edición: 2391 , Miércoles, 24 enero 2018
21/02/2014
Tras los emails filtrados ayer

Los ciudadanos critican la falta de medidas contundentes contra la banca por las preferentes

Aseguran que no bastan las pequeñas victorias judiciales de los afectados: es preciso `atacar a la cúpula´ para cambiar la forma de operar del sector
ICNr

La `estafa´ de las preferentes -no importa que los jueces aún no hayan usado esa palabra para calificarla- volvió a convertirse ayer en foco de críticas por parte de la opinión pública. Para los ciudadanos, es vox pópuli que las entidades presionaron a sus empleados para colocar este producto a toda costa, incluso aunque para ello fuera necesario mentir a sus clientes. Y a pesar de que demostrar esa realidad ante los tribunales sigue siendo una asignatura pendiente, el goteo de pruebas acerca de la mala praxis de la banca no deja lugar a dudas entre los ciudadanos. Ayer se hicieron públicos ciertos emails internos en el seno de Caja España, en los que se advertía a sus empleados de que había que vender participaciones preferentes `sea como sea´, para lo que les prohibió utilizar la palabra `perpetuo, aunque sean perpetuas´ porque `suena muy mal´.

Esta información, difundida por la agencia Efe, se convirtió en el paradigma de todo un cúmulo de prácticas de dudosa legalidad por parte de la banca. `Nos va la vida en ello´, alertó la entidad en un correo electrónico remitido a sus oficinas en abril de 2009, en el que sostenía que la emisión de estos productos `reforzaba´ su posición `de cara a movimientos entre cajas´. Además, Caja España, hoy integrada en Ceiss, señalaba en una circular interna como público objetivo a `economías domésticas de todos los segmentos de edades´, clientes que `buscan rentabilidad a largo plazo´ o que desean `cobros periódicos de intereses´, entre otros.

Las preferentes, que tenían el `doble cometido´ de `captación de negocio y refuerzo del ratio de solvencia´ de la caja, quedaban en el documento como un producto `ideal para la diversificación adecuada de las inversiones de los clientes´, con una `periodicidad trimestral´ en el cobro de intereses y que permiten captar `recursos ajenos de forma estable y a largo plazo´. En otro de los documentos, el entonces director de la División Comercial informaba a sus empleados de que `se incentivará la contratación de los productos, servicios o variables´ con unos puntos que, posteriormente, `podrán canjearse por regalos de un catálogo, por tarjetas regalo o por un abono en cuenta de las liquidaciones mensuales de la nómina´.

Las asociaciones de consumidores también tomaron parte ante la filtración de estos correos, como es el caso de Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), que aseguró en una nota de prensa que aportará estos documentos a los juzgados en los que mantiene demandas colectivas contra la entidad junto con las reclamaciones de otras 300 personas que se han sumado a las mismas. Y es que éstas `evidencian´ que las preferentes fueron comercializadas de manera `intencionadamente engañosa´ entre pequeños ahorradores sin perfil inversor, con el objetivo de obtener liquidez y mejorar así sus ratios de solvencia. `No sólo no se aportó información suficiente a los preferentistas, sino que se les engañó deliberadamente para beneficio de la entidad manipulando a los clientes y evitando informar sobre una de las condiciones fundamentales que hacen tan peligroso este producto (su carácter perpetuo)´, afirma la asociación.

UN PROBLEMA SIN RESOLVER

Los internautas lo tienen igual de claro que los defensores del consumidor: los años de la crisis y los que la precedieron han sido un verdadero `coladero´ de cláusulas con las que se cumple la maxima de que `la banca siempre gana´. La lista es larga: preferentes, swaps (`cobertura de interes que de coberturas nada...´), estructurados, planes de pensiones de renda variable, seguros... Y en los últimos tiempos, también los fondos de inversión. En este último caso, comienzan a aparecer sentencias que reconocen la nulidad de contratos de este tipo por falta de información al cliente. Por ejemplo, un fallo de octubre del pasado año que resuelve a favor del cliente un caso en que el propio director de una oficina negoció el producto con el cliente, de perfil conservador y que llevaba años invirtiendo exclusivamente en productos conservadores y fondos con todas las garantías. 

Y es que las turbulencias de los mercados han acabado con ciertos productos financieros conservadores y dado lugar a otros de mayor riesgo, una realidad que lleva a las entidades a ofertar estos últimos, a falta de su equivalente de menor  rentabilidad. La parte positiva es que los jueces –como ocurre en el caso de la sentencia- tienen claro que no es excusa que no existan fondos que ofertar que garanticen capital e intereses `por el enorme riesgo de los mercados´, tal y como alegó el banco en este caso. Tampoco que el cliente buscara la máxima rentabilidad, ya que ello no excusa a la entidad de su deber de informar debidamente sobre todas las consecuencias de asumir tal contrato. 

Se estrecha así el cerco contra ciertas prácticas a través de pequeñas batallas ganadas en el marco judicial, pero la ausencia de grandes procesos y de grandes responsables provoca que se sigan llevando a cabo este tipo de tácticas de `colocación´ de productos en el marco de las entidades. O al menos así lo estiman los internautas, que ponen en duda que el sector –que no es el único en `aprovecharse de sus clientes- haya aprendido la lección y pretenda esmerarse en proteger al consumidor. `No es tan difícil encontrar a la persona que escribió ese correo electrónico. En cualquier otro sitio del mundo ya estaría procesado, juzgado y condenado, pero vivimos en España…´, resumió un lector. 

Poco cambio puede esperarse cuando `ninguno de los responsables ha asumido sus responsabilidades´, sino que muchos de ellos `se han ido de rositas con indemnizaciones millonarias´. Al debate se suma la `vista gorda´ que los internautas le atribuyen al Banco de España, que `permitió estas estafas´, sin que nadie que forme parte de la cúpula que lideró estas prácticas haya `devuelto un céntimo´, y mientras `los contribuyentes seguimos pagando sus rescates´. 

Mientras, los internautas están convencidos de que, en el caso de las preferentes, `ya se sabe que fue todo premeditado´ y que `le quitaron el dinero a la gente para salvarse de la quiebra´. Así, `aunque el Gobierno lo negra y dijera que el sistema financiero español era el mas solvente del mundo´, lo cierto es que desde el Ejecutivo `consintieron las preferentes y les dio igual el robo de dinero´. Se habló, en resumidas cuentas, de un product que bien podría calificarse como `el timo de la estampita en versión actualizada´, o lo que es lo mismo, un robo y, `lo más doloroso de todo, consentido por los Gobiernos´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...