edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
19/12/2016
banca 
Pistas a seguir

Los expertos ven `vidas paralelas´ en los ajustes de BBVA y Popular

González necesita cazar (masa crítica), tiene la pieza a tiro y munición suficiente, aunque también podría estar jugando `al despiste´
Juan José González
Los ajustes de la red bancaria (oficinas y trabajadores) siguen adelante, incluso se podría asegurar que son permanentes, continuos y, en último término, hasta intensivos a juzgar por algunas cifras que sitúan los recortes en 2016 en el entorno del 20% de la red. Ajustes que se corresponden, casi a la perfección, con la magnitud y/o gravedad de los problemas particulares de cada entidad. Son los efectos de la crisis, de los tipos bajos y negativos, del cambio tecnológico y en parte también de la nueva normativa. Una suma de motivos que parece haber obligado a las entidades a tomar medidas drásticas para `salvar´ la rentabilidad, lograr la solvencia y mantener el dividendo. En este escenario no pasan inadvertidos los recortes particularmente intensivos de dos entidades: BBVA y Popular, quizá por motivos parecidos pero seguro que con muy distinto grado de urgencia. Los observadores parecen insistir en que los ajustes de ambos pueden ser el presagio de una confluencia: quizá los ajustes conducen a ambas organizaciones a una meta común. Podría ser que estuvieran adelantando en el tiempo un ajuste futuro.
El mercado y los inversores siempre recibirán mejor a un nuevo grupo bien dimensionado y con mayores posibilidades de ofrecer resultados positivos a corto plazo. La opinión de un analista financiero no dista mucho de otra más generalizada que flota en el ambiente bancario en los últimos meses, cuya principal foco de atención parece estar fijado en los movimientos de algunas entidades. En el foco viven últimamente varias entidades financieras, dando la sensación de un puzle de piezas distintas que en los próximos meses pueden acabar de dar sentido al juego de las fusiones bancarias. Los más asiduos a las matemáticas explican que se trata de un problema que implica a siete u ocho elementos (bancos) combinados de dos en dos o, incluso, de tres en tres, ofreciendo, por tanto, un resultado numeroso.

Sea cual sea el desenlace final de este `juego´ múltiple a diversas bandas, los pronósticos de varios analistas otorgan a Santander, Caixabank y BBVA mayor poder de compra y, por tanto, más activos en un proceso de consolidación bancaria, mientras que sitúan en un segundo nivel, también comprador, a Sabadell y Bankinter, y a Bankia (con BMN) como posible integración con Banco Popular. En cualquier caso, en diciembre parece obligado estar más atento a los problemas del cierre anual y a los correspondientes ajustes fiscales de las cuentas de resultados, una actividad que no evita el avance de otros trabajos en curso.

En curso, en marcha o en proceso se encuentran ahora con distinto nivel de actividad unas y otras entidades bancarias. Los ajustes siguen los planes puntuales de reestructuración y corte, los `eres´ cumplen sus plazos previstos. Lo que no significa que en algún caso puntual no pueda presentarse un nuevo ajuste, dado que éste, según la opinión más extendida, es permanente. En curso se encuentran los ajustes de BBVA y Popular, casualidad o coincidencia del destino como también centro de rumores y quinielas cuyo matrimonio se da casi por seguro para el nuevo año que llegará en las próximas semanas.

Pero centrados en los ajustes, los expertos intuyen una misma intención en los que realiza estos últimos meses el BBVA y los obligados y forzados que ejecuta el Popular. En su recelo presumen que el banco de Francisco González viene acelerando en los últimos meses el ajuste de la red: quizá no estaban previstas 200 oficinas que ahora cuentan con `sentencia´ firme y próxima para febrero. Cierre de oficinas que como cualquier riada se suele llevar su parte de empleo por delante y que en el caso de BBVA ya alcanza a 2.000 trabajadores en lo que va de año y alrededor de 1.000 oficinas entre las propias de BBVA y las de Catalunya Caixa y Unnim. A pesar de todo, continúa como la segunda entidad con mayor red  de sucursales de España con cerca de 3.200 locales y nada menos que 136.800 empleados.

El volumen del ajuste de la red de BBVA (que comenzó en 2007) parece que se ha intensificado en los últimos meses e, incluso, se anuncia que será aún mayor cuando comience el próximo ejercicio. En ese mismo año, el Banco Popular contará con la nueva estructura resultante del plan de reestructuración que afecta al 20% de la plantilla, en torno a 3.000 empleados, y al 14% de red, unas 300 sucursales. Lo que para muchos es una pura coincidencia, de dos piezas que incluso pueden encajar en un teórico puzle, es, sin embargo, un pista valiosa que sumada a otros movimientos del banco de González (y su propio interés, con entrevistas y numerosas reuniones con directivos del banco de Ron, en algún caso, con la asistencia de éste) constituyen una indudable pista de por dónde y hacia dónde caminan, casi de forma paralela, las dos entidades.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...