edición: 2803 , Viernes, 13 septiembre 2019
23/09/2013
España, Francia, Italia…

Los Gobiernos esconden el incumplimiento del déficit

A la sombra de la bonanza económica y otros problemas políticos
Juan José González

Desde hace bastantes meses, quizás varios trimestres, comienzan a llegar las buenas noticias sobre la evolución de la economía, es como si el enfermo recuperase el pulso. En pocas palabras, se puede leer y escuchar que Europa y con ella (en ella) también España, dejan atrás la recesión, aunque seguramente será necesario esperar unos días para confirmar con datos oficiales. Se suceden los informes económicos privados que analizan y recogen una mejoría de las expectativas de crecimiento, mejora el clima de opinión empresarial y por primera vez en mucho tiempo reaparecen las locomotoras clásicas de la economía mundial tirando, creciendo, de forma simultánea. Todos estos elementos parecen estar dejando en un segundo plano turbulencias (que las hay) así como el incumplimiento de los objetivos de déficit en los principales países europeos y que, en otra coyuntura, habrían golpeado los mercados financieros.

En esta suerte de juego, todo suma. Hay superávit por cuenta corriente, la prima de riesgo retrocede a niveles de 2011 ayudada, eso sí, por el avance del bono alemán pero también al retroceso de la rentabilidad del bono español. Aplicando una visión no muy compleja, se puede decir que el escenario o el horizonte económico pinta mejor que hace seis u ocho meses. La banca española se encuentra en fase de recapitalización intensiva, haciendo acopio de capital para comenzar el enero de Basilea con algo más que buena imagen. La banca espera a la reclasificación de activos fiscales que pueden significar unos 49.000 millones de euros. Los inversores extranjeros huelen negocio en el sector financiero y se lanzan a la compra de entidades bancarias; no es una gran ola pero la dirección del viento es favorable, caso de Sabadell o Evo Bank.

Mejora el clima en los mercados financieros. El de renta variable recupera posiciones y marca máximos en España. Cunde el optimismo y el bache de la recesión parece ya superado y en una especie de adelanto de expectativas se lanzan las campanas al vuelo del fin de la crisis. No se tiene en cuenta que Italia está inmersa en una crisis institucional algo más profunda de lo habitual. Puede ser que los gobernantes italianos escondan su incumplimiento crónico de los objetivos de déficit bajo la sombra de una crisis política. Pero lo cierto, es que estas dos turbulencias en una coyuntura normal pasan ahora inadvertidas ante la llegada de mejores perspectivas económicas para Europa. A Francia le sucede otro tanto, incumple el objetivo de déficit bajo la sombra de una crisis política internacional en Siria, donde ahora se sitúan todos los focos de atención política, incluida la Unión Europea, Bruselas.

Pero no solamente la bonanza económica campea por los países más desarrollados. Incluso en Grecia comienzan a verse algunos brotes verdes desde el inicio de la crisis, y es que por primera vez logra una cifra positiva con un superávit primario superando el objetivo inicial. También el otro frente, uno de los más temidos y más vigilados por los analistas, en espera de alguna sorpresa, son los mercados emergentes, por el momento haciendo gala de un déficit controlado, de unas reservas en línea con la actividad del país y creciendo a tasas razonables de actividad. Por tanto, las economías emergentes no parece que vayan dar sustos inmediatos en el frente macroeconómico.

Tan sólo (que es bastante) algunas nubes aparecen en el horizonte de esta bonanza temporal que los Gobiernos gestionan a su manera, a la manera de esconder su debilidad –déficit- bajo la sombra de cualquier asunto de política local o internacional. Las nubes proceden de la necesidad de próximas segundas partes de rescates, de agravamientos de crisis políticas como la italiana o el conflicto sirio (no está descartado un ataque norteamericano) las nuevas pruebas a la banca o test de estrés, o la política que puede surgir tras la formación de un nuevo Gobierno en Alemania y, sin olvidar una subida de tipos de Norteamérica.

En España el Gobierno está volcado en una campaña institucional de salida de la crisis. Porque la economía parece dar señales de vida aunque el crecimiento actual (que registra la economía en los últimos meses) se deba principalmente al aumento del consumo público. Por tanto, y al igual que Francia e Italia, el Ejecutivo español estaría utilizando también la sombra de la bonanza europea para esconder o desviar la presión de Bruselas sobre el incumplimiento de los objetivos del déficit. Al igual que Francia con su guerra de Siria y que Italia con su crisis institucional, la sombra de una mejora de la economía en base al (mayor) gasto público no será sostenible. Y si lo es, no por mucho tiempo. Porque ahora hay que empezar a devolver la deuda externa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...