edición: 2614 , Miércoles, 12 diciembre 2018
19/01/2010
Se juegan el ejercicio en las refinanciaciones y en la mora de particulares

Los cinco medianos obligados a profundizar en el ajuste

El grupo espera una caída de los resultados netos del 9,3% en 2010
Los activos inmobiliarios no abandonarán las cuentas hasta 2013
Juan José González

El grupo de bancos medianos ya tiene vez en el calendario. A Banesto -la pasada semana- le siguen ahora Bankinter el viernes 22; Popular, el martes 26; Sabadell, el jueves 28, y Pastor, en la primera quincena de febrero. Los cinco magníficos del sector bancario español se someten al juicio público de sus resultados y donde de nuevo el centro de atención no va a estar únicamente sobre lo registrado, sino más bien en las previsiones y perspectivas que señalen en sus informes para el presente ejercicio de 2010. Un ejercicio complicado que despierta recelos entre este grupo de bancos, obligado a seguir cargando en sus cuentas con el problema de los activos inmobiliarios, un compañero de viaje que no se separará a lo largo de todo el año. Será el punto débil en la gestión financiera al que deberán dedicar no sólo horas, sino bastante imaginación para resolverlo.

El golpe del ladrillo en los cinco bancos citados, lejos de adelgazar en 2009 y 2010, seguirá deteriorándose incluso en 2011, porque los impagos no finalizarán a finales del presente ejercicio, sino que seguirán presentes hasta mediados del próximo ejercicio 2012 y serán mínimos en 2013. Según estimaciones de varias casas de análisis, Banesto puede haber adquirido activos inmobiliarios por unos 1.273 millones de euros; Popular, alrededor de 1.740, y Sabadell, 1.680, Pastor cerca de 1.000 y Bankinter, menos tocado por el inmobiliario, unos 170 millones de euros. El verdadero problema para estas entidades radica en la provisión obligatoria de provisionar el 20% del valor de tasación, norma que al ser aplicada sobre las cuentas bancarias dejará al Pastor casi al borde de… mayores problemas. Para el resto de las entidades el impacto será menor. En los últimos meses preocupaba la tasa de morosidad del Popular, y sigue el mismo sentimiento, pero ahora la situación más comprometida la tenía el Pastor.

Los resultados de Banesto, presentados el jueves 14, han sido para el grupo de los medianos lo mismo que los de JP Morgan para la gran banca, una de cal y otra de arena, obligado aquel a sacrificar visibilidad del resultado a favor de unas mayores provisiones. Esta parece ser la tónica general para el grupo de medianos a lo largo del ejercicio de 2010, si bien será necesario seguir con atención algún cambio de criterio contable en los próximos meses, cambio –que no trampa, aunque se le parezca mucho y pudiera ser tomada como tal en el sector- que el Banco de España tiene toda la potestad para anular y que puede ser solicitado por alguna de estas cinco entidades. Pero Banesto irradia optimismo, a juzgar por las opiniones de su consejero delegado, José García Cantera, a quien no le preocupa tanto 2010 como 2009, “no tiene por qué ser peor”, señalan en el banco.

La presión sobre los márgenes será la moneda común para los cinco bancos del grupo junto al deterioro del margen de intereses como consecuencia del previsible repunte del precio del dinero a lo largo de los próximos meses. Y la forma de luchar en este frente no es otra que mediante la subida de comisiones, medida que ya esta notando desde el primer día del año en curso.

Pero de cara a los resultados, las cinco entidades pueden comenzar a marcar diferencias en el presente ejercicio. Si el resultado agregado del grupo ha caído en 2009 un 32% (24% si se excluye el Banco Pastor), las previsiones para el presente ejercicio no son peores pero tampoco son muy halagüeñas. Varias casas de análisis insisten en que será posible que mejoren sustancialmente, lo que no evitará que su resultado neto agregado caiga un 9,3%.

Con todo, sobre el grupo de los medianos se cierne un nuevo problema y una nueva incertidumbre para los próximos meses: el problema son los dichosos vencimientos de deuda, que está obligando a los cinco, a unos mucho más que a otros, a tejer una fina red arquitectónica para refinanciar las importantes sumas pendientes. En esta situación, Popular, Bankinter y Sabadell parecen ser las que mayor deuda pendiente deben cubrir en el presente ejercicio; casi 7.800 millones el Popular, 4.500 Bankinter y cerca de 4.000 Sabadell. El nuevo coste de refinanciar estas deudas se verá sobre las cuentas de 2012.

Y la nueva incertidumbre vendrá de la mano de la morosidad, pero en este caso, en el ejercicio 2010, ya no será tanto la procedente de las empresas y de los promotores inmobiliarios, sino del crédito personal como consecuencia de la larga duración del desempleo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...