central, subsidiario en este asunto de los "patrióticos", a diferencia de las preferentes y demás bonos de entidades financieras, cuya garantía ya no sería el Estado al ser deuda privada. Sin embargo, el escenario hace dudar a los inversores, que no se fían mucho de qué Estado ni de qué garantía pueden cubrir los bonos autonómicos. Dudas que no vienen de otro sitio más que de la actualidad diaria, con Gobiernos locales solicitando el rescate a un Estado que a su vez -se sospecha- estará en breve en la misma situación. 

Situación compleja, sin duda, en la que se empieza a manejar la hipótesis de un Estado obligado a rescatar a las Autonomías para atender los vencimientos de varios cientos de miles de inversores, "pillados" en emisiones "patriotas" de Catalunya, Valencia, Andalucía y Murcia -entre las más voluminosas-. Muy compleja si prospera, por analogía, la idea de que ni los vencimientos de los "patrióticos" podrán ser rescatados por un Estado también rescatado, como que las emisiones de preferentes de la banca nacionalizada ya no contarán con la garantía del Estado rescatado.

Un galimatías, en todo caso, que puede empezar a entenderse cuando el próximo 21 de noviembre (cuatro días antes de las elecciones catalanas) venzan 2.450 millones de euros de una emisión a un año de la Generalitat de Catalunya, y los cerca de 150.000 particulares que los compraron reciban (o no) la comunicación del Fondo de Liquidez Autonómico, mecanismo de "rescate" para hacer frente al pago de estos títulos "patriotas", de donde se espera que salgan los pagos a unos particulares que, hasta entonces, deberán cruzar los dedos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...