edición: 2348 , Martes, 21 noviembre 2017
15/03/2016
banca 
Serán 800.000 millones en junio

Los depósitos al 0% empujan al ahorrador a convertirse en inversor

Crece el stock de dinero en cuentas a plazo procedentes de vencimientos de contratos sin renovación por la baja remuneración
Juan José González
Dicen que la remuneración de los depósitos todavía no ha tocado fondo. Muchos recuerdan estos días que hace aproximadamente tres años España era el único país europeo donde los depósitos eran remunerados por encima del Euribor. Los inversores internacionales no le veían mucha racionalidad al asunto porque era evidente que pagar por el pasivo el 4% con las hipotecas a Euribor más el 1%, más temprano que tarde causaría problemas a las entidades financieras. Y así fue como muchos bancos vieron o permitieron la evaporación lenta y progresiva de los márgenes, a la misma velocidad, por supuesto, que los ahorradores comenzaron a perder rentabilidad por sus ahorros. Llegados a este punto, resulta que la banca se encuentra con cerca de 600.000 millones de euros aparcados en cuentas con remuneración cero, a modo de estancia gratuita en el dique seco de las cajas bancarias.
Hoy día parece consolidada la idea de que para que el dinero no pierda valor es preciso moverlo. Y que para obtener una ganancia o rendimiento es obligatorio ponerlo en riesgo. Así las cosas, cabe deducir que no corren buenos tiempos para los ahorradores conservadores, precisamente a los que se encuentran en ese período de vencimiento del plazo, y que bien puede estimarse en algo más de medio billón de euros. Es posible que la situación empeore un poco más y que de aquella retribución del 4% en 2013, hasta el 0,70% de media de hoy día le reste un paso para que el banco comience a cobrarle al ahorrador un porcentaje tan pequeño como la retribución de hoy por mantener aparcado su dinero a recaudo bancario.

La política del BCE tiene como objetivo movilizar los capitales; de los bancos y también de los ahorradores. Es una política que incentiva el riesgo y la especulación pero parece ser que a medio plazo puede ser beneficiosa para todas las partes. Mientras tanto, la banca no deja de hacer cuentas y aplica con disciplina los distintos medidores que le sirven para discriminar los viejos depósitos de los nuevos. Un tratamiento que en la práctica sirve para remunerar a los depósitos nuevos, de este año y a partir de la semana pasada, en el entorno del 0,25% y 0,43%. De ahí que esa cantidad sin remunerar -cerca de 600.000 millones de euros- que mora en las cuentas bancarias no piense en nuevas contrataciones.

Ahora, las cuentas a la vista, lugar donde dormitan esos miles de millones, se encuentren a la espera de un destino más razonable que el que hoy les ofrece el banco central, o la coyuntura misma. Por si no fuera suficiente, el stock de depósitos sigue creciendo a diario, y seguirá igual en los próximos meses. Se estima que hasta finales de junio, el ecuador del ejercicio, el stock puede superar los 900.000 millones de euros en las cuentas a la vista y con remuneraciones en torno al 0,10% o 0,08%. La remuneración será incluso menor en la medida en que la entidad bancaria entienda que el ahorro en cuestión no migrará hacia otra entidad o, incluso, hacia otros mercados.

Se trata de un escenario nuevo para los ahorradores españoles, desconocido e inquietante, pues advierten que la limitación de las retribuciones a los depósitos no es, precisamente, flor de un día, si no más bien de meses, muchos meses. La situación es tan nueva para los españoles como habitual para el resto de ahorradores europeos, de ahí la diferente cultura de unos y otros. Quizá la consecuencia de esta coyuntura de baja o nula retribución del pasivo vaya a ser que el ahorrador español reflexione y comprenda el enunciado inicial, es decir, que comprenda que para obtener rentabilidad del dinero no sólo hay que moverlo sino arriesgarlo.

No sería mal avance si se produce ese cambio pues significaría que el ahorrador español ha dejado de serlo para convertirse en inversor, en un nuevo competidor de mercado asumiendo, como novedad, el riesgo frente a la posición pasiva anterior de esperar a que el banco le remunere el dinero. Desde esa nueva situación a la que le empuja la política del Banco Central Europeo, el ahorrador, ya inversor, podrá fijarse como objetivo conservador, por ejemplo, no perder poder adquisitivo, es decir, vencer a la inflación. Algo que, para empezar puede tener al alcance de la mano. Aunque para ello deberá acertar con las inversiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...