edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
05/09/2011
32 grupos financieros de la UE llaman a consultas a sus filiales en el exterior

Los grandes bancos, a las puertas del colapso en el interbancario

Santander y BBVA se ponen en guardia ante un fin de año con escasa liquidez
Juan José González

El sector bancario europeo, integrado por varios centenares de entidades pero liderado por 32 grandes grupos financieros, se siente a las puertas de algo parecido a un cierre patronal o quiebra del Estado financiero: el mercado interbancario se seca en un sórdido pero constante avance de la sequía. La situación no es nueva, pues sucedió lo mismo hace en estos días tres años. El sector bancario pasa por sus peores momentos, siendo el mercado bursátil tan sólo el termómetro quien con modos de notario da fe del mar de fondo financiero.

Los problemas de financiación no son privativos de Europa. Estados Unidos vive igualmente tensiones monetarias y de liquidez con parangón histórico reciente en 2008, sin necesidad de acudir a referencias históricas anteriores como recientemente señalaba el historiador Gabriel Jackson. En resumen, ‘viejo continente’ y ‘otro lado del Atlántico’ vuelven a tener graves dificultades de liquidez. Al parecer, los mercados apuntan a que el culpable milita en el lado de la deuda europea, continente donde el cuerpo del delito se estima que podría causar –ya lo esta haciendo- daños irreparables directos –y colaterales, los peores-.

Las filiales bancarias europeas con establecimientos abiertos en el ‘otro lado del Atlántico’ –básicamente en EE UU- hacen estos días acopio de existencias, de liquidez, activos a corto, a medio y a largo, todo y de todo. Se hacen cálculos porque al parecer e tema que la crisis de liquidez, con sede en los interbancarios del mundo, Europa, EE UU y Asia en menor menor medida, se sequen y acaben por colapsar la operativa de las necesidades diarias de esos 386 bancos de la Eurozona, los 532 norteamericanos y los 224 asiáticos que pescan en caladeros financieros del amplio mundo.

Las filiales bancarias estadounidenses con establecimientos abiertos en ‘el viejo continente’, sufren del mismo mal y temor que sus homólogos europeos en EE UU: no ven claro que vayan a poder conseguir la liquidez necesaria para cerrar el año, no envían a sus matrices certidumbre respecto al futuro inmediato. Estas, las filiales norteamericanas informan a sus matrices cómo los más grandes bancos europeos, la mayoría de esos 32 grupos financieros que conforman el núcleo bancario europeo, reducen lenta y paulatinamente sin pausa sus niveles de reservas. Movimientos que no son confirmados por los más grandes tipo, Societe Generale y similares, si no por los bancos centrales, con acceso directo y legal a los balances de las entidades.

Ambos grupos o bloques continentales de filiales bancarias repitieron en estos días de finales del verano la misma práctica corporativa de septiembre de 2008, es decir, los cuarteles generales llaman a consultas a sus delegados repartidos por filiales de medio mundo para evacuar consultas y, posteriormente, tras el análisis de la situación, regresar a sus puntos de origen con una nueva estrategia bajo el brazo. Los dos más grandes españoles, Santander y BBVA, así lo han hecho en el mes de agosto. El primero, con alguna crisis regional añadida al problema en cuestión de la falta de liquidez, no ha desperdiciado la ocasión y a lo largo de agosto, y en varios encuentros ejecutivos, ha puesto en revisión algunos puntos de la estrategia del banco en Latinoamérica y en EE UU. El segundo grupo bancario no se ha quedado quieto y se ha mantenido activo en agosto, como si la Liga BBVA no hubiera tenido vacaciones, apurando algunos cambios de estrategia y de personas que se harán públicos en los próximos meses.

Pero el interbancario sigue ahí, con sus recursos cada vez más limitados y, sobre todo más gravosos, de más duro y difícil acceso, porque la liquidez se paga a tipos que indican que los riesgos son mayores, como sus primas para los plazos cortos de entre tres y doce meses, por poner un ejemplo. El Banco Central Europeo es testigo de la práctica más común en los últimos meses con la colocación masiva de dinero al 0,75%, dejando así seguros unos fondos en el BCE a pesar de obtener mucho menos que si se lo prestara a otros bancos.

Y la tendencia en esta última parte del año no parece que vaya a cambiar para mejor, a tenor de las perspectivas económicas que dibujan los nuevos indicadores macroeconómicos, tanto a un lado del Atlántico como del otro. Mientras tanto, el sector bancario español sigue con sus problemas abiertos de capitalización y saneamiento.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...