edición: 2574 , Lunes, 15 octubre 2018
04/02/2016
LA OREJA DE LARRAZ

Los fabricantes tendrán que reducir en 2017 las emisiones de los vehículos diésel

Javier Ardalán
Los fabricantes tendrán que reducir la discrepancia en las emisiones de los vehículos diésel  a un “factor de conformidad” de un máximo del 110% para los nuevos modelos antes de septiembre de 2017 y para todos los nuevos vehículos antes de septiembre de 2019.
Los test en condiciones reales de conducción para recortar las emisiones de los coches que, en la actualidad, están entre el 400% y 500% por encima de los límites oficiales.

En una segunda etapa, la discrepancia deberá rebajarse a un 50%, teniendo en cuenta el margen técnico de error, antes de enero de 2020 para todos los modelos nuevos y antes de enero de 2021 para todos los vehículos nuevos. El factor de conformidad para el número de partículas (PN) todavía no se ha fijado.

Las emisiones de los vehículos diésel se han convertido en un auténtico tablero de ajedrez en el que se juegan numerosos intereses contrapuestos. Ayer, la propuesta de la comisión parlamentaria de Medio Ambiente de vetar el plan de la Comisión Europea para elevar temporalmente los límites de emisiones en vehículos diésel no prosperó en el Pleno del Parlamento Europeo.

Previamente, el Ejecutivo comunitario se  había comprometido a incluir una cláusula de revisión y a presentar un proyecto legislativo a largo plazo para transformar el mecanismo comunitario de autorización de coches, en respuesta a la presión del Parlamento tras el escándalo de Volkswagen.

La Cámara pide una revisión del mecanismo europeo de homologación para garantizar que los certificados y aprobaciones emitidos por las autoridades nacionales pueden ser verificados por organismos independientes y, si procede, ser reevaluados por la Comisión y por otros Estados miembros. También contempla que los vehículos puedan ser llamados a revisión y que su comercialización sea suspendida en caso de detectar incumplimientos de los límites de emisiones.

Los eurodiputados consideran que la UE debe reforzar los exámenes sobre emisiones para asegurar que se respetan los límites establecidos y que se descubre rápidamente cuando algún vehículo los rebasa. Plantean también la posibilidad de establecer una autoridad europea para desempeñar esta tarea.

Además, están satisfechos por las investigaciones iniciadas en varios países dentro y fuera de la UE y apoyan el llamamiento de la Comisión para que las autoridades nacionales para que efectúen controles exhaustivos de una gran variedad de marcas y modelos de vehículos. En caso de descubrir dispositivos para enmascarar las emisiones, los gobiernos deberán aplicar las sanciones apropiadas, recalcan. Las investigaciones deben contar con la Comisión, a la que los eurodiputados solicitaron que informe a la Cámara sobre la situación antes del 31 de marzo de 2016.

Una resolución, aprobada en el pasado mes de octubre de 2015, subraya que los trabajadores no deben ser quienes paguen en última instancia el precio de las manipulaciones en la medición de emisiones y hacen hincapié en que antes de considerar la posibilidad de despidos, los fabricantes deben recurrir a los beneficios y los dividendos para cubrir en la mayor medida posible los costes derivados de la violación de la legislación.

La votación de ayer allana el camino a la Comisión para seguir adelante con el segundo paquete normativo para poner en marcha los test en condiciones reales de conducción (RDE, en inglés). Todavía debe presentar dos paquetes normativos más para completar el proceso. La comisión parlamentaria de Medio Ambiente celebrará una audiencia pública sobre los test el 23 Las votaciones fueron muy ajustadas. La objeción planteada por la Comisión de Medio Ambiente fue apoyada por 317 eurodiputados, pero otros 323 votaron en contra y 61 se abstuvieron de febrero.

El objetivo de las normas aprobadas por el comité técnico para vehículos a motor (TCMV, en inglés, en el que están representados todos los Estados miembros) el 28 de octubre de 2015 es establecer exigencias cuantitativas para limitar las emisiones del tubo de escape en vehículos ligeros de pasajeros y comerciales.

Según la Comisión Europea, la relajación temporal de los límites se justifica por la necesidad de tener en cuenta la incertidumbre técnica asociada al uso de los nuevos dispositivos portátiles para la medición de emisiones (PEMS, en inglés), así como por las limitaciones técnicas para mejorar a corto plazo el control de las emisiones en condiciones reales en los coches diésel.

El Europarlamento considera que las autoridades nacionales deben mostrar “tolerancia cero” ante las prácticas de “optimización” aplicadas en las pruebas de laboratorio, como la presión excesiva de los neumáticos, la supresión de los retrovisores, la cobertura de los espacios entre los paneles de la carrocería para reducir la resistencia aerodinámica, la supresión de equipos auxiliares, como por ejemplo los equipos de sonido, y los ensayos a la máxima temperatura ambiente autorizada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...