edición: 2765 , Lunes, 22 julio 2019
30/09/2011
Dividendos, un debate que sube de temperatura

Los consejos de las cotizadas se cuestionan el reparto de beneficios

Dos años de ‘vacaciones’ para los dividendos sería una solución transitoria
Las empresas esgrimen razones de peso para reducir o cambiar el desembolso de dinero
Juan José González

Fuerte campaña en medios, foros, blogs… que pretenden avivar un debate sobre la sostenibilidad de los dividendos que reparten las cotizadas españolas, particularmente, las pertenecientes al selectivo Ibex 35. Con el debate se persigue, al menos, dos objetivos: abonar el terreno para un futuro (o cercano) recorte o conversión del mismo en, por ejemplo acciones, exponiendo las razones y los criterios de dicha decisión, o llamar la atención del público inversor –particulares e institucionales- sobre las ventajas y beneficios de una empresa que, con la que está cayendo, reparte beneficios en efectivo. Los analistas sospechan que se trata más bien de justificar un futuro recorte o cambio por otro tipo de retribución no metálico, así que cuanto antes sea interiorizado por el público, mejor acogida tendrán las propuestas de aquellas que estén pensando en darle un giro táctico al dividendo. Y se lo están pensando muchas: excepto una veintena que de una u otra forma ya han modificado –a la baja, por supuesto- el dividendo, las 15 restantes ya han puesto sobre la mesa de sus Consejos todos los números para tomar la decisión. En cualquier caso, la reflexión sobre la sostenibilidad del dividendo, ya esta hecha, sólo hay que esperar tres meses para conocer los resultados.

Pero también es cierto que en las últimas juntas de accionistas, la mayoría de las empresas han seguido dando continuidad a la política de retribución de los accionistas, en el entendido de que se trata de una, por no decir la mejor, fórmula de fidelización del mercado, tanto de particulares como de institucionales. La importancia de los dividendos desde el aspecto más financiero, llega a tal extremo que, mientras la rentabilidad real de la Bolsa puede situarse un ejercicio normal en el 6%, tan sólo el 1,7% procedería de la apreciación de las cotizaciones. Y en los últimos años, el interés de los inversores por esta retribución no ha perdido puntos, si no todo lo contrario.

En el mercado español, las compañías cotizadas tienen muy clara la situación económica: volumen de deuda y necesidades de financiación se entremezclan con las necesidades de liquidez, de ahorro de costes –el financiero entre ellos- y, por supuesto, la dificultad puntual de conseguir financiación. Factores que darían para pensar en darles a los dividendos unas ’vacaciones’ reducidas de dos ejercicios, y no por las reiteradas amenazas de bajada de rating por parte de las calificadoras. También habrá que tener en cuenta que el próximo partido que previsiblemente llegará al Gobierno, trae bajo el brazo algunas ideas al respecto.

Los dividendos son dinero en metálico para los accionistas, que llevan seguridad, carácter implícito de refugio y base de rentabilidad de cualquier cartera. Tan solo la pega de que tributan, pero no hay nada gratis. Muy rentables porque una buena parte de las cotizadas en el Ibex pagan un dividendo que supera el tipo de interés medio de las obligaciones del Tesoro a 10 años, es decir, por encima del 5,13% si se toma el rendimiento fijado por este activo en la jornada de ayer. En otros casos, quizás los menos agraciados por el dividendo, la rentabilidad llega para superar a las letras a un año, por encima del 2,2%, que no esta mal si el inversor persigue seguridad a corto plazo.

Son factores que pesan mucho en el ánimo de los accionistas, y que en esa lluvia de dividendos reciben del orden de los 26.000 millones de euros a lo largo del presente ejercicio, unos 6.000 millones menos que en el ejercicio anterior, aunque 2.000 millones más que en 2009. Y las compañías lo saben y algunas vienen destacando este aspecto como una línea corporativa. Es el caso de Telefónica, siempre a la cabeza de la rentabilidad por dividendo, seguida de Banco Santander e Inditex, así como BME, Dinamia o Hullera Vasco Leonesa, son las primeras espadas del grupo más activo y rentable en la distribución del beneficio, además de ser -las tres primeras- las que mayor volumen de dinero distribuyen de sus beneficios.

Pero la coyuntura, como se indicaba al principio, tiene en las deudas y las necesidades de financiación un escollo que temporalmente sí podría justificar un cambio en la política de retribución a los accionistas, sin llegar a reducir el importe pero convirtiendo parte del efecto en acciones, como la mayoría del sector bancario y parte del eléctrico con el dividendo opcional. Seguramente, y como se esta viendo en la práctica, sea la mejor solución para capitalizar las empresas, no incrementar demasiado las rentas del capital en las dos próximas declaraciones de IRPF y Patrimonio, y, a juicio de los expertos, reinvertir, que siempre es la mejor inversión. Y entretanto, que se anime el debate.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...