edición: 2911 , Lunes, 24 febrero 2020
21/06/2016

Los fondos de dinero denominados en libras se preparan para la volatilidad ante el referéndum

Los gestores de fondos dan por descontado el apoyo a su liquidez por parte del Ministerio de Finanzas
Carlos Schwartz
Los fondos de dinero denominados en libras que operan en Reino Unido se preparan para la volatilidad de los mercados que temen a resultas del referéndum sobre la permanencia de este país en la Unión Europea (UE). Apartados de la euforia especulativa que ha rodeado esta semana a una mejoría del voto de la permanencia, “que bien puede ser un episodio circunstancial” de acuerdo con una de las fuentes consultadas, los gestores de fondos daban por descontado el apoyo por parte de la Oficina de Gestión de Deuda del Ministerio de Finanzas a la liquidez que puedan necesitar tras el resultado de la votación. “Los flujos de los inversores pueden dar giros muy pronunciados y afectar a la liquidez de los fondos de dinero”, señaló una fuente de medios financieros en Londres.
Por su parte, Fitch Ratings señaló que “El probable apoyo de la Oficina de Gestión de la Deuda dará a los gestores una red de seguridad”. De acuerdo con la agencia de calificación de riesgos minimizar los riesgos de reinversión en las fechas próximas a la votación ha sido una de las cuestiones centrales para los gestores de los fondos de dinero. Se trata de evitar mantener en cartera deuda o riesgos de contrapartida que “alcancen la madurez en esas fechas” cuando la volatilidad del mercado puede ser particularmente alta mientras que la mayoría de los emisores estén inactivos, con la excepción de la Oficina de Gestión de la Deuda del Reino Unido (OGD). El efecto electoral se va a añadir al del final de trimestre “que de forma típica manifiesta una escasez de liquidez, mientras que las necesidades estacionales de efectivo de los clientes crean volatilidad en los flujos”.

Los gestores de fondos de Reino Unido cuentan con que la OGD va a mitigar ese riesgo y dará apoyo al mercado mediante la emisión de letras del Tesoro alrededor de la fecha del referéndum tal como lo hace habitualmente al final de cada trimestre y en fechas próximas a fin de mes. Esto va a ayudar a los gestores de fondos en libras esterlinas a resolver sus problemas de reinversión y puede actuar como una fuente de liquidez en el caso de que los fondos se vean necesitados de vender esos activos para hacer frente a las solicitudes de redención. “La volatilidad de los fondos de dinero denominados en libras por tanto debería verse contenida permitiendo a los fondos mantenerse alineados con sus objetivos de inversión y por tanto dentro de los criterios de calificación de Fitch”, afirmó la agencia en un comunicado.

Los fondos de dinero denominados en libras esterlinas podrían enfrentarse a una volatilidad de flujos de inversores potencialmente grandes y rápidos en la medida que los inversores busquen un “puerto seguro” a sus tesorerías, utilizando a los fondos de dinero como vehículo para contener su efectivo o abandonar por completo todos los activos denominados en libras, incluidos los fondos de dinero en esterlinas.

“Los gestores de los fondos de dinero están bien preparados para hacer frente a esos flujos, en opinión de Fitch, debido a los altos niveles de liquidez de las carteras a un día y a una semana (entre el 27% y el 39% de los activos en cartera, respectivamente a finales de mayo)”, señala la agencia. Fitch puntualiza que no recomienda ninguna posición particular, voto, o desenlace con respecto del voto del referéndum del
23 de junio próximo.

Mientras, los mercados de cambios, que determinarán en cierta medida la volatilidad en todos los activos de inversión, mostraron una extremada sensibilidad a los avances del voto favorable a la permanencia en la UE reflejados esta semana en las encuestas de opinión. De acuerdo con la encuesta de Survation para el Mail on Sunday el resultado del voto era de 45% por la permanencia y del 42% por el abandono. Pero la muestra analizada correspondía al 17 y 18 de junio días en los que los electores estaban bajo el impacto del asesinato de la legisladora Laborista Jo Cox. La evidencia de que esta será una final de foto finish, con un resultado extremadamente apurado, no ha variado en los medios financieros. Pero hay otra cuestión que los operadores de los mercados de cambios ventilan a puertas cerradas. Una salida del Reino Unido de la UE puede afectar a la cotización de la libra, pero también puede desatar el canibalismo especulativo contra el euro en el medio plazo. “Es evidente que una salida del Reino Unido es un feroz fracaso de la UE, de la Comisión Europea, del Parlamento Europeo y del Consejo Europeo.

Ninguno de los órganos de Gobierno de la Unión queda fuera de la responsabilidad de una salida británica que por otra parte no está integrada en la divisa común, lo cual insinúa que la moneda británica puede quedar tras el shock inmediato que la afectara sin dudas fuera del perímetro de castigo puesto que en el fondo es su paridad con el dólar lo que determina en parte sus lazos comerciales internacionales y apoyos estratégicos”, señaló a ICNreport una fuente del mercado.

Ningún jefe de estado de la UE ni ministro de Finanzas parece haber siquiera planteado la posibilidad de que en el medio plazo quien reciba el castigo por una salida británica de la UE sea el euro. Sin embargo, la crisis que plantearía un Brexit no tendría porque afectar sólo a la divisa británica. Bien visto una crisis de esa envergadura apunta claramente a las tendencias centrífugas dentro del club de naciones europeas y pone en cuestión no los éxitos sino los fracasos. La profunda insolidaridad fiscal que han puesto al desnudo los acuerdos entre estados soberanos miembros y grandes multinacionales como es el caso de Luxemburgo, o Irlanda cuyo milagro económico se basa en las exenciones fiscales, ponen claros límites a una supuesta cooperación económica interna.

Mientras esto es así, las políticas de destrucción del tejido económico y social de países como Portugal o Grecia con serias improbabilidades de recuperación en el seno de la UE, son una denuncia de una situación sumamente compleja. Reino Unido es una economía de dimensión considerable y un mercado de 64 millones de habitantes comparado con los 66 millones de Francia y los 46,7 millones de España y un PIB del orden de los 2,2 billones de euros que más que duplica al español. Compite con Francia por el segundo puesto de la economía más grande de la UE. Si se marcha, ¿de quién es el fracaso? Los especuladores que navegan por los mercados es probable que piensen que el RU es una presa más fácil porque el banco de Inglaterra tiene menos capacidad de intervención para defender su moneda que el Banco Central Europeo (BCE) la suya. ¿Pero es esto realmente así? “En el medio plazo el euro va a ser castigado” afirma un operador en divisas quien añade “habrá que vigilar las posiciones en los contratos de futuros”.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...