edición: 2943 , Miércoles, 8 abril 2020
05/04/2013

Los costes de infraestructuras y el deterioro de los márgenes en telefonía alientan operaciones corporativas

Fuentes del sector reavivan las versiones sobre una posible venta de la británica Everything Everywhere
Carlos Schwartz

Fuentes de medios financieros filtraron el encargo por parte de France Telecom (Orange) al banco de negocios Morgan Stanley de un estudio previo para la venta de su joint venture con Deutsche Telekom (T-Mobile), llamada inicialmente Everything Everywhere y transformada ahora en EE a secas. El pedido se habría hecho además a Bank of America-Merrill Lynch. De acuerdo con las fuentes la operación se haría de formas conjunta con el otro socio, T-Mobile. Fuentes de Orange habían mencionado la posibilidad de sacar a bolsa un 30% de EE a finales de 2013. Sin embargo la filtración sugiere que el proceso sería una venta lisa y llana. Deutsche Telekom designaría sus propios asesores financieros para la operación.

La posibilidad mencionada el año pasado por Orange de sacar parte de la empresa formada por la fusión de las actividades de ambos operadores en 2010 a bolsa está directamente relacionada con las fuertes inversiones que ambas debieron acometer a pesar de las sinergias creadas con la fusión. El último esfuerzo ha sido la lucha por capturar la mayor cuota de mercado posible en el sector 4G tomando la delantera a los demás operadores británicos. Tanto O2 (Telefónica) como Vodafone reaccionaron con energía a la maniobra de EE por la cual esta transformó en 4G una parte de su espectro disponible antes que el reino Unido sacara a subasta más frecuencias aptas. Pero toma rla delantera no ha sido gratis. Los gastos de capital (Capex) están erosionando los márgenes de la primer operadora de móviles de Reino Unido.

En junio pasado Telefónica y Vodafone dieron en Reino Unido un paso sin precedentes precisamente para ahorrar costes de capital al fusionar infraestructuras básicas de redes, lo que les permitió suprimir hasta un 10% de excedentes. Este se constituyó en un antecedente de la posible vía de las operadoras pàra el ahorro de costes en toda Europa: la fusión de infraestructuras y su transferencia a un vehículo externo a las operadoras con su capital controlado en proporción a los activos aportados. Mientras tanto, EE estudiará cual es la vía para optimizar su capital: una venta lisa y llana o una salida al mercado. Hasta ahora Orange había expresado su decisión de continuar junto con T-Mobile como accionista mayoritario de la empresa.

El verano pasado el ex consejero delegado de EE y artífice de la fusión de 2010, Tom Alexander, generó una ola de expectativas en el sector de las telecomunicaciones británicas tras una serie de reuniones con fondos de inversión en capital privado en un intento de cerrar un acuerdo para ofertar por la compra de EE. De acuerdo con las informaciones de medios financieros en junio de 2012 Alexander había sondeado el interés de fondos como Apax y KKR para la compra de EE. No hubo entonces sin embargo ningún signo externo de que los dueños de EE tuvieran intención de aceptar una oferta de Alexander que abandonó la sociedad entre T-Mobile y Orange poco después de que se materializara la fusión. Con motivo de estas conversaciones las fuentes del mercado valoraron a EE en una cifra del orden de los 8.000 millones de euros. Esta semana la especulación sobre una eventual venta ha subido las apuestas y ya se habla de un valor de mercado del orden de los 10.000 millones de euros.

Es prematuro hablar de una venta o incluso de una salida a bolsa ya que una operación de esa envergadura no se organiza de la noche a la mañana. Lo que ocurre es que el hecho de que se hable del tema nuevamente en el plazo de escasos seis meses da cuenta de que las empresas del sector comienzan a tener una necesidad real de recuperar una parte de sus inversiones para poder mantener flujos de caja positivos que alivien su endeudamiento y den un poco de aire a sus cuentas de resultados. Todos los operadores europeos se ven atenazados por los gastos de capital y la erosión de sus márgenes, lo cual ha determinado cambios importantes en las políticas comerciales. Algunos grandes operadores han abandonado la política de subsidiar terminales para impulsar la portabilidad mientras buscan sinergias.

Telefónica ha sacado a bolsa parte de su operación en Alemania y ha vendido su filial Atento a la sociedad de capital riesgo Bain Capital, mientras mantiene el objetivo de reducir de forma radical su endeudamiento mediante la venta de activos no estratégicos, ahorros en estructura y venta de participaciones. T-Mobile y Orange no son ajenas a estas necesidades. La cuestión ahora es si van a estar dispuestas a escuchar las ofertas de las empresas de private equity como KKR y Apax o van a salir a bolsa. La tendencia que ha marcado Telefónica en Alemania tiende a imponerse en la medida que permite a las operadoras recuperar parte de su inversión y retener el control del negocio que genera ingresos recurrentes. Hay analistas sin embargo que piensan que los costes de EE por mantener su cuota de mercado y seguir como primer operador de Reino Unido se han hecho demasiado pesados en un mercado saturado por la oferta. El reto desde luego sigue siendo la consolidación dentro de los mercados nacionales a la que se resisten de forma contumaz los reguladores europeos.

La experiencia española pone de relieve que la presencia de las private equity en las operadoras no es necesariamente exitosa. ONO, en manos de un grupo de fondos de inversión, sigue arrastrando los costes de inversión que supuso su lanzamiento en el sector de la telefonía fija con grandes gastos en infraestructuras para la colocación de fibra. Fue la época del despropósito de las pequeñas operadoras solapando inversión imposible de rentabilizar. La consecuencia es que el propietario mayoritario de Jazztel, Leopoldo Fernández Pujals, no logra cerrar la venta a las private equity de su operadora. El problema de fondo en buena lógica es el mismo que en el resto de la economía, la crisis y la caída de la demanda interna. Reino Unido no es una excepción.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...