edición: 2494 , Viernes, 22 junio 2018
16/04/2015
LA OREJA DE LARRAZ

Los impuestos sobre los salarios en la OCDE aumentaron en un 1%

Javier Ardalán
Los impuestos sobre los salarios han aumentado en cerca de un 1% para el trabajador promedio en los países de la OCDE entre 2010 y 2014 a pesar de que la mayoría de los gobiernos no aumentó los tipos impositivos, según las conclusiones del informe ‘Gravar Salarios 2015’.
La mayor parte del aumento en los impuestos se debe al hecho de que los salarios aumentaron a una velocidad mayor que las amortizaciones y créditos fiscales. En 2014, únicamente siete países incluyeron en sus legislaciones tipos impositivos sobre la renta de los trabajadores con ingresos promedio por encima de las vigentes en 2010, y en seis países, estuvieron por debajo.

En todos los países de la OCDE el promedio de impuestos y cargas sociales sobre los ingresos laborales se incrementó en 0,1 puntos porcentuales situándose en el 36% en 2014. A Antes se habían experimentado aumentos del 0,2%, 0,1% y 0,5% entre 2010 y 2013. Estas subidas revirtieron la caída desde el 36,1% al 35,1% experimentada entre 2007 y 2010.

La carga fiscal aumentó en 23 de los 34 países de la OCDE, bajó en nueve y permaneció sin cambio en dos. A diferencia de la mayoría de estos países, los pagos familiares desempeñan un papel pequeño o no tuvieron efecto en la reducción de la carga fiscal para trabajadores con hijos, en estas economías que no forman parte de la OCDE.

Asimismo, las cargas fiscales promedio más elevadas en el caso de los trabajadores solteros sin hijos que perciben el salario promedio en su país, se observaron en Bélgica (55,6%), Austria (49,4%), Alemania (49,3%) y Hungría (49%). Las más bajas fueron en Chile (7%), Nueva Zelanda (17,2%), México (19,5%) e Israel (20,5%).

Los Impuestos sobre la renta fueron el principal contribuyente a la cuña fiscal total, aumentando en 18 de los 23 países con un aumento. El mayor aumento se registró en Irlanda (1,1 puntos porcentuales), donde una mayor proporción de los ingresos sujetos al impuesto como los tipos impositivos legales, límites e importes de créditos fiscales básicas se mantuvieron sin cambios desde 2011.

En todos los países de la OCDE, excepto Chile, Grecia y México, la presión fiscal para los trabajadores con hijos es menor que la de los trabajadores solteros sin hijos. Las diferencias son particularmente grandes en la República Checa, Alemania, Irlanda, Luxemburgo y Eslovenia.

Los impuestos sobre la renta personal y las contribuciones patronales a la seguridad social fueron los factores principales en los países en que cayó la presión fiscal. El único país con un descenso de más de un punto porcentual fue Grecia (-1,2%), debido a la disminución de las cuotas empresariales a la seguridad social (-0,9%). El tipo de cotización de la seguridad social del empleador global se redujo de 27,46% a 24,56% a partir de julio de 2014.

Las cuñas de impuestos más altos para las familias con una fuente de ingresos y con dos hijos, en salario medio se encontraban en Grecia (43,4%), Bélgica (40,6%) y Francia (40,5%). Nueva Zelanda tuvo la presión fiscal menor para estas familias (3,8%), seguido por Chile (7%), Suiza (9,8%) e Irlanda (9,9%). El promedio de los países de la OCDE fue de 26,9%.

Las cifras de la cuña fiscal para el trabajador promedio solo en 2013 fueron de entre 33% y 34% en Brasil y China; ligeramente por debajo del promedio de la OCDE de 35.9%. Los promedios correspondientes en la India, Indonesia y Sudáfrica, que van desde cero hasta el 14,3%, fueron bajos en comparación con la gran mayoría de los países de la OCDE.

En contraste con la media de la OCDE, la presencia de niños tiene poco o ningún efecto sobre la presión fiscal en estos países no pertenecientes a la OCDE. En la mayoría de los casos, las familias trabajadoras con hijos se enfrentan a la misma cuña fiscal como sus contrapartes sin hijos. La excepción es Brasil, donde la segunda fuente de ingresos con el 33% del salario medio recibe el "salario de familia", reduciendo la presión fiscal ligeramente.

Con respecto a Unión Europea, la situación económica comenzó a mejorar gradualmente hace casi dos años y la mayoría de los Estados miembros han registrado recientemente un crecimiento positivo del PIB. El empleo ha empezado a crecer, con mejoras que ahora se materializan en la mayoría de los sectores.

El empleo experimentó un incremento en la gran mayoría de los Estados miembros en 2014, en particular en algunos con tasas de desempleo muy elevadas, como Grecia (26,0%) y España (23,2%). Aumentó un 1,0 % entre el cuarto trimestre de 2013 y el cuarto trimestre de 2014.

Ha aumentado un 0,2% en el cuarto trimestre de 2014, en comparación con el trimestre anterior. Se recuperaron 2,7 millones de puestos de trabajo desde que los niveles de empleo en 2013 alcanzaran su punto más bajo, en el primer trimestre. A lo largo del año, el empleo aumentó tanto en el sector industrial, como en el de servicios. Más de la mitad del aumento del empleo se debía a contratos a tiempo completos y permanentes.

Las tasas de desempleo siguen variando mucho en toda la UE con el nivel más bajo de desempleo registrado en Alemania (4,8%) y Austria (5,3%), y los más altos en Grecia (26,0% en diciembre de 2014) y España (23,2%).

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...