edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
15/01/2009
11.000 millones que no llegan

Los estímulos del Gobierno, en dique seco

Juan José González

Las empresas no contratan ni invierten, los ciudadanos no demandan créditos ni para consumo ni para adquirir inmuebles, las empresas despiden y recortan costes, o se fusionan, o quiebran, y los asalariados no gastan lo que ganan porque ahorran. Así es como se ve desde el ministerio de Economía lo que sucede en la calle, mientras todos esperan que las medidas de estímulo lleguen al objetivo final para cambiar la situación. El Ejecutivo, el Gobierno de España, sigue impasible e inasequible, tiene una economía sobre la que penden amenazas que impedirían dormir al más indolente.

Lo cierto es que los estímulos anunciados no llegan cuando parece que se está más bien a la espera de verificar el resultados de los 11.000 millones comprometidos por el Gobierno para poner a la economía en marcha. Escribía Paul Krugman hace unos días que los Gobiernos no deben perder ni un minuto en poner en marcha las medidas propuestas para evitar la recesión (en el caso norteamericano) o para que esta dure el menor tiempo posible (en el caso español) ya que, de lo contrario, cualquier demora hará que, posteriormente las Cámaras (o Congreso de los Diputados) se tiren varios meses en trámites, con el resultado nefasto de que los efectos de los planes de estímulo antes que detener la caída, únicamente llegarían a frenarla.

Esto es lo que puede suceder en España, país donde el Ejecutivo acaba de presentar el lunes de esta misma semana el ¿sexto? Plan de estímulo para la economía, aprovechando el lanzamiento de una página web para canalizar la información y actividad de este ¿último? Plan, que no es otra cosa que una refundición de todas las medidas de política económica elaboradas hasta la fecha por el Ejecutivo y destinadas a paliar los efectos de la crisis en empresas y familias y, en último extremo, a crear empleo.

Ocurre lo mismo en otros países, donde los Gobiernos proponen, lanzan, aplican y ponen en marcha planes y medidas, pero que no terminan de llegar o que simplemente no llegan nunca. Los ciudadanos españoles llevamos varios meses asistiendo, con esperanza e ilusión, a verificar que efectivamente, nuestras instituciones y sus empleados, que se mantienen con los impuestos de todos, funcionan y son útiles para evitar males peores, el paro, los impagos, la falta de dinero o de vivienda, de servicios, etc. Todas ellas son razones que justifican (y obligan) a que el Gobierno actúe de forma contundente aplicando medidas que corrijan los problemas, pero que en el caso español no terminan de surtir efecto porque no llegan. Sucede igual que con el gas ruso que desde que se decide reanudar el suministro hasta que llega finalmente a Bulgaria (tres días) ya se han podido morir de frío miles de personas.

Decía Jordi Sevilla –ex ministro y diputado del PSOE- la semana pasada, que aún es pronto para saber si se ha hecho lo suficiente para mitigar la crisis y que el Ejecutivo estaba agotando el tintero. Y todo esto después de reconocer que España había reaccionado tarde, “aunque esta crisis había pillado desprevenido a todo el mundo”. Para colmo de males, los planes y ayudas del Gobierno, los de mayor volumen, se han topado con un pequeño problema; la administración del déficit, galopante en nuestro caso y orientado principalmente a ayudas sociales y creación de empleo, lo que significa, según los expertos, que para el rescate de empresas, bancos o compañías de seguros, será más difícil vencer los prejuicios ideológicos del Gobierno de turno, en este caso, socialista, aunque bien podría ser de otro signo.

Un problema de credibilidad hace que se dude sobre si la respuesta del Gobierno a los efectos de la crisis económica es la adecuada en forma y en tiempo, y si las cifras que ofrece sobre, por ejemplo, el paro en 2008, son ciertas porque hay que recordar que la fórmula de cálculo y medición del paro se modificó en la primera legislatura de Zapatero, con lo que es muy probable que sobre la base del anterior cálculo se estaría hablando del 20% de paro ¡Quién lo sabe!

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...