edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
03/07/2013
Tras los datos de Empleo

Los ciudadanos restan valor a la tasa de desempleo de junio y niegan un cambio de tendencia

Acusan al Ejecutivo de querer maquillar un resultado estacional y recuerdan que el paro desestacionalizado sigue creciendo
ICNr

La noticia clave de la jornada de ayer la trajo la última cifra del desempleo. Los datos del Ministerio de Empleo revelan que en junio hasta 127.248 personas salieron de las listas del antiguo Inem, con lo que el total de parados descendió a 4.763.690 personas. Lo más positivo es que se trata de la mayor disminución del paro lograda en un mes de junio de toda la serie histórica, que se inicia en 1996. Además, con el descenso del mes de junio ya van cuatro meses consecutivos en la misma línea de reducción, aunque ello se debe, tal y como recordaron los internautas, a la llegada de la temporada de verano. Con todo, los ciudadanos no perdieron de vista que, en términos desestacionalizados, el desempleo se ha incrementado en 996 personas desde el valor desestacionalizado de mayo, hasta alcanzar los 4.876.323 parados en el sexto mes del año. No es tiempo, por tanto, de celebrar un cambio de tendencia: hay que esperar al menos hasta octubre para comprobar si la tendencia del descenso del paro se mantiene, cosa que muchos lectores dudan.

A pesar de la realidad de las cifras, el Gobierno ha aprovechado durante las últimas semanas para sacar rentabilidad, con más o menos justificación real, de los datos revelados ayer. Distintos miembros del Ejecutivo -sin ir más lejos, el propio presidente, Mariano Rajoy, en el marco de la reunión celebrada a puerta cerrada con los miembros del partido el pasado sábado- han envuelto a la estadística en un halo de misterio para asegurar que el resultado serían sorprendentemente positivo. Los internautas, sin embargo, no ven en ellas más que el efecto del verano y el mantenimiento de una cuota de desempleo alarmantemente elevada. De hecho, la mayor alza se presentó en el sector servicios. 

Sólo cuando el porcentaje de desempleados comience a caer en términos desestacionalizados se podrá empezar a cantar victoria y, con todo, se recordó que no sólo se trata de cantidad, sino también de calidad: los puestos de trabajo perdidos darán lugar a empleos `de segunda´ cuando vuelva a crecer la economía, es decir, a contratos menos ventajosos y salarios más reducidos para el mismo trabajo. Ese es el efecto que pretendía la reforma laboral -lo reconozca o no el Ejecutivo- y es `lo que va a conseguirse´. Si más de una cuarta parte de la población activa no tiene trabajo en la actualidad, el efecto en la clase trabajadora y en el consumo promete ser `devastador´.

De hecho, los ciudadanos tienen claro que la tendencia de destrucción de empleo no ha desaparecido ni está cerca de desaparecer. Octubre es el mes clave, donde puede comenzar a medirse el efecto del fin de las vacaciones y el parón del sector servicios. `El dato responde sobre todo a que empieza el buen tiempo y se empieza a contratar más en la hostelería. Es estacional y veremos cómo sube el paro de nuevo en octubre. Siento echar un jarro de agua fría pero es la pura realidad´, sentenció un lector. Entonces, `las palabras se las llevará el viento´. 

Por eso, los internautas pidieron a los miembros del Ejecutivo ser realistas con las cifras y no jugar a maquillar datos tan relevantes y sensibles como los del desempleo. No se trata sólo de número, sino de `personas de carne y hueso´ que atraviesan serias dificultades económicas y que, en muchos casos, se han convertido en parados de larga duración. De momento, no se puede ser optimista: las cifras de ayer también desvelan que en los últimos doce meses, es decir, comparado este dato con el de junio de 2012, el paro también ha crecido en 148.411 personas. Por eso, se recordó que la única cifra que importa es que `sube el paro desestacionalizado´, lo cual es `mala señal, aunque una buena noticia para los que al menos han conseguido algo para el verano´.

Además, del total de contratos firmados, sólo 87.349 fueron de carácter indefinido, es decir, el 6,84 por ciento del conjunto de contratos, lo que prueba la estacionalidad de estos empleos y la escasa calidad de los puestos de trabajo creados. `Que nadie se lleve a engaño, de los cien mil del mes de mayo casi la mitad son contratos a tiempo parcial, por eso la bajada parece elevada sin embargo no lo es tanto´, aseguró un lector. A ello se suma la problemática de los incentivos a la contratación parcial. `En el caso de un restaurante que conozco, todos los veranos se venía contratando a dos personas a jornada completa para refuerzo, y por los dos trabajadores se pagaba de cotización social de unos 500 euros por cada uno, es decir 1.000 euros todos los meses. Sin embargo, este año ha decidido contratar a tres personas pero a tiempo parcial, por lo que paga 250 euros por cada uno, es decir 750 euros en total. Esta es la única verdad´, criticó un lector.

A ello se suma que esta cifra supone 80.782 contratos indefinidos menos de los registrados en junio de 2012. El número de cotizantes también demuestra que la bajada en el número de parados no se corresponde con nuevos trabajadores. Según informó el Ministerio que dirige Fátima Báñez, la Seguridad Social registró en junio un aumento medio de 26.853 afiliados con respecto a mayo, hasta 16.393.866 ocupados. Esta es la cifra más alta de ocupación en lo que va de 2013. Sin embargo, ese repunte de la afiliación es inferior al avance experimentado en junio de 2012, cuando el número de afiliados creció en más de 31.000 personas.

Los datos del Ministerio también reflejan que el desempleo se redujo sobre todo entre los hombres. En concreto, bajó en 72.884 hombres, hasta un total de 2.332.609 varones en paro. A su vez, el recorte en el desempleo femenino fue de 54.364 mujeres, hasta 2.431.071 mujeres sin empleo. Más positivo resultó el balance en cuanto a la disminución del desempleo por edades. En este sentido, aunque el descenso cuantitativo del desempleo se concentró en el segmento de mayores de 25 años, con 93.287 parados menos, entre los menores de 25 años el desempleo bajó en 33.961 personas, lo que supone doblar la reducción de mayo. La cifra de jóvenes sin trabajo baja a sí a 424.051 personas.

Sin embargo, poco optimismo mostraron los internautas en material de desempleo juvenil, que se encuentra en cotas desorbitadas. Sí se recordó, en otro sentido, que si se quiere acabar con el desempleo, es necesario hacer algo con el consumo y, por ende, reducir el esfuerzo fiscal de los ciudadanos, el más alto de la Eurozona. `Este es un país inmensamente rico para soportar todas las mamandurrias, asfixia a impuestos, chorizos varios, y todavía generamos 127.000 puestos de trabajo. Esto sólo demuestra una cosa: en España hay trabajo, pero con unos impuestos tan altos se tiende a contratar lo mínimo. Es hora de bajar el IRPF, el Impuesto de Sociedades y Seguridad Social´, sentenció un lector. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...