edición: 2615 , Jueves, 13 diciembre 2018
07/04/2014
Críticas desde Europa a la política de despido de España

Los despidos `low cost´ y la caída de la calidad de vida, paradigmas de la crisis del capitalismo

Los internautas apuntan hacia el colapso de un sistema creado para consumir en el que no es posible el consumo
La reforma laboral sigue acaparando críticas por rebajar de categoría a la masa trabajadora y recortar sus derechos
ICNr

El problema del desempleo en España preocupa dentro y fuera de nuestras fronteras y, en este sentido, la Unión Europea sigue muy de cerca los avances del país. Fruto de esta preocupación son las declaraciones que lanzó este fin de semana el comisario europeo de Empleo, Laszlo Andor. En una entrevista concedida al diario ABC, Andor repartió una de cal y una de arena a la gestión del Ejecutivo: de un lado, dio un espaldarazo a la teoría de la recuperación al asegurar que `la tendencia del paro ha cambiado en España´, una vez que el desempleo `ya ha empezado a descender´. Sin embargo, cuestionó las reformas laborales que incluyen el despido más fácil y barato y subrayó que `por sí solo no es la solución´. Los internautas aprovecharon este marco para hacer balance de la situación. 

Según Andor, ahora `la cuestión es si la política fiscal y monetaria puede apoyar esta tendencia´ y derivar en una creación de empleo más dinámica. Además, en cuanto a la reforma laboral española, comentó que `cada país debe ver el equilibrio adecuado entre la flexibilidad y la seguridad en el trabajo´ y que `en España las reformas deben estar dirigidas más a crear empleo, y no pasan necesariamente por hacer el despido más fácil´. También dio un repaso al problema del desempleo juvenil y aseguró que el dinero del Fondo Social Europeo deberá contribuir a que jóvenes tengan más oportunidades de trabajo, recordando que `España puede gastar ya desde septiembre los fondos europeos de lucha contra el paro juvenil´. En opinión de Andor, los fondos sociales de los que dispone España `podrían estar mejor usados. Están en manos de las regiones y las regiones españolas podrían mejorar la eficiencia en su uso´.

Estas opiniones despertaron un nuevo debate en torno a la reforma laboral y los problemas que ésta plantea. Los internautas volvieron a hacer hincapié en como el texto vigente desde de 2012 genera situaciones que difícilmente tienen encaje en el objetivo de acabar con el desempleo. Más bien parece obvio que la finalidad real de la norma –que, por otro lado, se está cumpliendo a la perfección- pasa por lograr reducir el coste de la mano de obra en España a través de los despidos masivos y la recontratación con contratos `de segunda´. Sólo así se explica que una de las medidas estrella sea abaratar el despido y flexibilizar hasta tal punto el uso de los expedientes de regulación de empleo, prescindiendo incluso de autorización administrativa. 

Para la opinión pública, este tipo de previsiones legales no sólo no ayudan, sino que crean mayor inseguridad jurídica. Algunas de ellas se han tachado de inconstitucionales y se encuentran pendientes de valoración por el Alto Tribunal. Otras están siendo moderadas cada días por los jueces incluyendo a la Audiencia Nacional o al Tribunal Supremo-, por ejemplo, en lo que respecta a los periodos de negociación en los despidos colectivos y a la forma en que la empresa los afronta. También ha habido sentencias en contra del periodo de prueba de un año, que otorga a ciertos emprendedores la herramienta de una suerte de despido libre que muchos tachan de contrario al Derecho comunitario. Se han dado incluso casos de despidos masivos sin causa económica alguna, ideados para volver a contratar a una plantilla equivalente, pero en versión `low cost´. 

También hubo críticas hacia la baja calidad del empleo que se crea en sustitución de los viejos puestos de trabajo. Para la opinión pública, da la impresión de que las vuelta a las viejas condiciones se ha convertido en una utopia, y para muchos ciertos salarios para determinadas funciones son ya cosa del pasado. Con ello llega el consumo mínimo y la ausencia de cualquier atisbo de seguridad laboral, lo que perjudica cualquier decisión de gasto a largo plazo. Por estos y por otros muchos motivos, los internautas aseguraron que `está bien bajar el paro en España, pero no a cualquier precio´. `Si se creen que un 93 por ciento de contratos temporales y a tiempo parcial no deja de ser un paro encubierto… Pan para hoy y hambre para mañana. Al final los supuestos trabajadores formaran parte de los pobres de España, con sueldos inferiores a 1.000 euros al mes, y eso cuando tengan trabajo: hay que crear puestos de trabajo, pero dignos, bien remunerados e indefinidos´. 

Desde los comentarios de los internautas hubo también hueco para criticar los males del capitalismo y su degeneración: `Hubo un tiempo en que el capitalismo estuvo unido a la ciencia, la técnica y el progreso. Ahora el capitalismo está solo; no solo no ofrece nada, sino que quita o incluso roba, pero quiere seguir viviendo de las rentas y de las guerras. Es feudalismo´, sentenció un lector. La pérdida de derechos por parte de la masa trabajadora y las referencias a la deshumanización de los sistemas políticos, incluyendo el español, se convirtió en punto de referencia para explicar de forma global el problema que atraviesan muchos países, y que ha quedado desnudo a raíz de la crisis económica y financiera. 

En España, el problema es evidente: `Hemos llegado a los 6 millones de parados y de ahí no se mueve la cifra ni hacia arriba ni hacia abajo´, recordó un lector. Hay otros exponentes de esa situación que salieron ayer a relucir. `La precariedad del empleo y la perdida de poder adquisitivo de los trabajadores debido a las estafas de la electricidad, el aumento de impuestos y la falta de inversiones, provocan el mayor aumento de la pobreza de toda la historia de España. Volvemos a la Edad Media´, sentenció un lector. A ello se suma la `impunidad garantizada y asegurada de los puestos políticos, gracias a unas leyes obsoletas y antidemocráticas´. 

En definitiva, la decadencia del sistema es patente, y de ello se hicieron eco ayer los lectores. `¿Qué sentido tiene un sistema consumista en el que la inmensa mayoría de la gente no puede y no tiene para consumir?´, cuestionó un internauta. El panorama que dibujan los ciudadanos es desolador: `No ha bajado el paro, o pero el ingreso de la masa laboral ha bajado globalmente un 35 por ciento, repartido en paro o en bajada de sueldos, sin contabilizar las perdidas reales por derechos sociales.
Se ha empeorado la enseñanza, la sanidad, la asistencia, los derechos, la situación legal de aplicación de la ley…
Pero no se ha tocado uno solo de los derechos de los políticos, sus puestos, prebendas o familiares supercolocados o en empresas colaboradoras´. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...