edición: 2852 , Viernes, 22 noviembre 2019
11/11/2008

Los desengañados de Digital+ le pisan los talones a ONO

Ana Zarzuela

Busca en España el camino al ‘triple play’ que le ha costado en EE UU un 6,4% de New York Times y que el regulador  le impide tocar en México. Digital + es demasiado caro, así que bebe los vientos por la única red alternativa a la de Telefónica capaz de servir los 100 megas  y, ahora que Eugenio Galdón ya no lleva la riendas, Carlos Slim vuelve sobre los muros de ONO, por mucho que Castellano jure que la transición no pasa por la venta. Slim no está solo: FT, Murdoch y Liberty han despechado a Prisa y merodean ya el interés de la operadora de cable. Saben, como los fondos americanos que capitanean las acciones de ONO, que su travesía del desierto no está reñida con el interés, ahora que aún le lucen casi en exclusiva las ventajas del cable de alta velocidad. Y que en la operadora más de uno se deja querer entretanto.

Vientos de cambio pero -aviso para navegantes- José María Castellano promete que por ahora no pasan por el escaparate de la venta, ni siquiera por alguna metamorfosis accionarial. Con esa bitácora, Carlos Slim acuna sus pocas oportunidades por las orillas. Las diplomáticas, las de los fondos de riesgo. Y la del atajo por Prisa, poco contenta, ahora que el mercado, la retirada de Liberty, las debilidades de ONO y los tientos en canchas ajenas de Telmex y America Movil la dejan más huérfana. Ya en febrero olisqueó el 76% de Telia y confió a su yerno, Daniel Hajj, los contactos con la operadora nórdica. Ahora ONO podría ser una grieta para cumplir sus deseos negados de abordaje al mercado español, aunque sea por una puerta de servicio, lejos del peaje -demasiado caro- que Cebrián y González le prepararon en Prisa. Si en junio envió de nuevo a su hijo a ‘hacer las españas’ y juró que buscaría un sitio para Telmex Internacional el mercado ibérico de las telecomunicaciones, ahora, de la mano de La Torre y Asociados y el despacho de abogados Uría Menéndez, sus introductores de embajadores en España. Galdón le dio calabazas al interés de los Slim. Ahora la brecha está en los fondos fondos de capital riesgo que tienen desde hace cuatro años en sus manos el 56% de la operadora. Las tentaciones de Slim Helu y Slim Domit no caminan solas: El despecho hacia Digital+ puede nutrir el baile de los pretendientes por ONO, ya antes de que la operadora lo abra formalmente. Y promete dejar soltera y sin compromiso, a Yoigo, en el escaparate de Telia Sonera desde su presentación de resultados.

Los espantados de Digital+ -Liberty y Slim, Rupert Murdoch y France Telecom (que ya chocó con Galdón)- pasean ahora su apetito por los predios de Castellano, tientan la suerte y los precios, por mucho que la nueva dirección les cierre en voz alta la llave a la venta. Para Liberty Media, es el camino para cristalizar el interés por ONO que el propio Emilio Galdón -amigo de John Malone- les inculcó durante toda su gestión al frente de una olperadora surgida de la nada, a la que dejó como la primera operadora de cable de España. Telefónica no lo necesita: una cosa son dos millones de clientes que podían tentarla en Digital+  y otra una red que ya tiene, con la fibra FTTH. 

Vignoles jura que no mira, ni siquiera de reojo a ONO, pero con France Telecom pueden juntarse el hambre de fibra de la gala con las ganas de comerse una salida para los fondos de ONO. Matrimonio de urgencias. Ahora que la fiebre española afecta sus resultados en adsl y móvil, FT han asumido, aunque sea en voz baja, que todos los caminos pasan por la fibra, o lo que es lo mismo a Telefónica, Ono o una inversión que se niegan a hacer, por mucho que las canalizaciones le ahorren un 80%. Desbrozan un camino B por si encallan en sus desfiladeros a Bruselas.

ONO no esconde sus heridas. Ni las propias -un rendimiento por debajo de lo esperado, 4.000 millones de deuda y caída de ingresos-  ni las de un mercado en el que la banda ancha no escapa al descenso del consumo. Se prepara para apretarse el cinturón, con Castellano al volante de una nave, la de los 100 megas y el cableado del 85% del territorio nacional. La misma que espera que, tras la travesía de un desierto en el que no está sola, le lleve hasta las orillas de la recuperación. ONO jura que lo suyo no es vender, sino comprar, apuntaba a Yoigo, soñaba con hacerse con Digital +, ha celebrado el décimo aniversario con planes para 2018, pero para los fondos de capital riesgo que tienen su mayoría accionarial, la transición no está reñida con el interés ajeno. Todo lo contrario.

En  los cuarteles generales de Thomas H. Lee, Quadrangle, CCMP y Providence hay prisas, los comienzan a buscar puertas de salida y quieren hacerlo creando valor y aupando a Ono, con un mercado a la contra en toda Europa. La operadora calienta el interés de los 50 y 100 megas. Será ahora o nunca si quiere hacer valer  los activos del único grupo con una red nacional alternativa a Telefónica. La CMT le ha puesto en bandeja la oportunidad con la resolución cautelar de la fibra, las operadoras alternativas con su mutis  y Telefónica -con su red FTTH- le da cuerda a la urgencia. Sus ventajas se derretirán  al sol de Alierta - cuando el despliegue de Telefónica complete los 100 megas con una red más amplia y rápida- o al sol de la Comisaria Reding, si Bruselas fuerza a abrir las inversiones a los competidores, la sentencia de muerte para el valor añadido de las redes de Ono.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...