edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
30/03/2012
Ni con el aval del Estado
Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad

Los fondos internacionales, remisos a comprar `hispabonos´

El volumen de deuda de las CC AA y, sobre todo, los precios, motivos del rechazo
Juan José González

Las deudas aprietan, pero sobre todo ahogan. Los gobiernos autónomos, apretados y ahogados, y un ministro de Economía acorralado por las deudas y por los “ahogados”, acaban de recibir un doble revés: el primero, de la Comisión Europea –que estima errónea la solución elegida por el Ejecutivo español para aliviar las deudas de las CC AA- y el segundo, quizás el más preocupante, de los inversores. A tenor de los primeros sondeos de algunos colocadores nacionales –la veintena de entidades comprometidas con las subastas habituales del Tesoro- ni los inversores nacionales ni los fondos de inversión internacionales, muestran un mínimo interés por el nuevo producto sacado directamente de la chistera De Guindos. Uno de los grandes bancos asegura que se encuentra en período de estudio, y un fondo de inversión francés rechaza entrar en “hispabonos” por “riesgos y por precios”. El rechazo inicial de los inversores a la iniciativa –lo que no descarta un cambio de postura- esta en la creencia de que, tarde o temprano, la deuda de las CC AA, por efecto de la deuda soberana, puede llegar a sufrir un porcentaje de quita, algo que los analistas de riesgos tienen siempre en cuenta.

Autonomías en apuros. A Catalunya le vencen en los próximos nueve meses 5.752 millones de euros de una deuda total de 39.271 millones; a Valencia le vencen 1.170 de unos 20.500; a Madrid casi 1.000 millones de una deuda total de 15.200 y a Castilla-La Mancha 362 de los 6.618 millones que debe. La foto es mala y además susceptible de empeorar, con “hispabonos” o sin ellos, pero que en cualquier caso son cifras –tarjeta de presentación- que echan para atrás a cualquiera, al tratarse de compromisos financieros muy altos que un Estado –avalista en este asunto de los “hispabonos”- en fase de recorte de déficit, difícilmente podrá hacer frente en plazo.

De Guindos, promotor de esta fórmula de refinanciación autonómica, parece haber tenido grandes dificultades en explicar –y no convencer- a Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo –amigo y responsable de estrangulamiento del ministro español en grado de tentativa- de las bondades de los “hispabonos”, que no van más allá del ahorro de 1.000 millones de euros para los emisores. La preocupación de Juncker no era otra sino la de “cargar” al Estado con más vencimientos a corto plazo y posponer los problemas para las siguientes décadas. Algunos expertos apuntan a que la inseguridad de la fórmula de refinanciación autonómica, habría acelerado la oferta de acogerse al fondo de rescate, en principio –se dijo- solamente para el sector bancario.

Tampoco hay que pensar mucho más allá de las cifras deudoras para coincidir con los inversores teóricos en que el riesgo de los “hispabonos” cuenta con un doble riesgo –que no doble aval- de un Estado avalista en dificultades y unas CC AA que a la mínima pueden aplazar el pago de intereses, el vencimiento o, incluso, convertirlos en deuda perpetua. Para darse cuenta del riesgo autonómico, sólo basta con echar un vistazo a los rendimientos de algunas emisiones autonómicas.

Utilizando los datos del Banco de España y del ministerio de Economía resulta que la deuda emitida por la Generalitat de Catalunya tiene una prima de riesgo actual –diferencial de la deuda respecto al bono alemán- de 821 puntos básicos, la de la Valenciana es de 923. Descontados de la primera los 361 puntos de la prima de riesgo española de ayer, resultarían 460 puntos de diferencial comparados con el bono español. En resumen, deuda autonómica que no hay ni por dónde cogerla ni quien la coja.

Pero es que además, las agencias de rating afilan estos días sus tijeras, o cuchillos, para rebajar la calificación de las CC AA, alguna de ellas, desde hace tiempo, calificada como bono basura. Así que entre las dificultades de su colocación y de la previsible rebaja del rating, De Guindos espera reducir el coste de esa refinanciación de las deudas autonómicas en unos 85 puntos básicos, punto clave y donde se sitúa en realidad el ahorro de intereses para los emisores, además de mantener abiertos los mercados financieros a las CC AA.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...