edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
27/10/2008

Los dividendos del Ibex ya son más rentables que el bono español a 10 años

Históricamente, la Bolsa se recupera cuando pierde el 50%
Juan José González

Ni los buenos dividendos van a poder compensar a los inversores el descalabro de su inversión en Bolsa en 2008. La renta variable ha caído en lo que va de año un 50,17% y las ganancias que los dividendos de las empresas puede aportar a los inversores pueden ir, en empresas del Ibex 35, desde el 4% hasta casi un 15%, es decir, una brecha imposible de recuperar en las pocas semanas que restan de mercado bursátil en el presente ejercicio. Así que el dividendo es el único aliciente con el que pueden contar los inversores que quieran acudir a la Bolsa, aunque tampoco deben confiarse demasiado, pues como ya han sido testigos en las últimas sesiones desde el 15 de septiembre pasado, la ganancia por dividendos de un año entero se puede disipar con facilidad en una sola sesión. Recortes del 4%, 5%, ó incluso del 12% son, en estas últimas jornadas bastante habituales.

Pero curiosamente, el desplome de las Bolsas y, por tanto, la huída en masa de los inversores hacia la renta fija, ha propiciado una paradójica situación que hace que, en la actualidad los dividendos de cuarenta y cinco compañías cotizadas de la Bolsa española (6,4%) son mayores que la rentabilidad que ofrece el bono español a diez años (4,34%), -y que el bono alemán, la referencia en Europa a diez años un (3,75%)-, una situación que no se había visto desde el año 1988. Llama la atención que en un período de inestabilidad e inseguridad financiera como el actual, los inversores, aunque muchos de ellos opten por diversificar su cartera en renta fija, mantengan la confianza en el reparto de dividendos de las compañías del Ibex, expuestas como están a la caída de los ingresos, al aumento de los impagados y a la caída de los resultados, lo que suele apuntar, en principio, a un recorte de los dividendos. No hay que perder de vista que las empresas del Ibex 35 han revisado su beneficio por acción en una media del 6,8%.

En los próximos días se podrá comprobar mejor ese movimiento de la inversión desde la renta variable a la fija, y al contrario, al mantenimiento del dinero en las compañías con alto nivel de rentabilidad por dividendos. Y es todo cuestión de fe, aseguran los expertos en Banca. Se puede confiar en que las empresas no sólo conserven su dividendo, sino, que lo aumenten para el próximo ejercicio, como prometen Repsol, Telefónica, MAPFRE, Telecinco, BBVA y Santander, pero es que la rentabilidad que ofrecen las letras y los bonos del Tesoro y de la deuda soberana en general, es cierta, segura y, por tanto, carece de riesgo. No sucede lo mismo con las retribuciones a los accionistas, sujetas y dependientes de varias coordenadas.

Un reciente estudio de una sociedad europea de análisis de inversiones, señala que “las empresas españolas de gran capitalización, compañías sólidas que operan en mercados maduros, y que ofrecen en la actualidad elevados dividendos, van a seguir -seguramente- ganando dinero en el próximo ejercicio y, por tanto, nada hace prever que reducirán sus retribuciones al accionista”. Si nos fiamos de los expertos, “los dividendos -dicen- no corren peligro” y así estiman que el 80% de las empresas del EuroStoxx 50 planean subir sus dividendos para el próximo ejercicio. Eso sí, con alguna excepción, como es el caso de Fortis, intervenida tras la crisis. Los mismos expertos aseguran que no esperan que todas las empresas del Ibex mantengan el mismo nivel de dividendos  por diversas razones -y no necesariamente por malos resultados-.

Pero aún quedan por vivir jornadas apasionantes en los mercados de renta, que cada día están obligados a pasar un test de supervivencia. En ese examen diario los inversores estarán atentos a lo que los técnicos denominan “visibilidad de los flujos de caja”, y al endeudamiento, así como las perspectivas futuras de cotización y, sobre todo, a analizar las expectativas de la compañía. Es decir, de poco sirve que una empresa cuente con una elevada rentabilidad por dividendo si su cotización es superior al valor que le adjudica el mercado.

Ahora todos los operadores se vuelcan en calcular dónde puede estar el suelo del mercado porque en función del lugar, más o menos profundo, deberán fijar sus objetivos para los próximos meses. A día de hoy, no hay soporte técnico que se mantenga en pie. El último suelo que se conoce data de octubre de 2002, cuando el Ibex “aterrizó” en los 5.364 puntos. Desde ahí hasta los 16.040,40 puntos de hace un año, ha pasado mucho tiempo, pero mucho menos para ver los 8.353,20 del viernes pasado, día en que en algún momento se bajó hasta los 7.991,90. Ahora la próxima referencia, dicen los técnicos, se encuentra en los 7.250 puntos lo que equivale a situarnos en línea con los años 2002, 1992 y 1995.

Cabe pensar, a modo de consuelo, que en las grandes crisis pasadas de las economías más desarrolladas en las últimas décadas, los mercados de renta variable comenzaron a recuperar a partir de pérdidas del 50%, nivel en el que nos encontramos en la actualidad y que, salvo cataclismos que nunca se deben descartar, puede marcar en breve el inicio de la estabilización y posterior recuperación de las cotizaciones empresariales.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...