edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
30/05/2016
banca 
Con los deberes por hacer

Los ”comodines” se dan cita en la fase final de la concentración bancaria

El BCE cuenta ya con el esbozo y cálculo aproximado del futuro sector, al que apoyaría con un paquete de ”facilidades”
Juan José González
El inevitable proceso de concentración de los bancos españoles continúa siendo un trabajo pendiente, deberes sin hacer, decisiones aplazadas para otro día, quizá mañana. Algunos de los causantes de esta situación se encuentran -apuntan en el sector- a un calendario político que no termina de cerrarse -formación de un nuevo Gobierno-. Para otros, la coyuntura política es más una excusa que un motivo real. En cualquier caso, las decisiones, los movimientos corporativos siguen sin llegar aunque se les intuya e, incluso, ya sean conocidos por el BCE. Por el momento, se tiene certeza de quiénes jugarán el papel de dominantes y algunas dudas sobre quiénes serán los `comodines´ de las futuras entidades.
Las posiciones de los más grandes, lo que se podría definir como la parte alta de la clasificación bancaria, se puede complicar en breve con los posibles movimientos que lleven a cabo los dos más grandes; Santander y Caixabank con operaciones que previsiblemente no serían nacionales si no con entidades de otro país. Más dormido, o con menos opciones, el BBVA lleva camino de quedarse, tras el proceso de concentración -que se prevé inmediato- como una entidad de tamaño medio. Todo dependerá del triunfo de la estrategia en marcha para sustituir a su veterano presidente, actualmente todo un problema para que el banco se mueva en esta fase de la concentración de forma razonable.

La parte media de la clasificación -en la se integraría el BBVA- es la que cuenta con mayores posibilidades de cambio: Sabadell y Popular son ahora el foco de atracción del mercado (y no sólo de la atención de los medios) de los que se conocen sus problemas, atragantado el Sabadell en la adquisición del inglés TSB, y urgido de capital y demás el Popular. El semipúblico Bankia y el hermano pequeño del Santander, Bankinter, parecen estar en el banquillo en esta `miniliga´ de la fase final del proceso de concentración. Podrían ser, llegado el caso, que jugasen papeles muy distintos en operaciones muy diferentes, pero siempre desde una posición de comodines en una gran fusión a dos o a tres entidades.

El baile de fusiones que se prevé, se producirá, en cualquier caso, una vez que se despeje el esnecario político: "difícilmente, por no decir que imposible, se le ocurriría a un banquero presentar en público a un nuevo socio cuando el escenario futuro depende tanto del color e ideas de un nuevo Gobierno", opina un alto directivo bancario. No parece tampoco que sea el único motivo que puede estar aplazando decisiones de Opas o fusiones en el sector. La actividad corporativa ya registraba una temperatura anormalmente alta en los primeros meses del año, momento en el que -casi a diario- la autoridad bancaria europea hacía llegar su opinión a los presidentes  de los bancos españoles.

La opinión del supervisor europeo hacía hincapié en que el criterio básico a aplicar en cualquier movimiento corporativo en marcha o de cara al futuro, sería el de la rentabilidad futura de la nueva entidad. Para estimular las operaciones en marcha, el BCE contaría con un programa de "facilidades" de apoyo destinadas a flexibilizar las numerosas exigencias que tendría que cumplir una entidad resultante de una fusión. En este sentido, una fuente del sector confirma que la autoridad bancaria ya cuenta con un esquema muy aproximado y evaluado del futuro mapa bancario en varios países, entre ellos, el español.

Sin embargo, el papel estelar en esta fase de concentración bancaria le correspondería a los actores `secundarios´ que jugarían el papel de comodines en cualquiera de los movimientos corporativos. Los papeles se distribuirían entre BMN, Liberbank, Ibercaja y Ceiss. La complementariedad de Bankia y BMN, dan a la operación un signo fijo; Ibercaja dejará la parte baja de la tabla mientras que Ceiss y Liberbank formarán parte del primer grupo de la tabla, formando equipo con los más grandes. Tras un previsible verano caliente bancario se espera un oscuro otoño de recortes y ajustes, fruto de las tan deseadas como temibles sinergias. Más ajustes en los grandes y también en los `comodines´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...